Coincidiendo con el primer aniversario, más o menos, desde que me plantee reducir para eliminar el plástico de mi vida, he decidido hacer un resumen por áreas y desde lo que considero más sencillo a lo más complicado, todo resumidito y ordenadito para que la transición sea sencilla y no haya excusas.

Voy a empezar por el baño, que aunque no empecé por aquí (hace 15 años por lo menos mi abuela me enseñó a llevar siempre una bolsa, pero el año pasado, cuando tome conciencia de este problema, lo primero que cambie fueron los tuppers) creo que los cambios son sencillos y motivadores ya que conllevan la compra de algún producto molón y que huele bien (y eso siempre gusta, por lo menos a mi siempre que se necesite 😍).

– Fácil (para dummies): 

  • Jabón en pastilla
  • Champú en pastilla o champú no poo. Este último no lo he utilizado pero consiste en lavarse el pelo con bicarbonato y vinagre. Por ahora he bajado el número de lavados por semana, antes me lo lavaba todos los días… y ya me dura limpio más tiempo, ¡logro! No descarto combinar el no poo con otro champú por probar. Todo se andará.

  • Cepillo de dientes de bambú.
  • Peine de madera.
  • Desodorante: efectivo y sin plástico el que os mostré hace unas semanas. Si no te animas, utiliza roll on de cristal y no aerosol que es ¡muy contaminante!

  • Discos desmaquillantes: esta toalla vieja reutilizada desmaquilla que da gusto.

– Dificultad media:

  • Pasta de dientes casera (Cepillo de bambú y pasta casera). Me gusta mucho y es muy sencilla de hacer. Lo más duro es el cambio psicológico a un producto natural por el miedo a una caries que nos ha metido la tele. Como decía en la publicación, el cepillado en si es lo más importante.

  • Compresas de tela y copa menstrual: (Compresas de tela y copa menstrual) es una inversión, no muy grande económicamente y reduces el plástico una barbaridad. Sigo utilizando de los convencionales por comodidad para salir, eso si, sin tóxicos.

  • Maquinilla de afeitar: no es complicado encontrar una que no sea de plástico pero es una inversión económica. Ahora, en el baño te queda de lo más cool.

  • Crema hidratante: puedes encontrar aceites en bote de cristal como el de Weleda y aunque tienes que utilizar poca cantidad, lo pongo en dificultad media ya que si te echas crema hidratante todos los días el bote se gasta volando.

– Ojito que la cosa se complica:

  • Papel higiénico: no he encontrado en ningún sitio uno que no venga envuelto en plástico, y aunque compramos uno reciclado, trae envoltorio de plástico.
  • Maquillaje: me maquillo poquísimo.. (excepto los labios) y tengo maquillaje de hace años que seguro que es de plástico, contaminante y malísimo para el planeta. Tengo un post pendiente con maquillaje ecológico y sin “packing”. Pero si queréis recordar los esmaltes, podéis hacerlo aquí (Pintauñas ECO).
  • Lentillas: las lentillas son irreemplazables, las utilizo muy poco pero el líquido viene en bote de plástico y la cajita también.
  • Toallas: las fibras de plástico que desprenden las prendas al lavarse, también son muy contaminantes. En La Ropa Natural encontramos ropa del hogar de algodón orgánico para cuando necesitemos cambiarlo, además a muy buen precio. Toallas de algodón ecológico

Si conocéis alternativas para esta última parte, os agradecería que me comentárais las opciones para intentar cambiarlo.

Por cierto, me hace mucha ilusión cuando me comentáis por aquí o por redes sociales que habéis cambiado a champú sólido, me pedís la receta de la pasta de dientes u os planteáis el cambio a las compresas de tela… ¡así se empieza y ya estáis aportando vuestro granito de arena y reduciendo la huella ecológica!

Pin It on Pinterest

Share This