Si, se ríen porque piensan que estoy un poco loca pero principalmente porque ellos lo llaman normalidad.

– Arreglan las cosas como primera opción antes de comprar otras

– Utilizan los restos orgánicos de frutas, verduras, huevos, café… como fertilizante para plantas

– Son capaces de sacar adelante tanto una planta de orégano como un manzano

– Utilizan palabras como “zurcir” que son fiel ejemplo del #usaryreusar

– Hacen verdaderas obras de arte con unas agujas de coser

– Cuando en el frigorífico tu solo ves medio limón pocho, ellas preparan un menú para 8 personas

– Cuando se afeitan es como estar en una barbería antigua (o en una muy hipster)

– Lo de tirar comida a la basura no saben ni lo que es

– Los pañuelos de tela son un accesorio imprescindible y tuneado con iniciales

– La ropa, zurcida, se recicla en trapos de limpieza cuando ya no da para más.

– Los frutos secos a granel no faltan, que las nueces son muy buenas para el cerebro

– El jabón con aceite reciclado no envidia nada al de Lush

– La fecha de caducidad es solo algo orientativo

– Mi abuelo no contempla cambiar de móvil ya que tiene un Nokia del prehistórico que nos sobrevivirá a todos

– En verano, el botijo con agua fresca todo el día me transporta al programa de José Mota, pero el frigorífico no se abre constantemente

– De las habas comen el grano y con la cáscara se hace un sofrito

– El papel de periódico es papel de regalo, forro de libros, espantapájaros, limpiador de cristales, capirucho para pipas, sombrero para los nietos, hoja para la lista de la compra..

– La fruta, en la frutería; la carne, en la carnicería; el pescado, en la pescadería… aunque hay que reconocer que Mercadona ha hecho mucho daño

¿Que comportamientos sostenibles hacen tus abuelos diariamente como rutina? ¿Qué cambio considerado “progreso” crees que es más perjudicial de lo que practicas?

No lo pienses más y abuelízate, y deja una huella verde.

Pin It on Pinterest

Share This