¡¡¡Nos vamos de vacaciones!!!

Me suena hasta raro decirlo porque no estamos ni en junio, pero aprovechando que este año yo estaba estudiando (durante mi vida de trabajadora, sólo he tenido vacaciones en agosto), vamos a irnos cuando todo es más barato (¡bien!), con menos turistas (¿bien!) y cuando en agosto estemos en Madrid, la ciudad estará vacía.. que agustito..

También, aprovecho para decir que he estado un poco estancada en estos temas sostenibles, sin perder lo que ya he ganado hasta aquí, pero sin proponerme nuevos objetivos. Pues fin de una etapa y comienzo de otra: el verano zero waste ha llegado.

Quería poner en práctica algo que ya hice un poquito el año pasado en las vacaciones, llevar lo justo, pero esta vez de verdad de la buena. Así que voy a hacer una “maleta cápsula mínima y zero waste o casi”:

– Maleta cápsula mínima para 7 días siguiendo la premisa “los por si acaso no existen, son los padres” y “todo lo de mi armario pega con todo”: (La última premisa la aprendimos cuando vimos “Como hacer un armario cápsula“):

El montón de bragas ocupa más :O

  • 2 vaqueros (los vaqueros pegan con todo)
  • 5 camisetas (las camisetas pegan con todo)
  • 2 sudaderas (la sudadera viajera porque sólo la utilizo en viajes y.. pega con todo)
  • 1 chubasquero (ñeee nos va a llover)
  • 1 zapatillas (me da igual que peguen o no, son cómodas)
  • 1 pañuelo (que por las noches refresca)

No va a hacer un calor abrasador por lo que no necesito pantalón corto; no voy a tener ninguna cena de gala por lo que no necesito nada arreglado; no vamos a salir de fiesta ninguna noche por lo que no necesito vestidos ni zapatos ni bolso ni ná. Pues todo esto, son los por si acaso que me he llevado a otros viajes y que volvieron tal cual los metí en la maleta. ¿Y he aprendido de un viaje para otro? No. Hasta hoy.

– En cuanto a la bolsa de aseo, si no sigo una rutina estricta ni en mi casa, ¿qué me hace pensar que fuera de ella la voy a seguir? Pues miles de potingues me he llevado siempre. Esta vez también la voy a reducir a lo necesario, y aquí si, incluyo algo de maquillaje que no quiero que me confundan con una vampira, que vamos a Rumanía.

Comienzo de lo más ECO a lo menos. La pasta de dientes la hago yo misma, pero tenía ese botecito en un cajón y voy a gastarlo con la firme intención de cuando vuelva al dentista, decirle que no quiero muestras ya que no las uso. Y un trocito de jabón natural para lavar la ropa, siempre viene bien.

– Y como nueva aportación a mis viajes, me llevo mi “kit zero waste” con el que intentaré no producir más basura de la necesaria.

  • Mi bolsa de tela “No Palm” con: (voy a buscar como es aceite de palma en rumano: el señor Google dice que “ulei de palmier”, pues eso, no al ulei de palmier.
  • botella de agua reutilizable
  • pañuelos de tela (pero también llevo de papel)
  • bolsa de tela y bolsas de papel que tenía por casa para meter fruta, o bocadillos, o galletas.. todo lo que podamos comprar a granel, que por lo que he estado leyendo, es fácil.

Cuando vuelva, os contaré todo sobre el país, que por cierto, fue uno de los primeros países europeos en considerarse “país destino sostenible” y si hemos podido cumplir con nuestros objetivos ECO la mayoría de las veces. Como ya vimos en el post ECO Turismo by me, que el destino sea sostenible, lo haces tú con tus comportamientos y con tu ejemplo, así que, ¡allá vamos! (Os iré contando cositas por IG).

¿Quién me da consejos para viajar zero waste? ¿Alguien ha estado en Transilvania y me puede dar recomendaciones? Alguna recomendación de restaurantes con menú vegetariano… esto he visto que está complicado.. :S

¡Ah si, me llevaré también una ristra de ajos! 🙂

Pin It on Pinterest

Share This