Hola!

Ya llevo unos días con este nuevo objetivo y he de deciros que ¡estoy encantada! Es una liberación, no miras escaparates ni entras a las tiendas “a ver que tienen”.

Como os comentaba el otro día, la chica en la que yo me he inspirado utilza 37 prendas. Yo he elegido 40 poniendo la excusa de que estoy empezando y en Invierno necesitamos más capas pero con la intención de disminuirlo en la próxima temporada.

Para hacer una buena selección, he seguido estos pasos:

  • Vacía totalmente tu armario y desecha lo que no te pones desde hace un año (dáselo a una amiga; dónalo; si está muy viejo, reutilízalo haciendo trapos; pero no lo guardes, liberaté de lo que no usas).
  • No te marques un número de prendas obligatorias hasta que hagas una previa selección.
  • Elige ropa de la temporada, es decir, ropa únicamente de invierno en este caso (los abrigos también se incluyen).
  • Elige colores neutros. Qué cada prenda pueda combinarse con otra de mil formas. Este paso es importante porque el armario cápsula va a hacer qué definas tu estilo, qué elijas lo que de verdad te gusta analizando bien colores y tejidos.
  • De la selección con la que te has quedado, quita algo ¡tu puedes!

Y así ha quedado mi armario…

IMG_20161221_120547016.jpg

Como veis, abundan los tejidos vaqueros y los colores grises, negros y granates. No soy una persona de estampados ni dibujos. Me gustan los blancos, grises y negros que combinan con todo. Las camisas de cuadros y las camisetas de rayas. En general me gusta la moda pero creo que se nos ha ido de las manos esto del Fast Fashion por eso quiero demostrar que “ir divina” es posible con poco y que además sea moda sostenible: buena, bonita y barata.

Hasta primavera no compraré absolutamente nada y con lo ahorrado seguramente elegiré prendas de mayor calidad frente a cantidad y me aseguraré que sean respetuosas con el medio ambiente, pero ahí, ya llegaremos.

¿Qué te parece? ¿Lo ves posible?

 

 

 

Pin It on Pinterest

Share This