Con el tiempo que está haciendo (días de calor extremo, días de lluvia, días de una temperatura tan agradable que ojalá se quedara así…) y teniendo en cuenta que ya tuve mis vacaciones y que ya he vuelto a la maravillosa vuda de currante y estudiante, tengo la sensación de estar en septiembre, y en realidad el verano comenzó hace 10 días..

Tanto si estáis en la misma situación que yo, o vais a disfrutar de días de vacaciones próximamente, tengo una lista de “imprescindibles del verano” en la que seguro compartimos más de uno. ¿Me cuentas cuáles son los tuyos?

Lectura

Un buen libro para las horas de playa o las horas de metro. En la playa leí “Patria” que os recomiendo de verdad, se lee muy fácil porque son capítulos muy cortitos que hacen que parezca que lees un cuento, pero un cuento con una historia muy real, un “conflicto” compuesto por familias como las nuestras donde se ha justificado la violencia durante años.. en fin, que os la recomiendo. Y ahora estoy con “La chica del tren“, que he decidido leerla porque he visto en el metro que mucha gente iba leyéndolo (antes he comprobado que no fuera algo parecido a 50 sombras que también fue un libro que veía en el metro constantemente) y que me está enganchando bastante aunque la protagonista me ponga un poco de los nervios.

Verano sin desechables

Todo un clásico de mis listas y que os recomendaré hasta que las botellas de agua y las bolsas de plástico sean erradicadas del planeta: bolsa de tela y botella reutilizable. Me dejaría de otras recomendaciones e insistiría sólo en estas dos: al año se utilizan entre 500.000 y 1 billón de bolsas de plástico y otros billones de botellas y otros billones de pajitas… con lo fácil que es no utilizar estas tres cosas y el cambio que supondría para el planeta..

Las series son el nuevo cine de autor

Una buena serie para cuando llegas a casa y quieres desconectar. Me declaro absolutamente fan de Netflix pero se nos ha acabado el año y medio que nos habían traído de regalo de Reyes (regalos que me parecen faaaaaaaantásticos). Y como en una relación se deciden las cosas a medias (si dicidin lis quisis i midis…  apuff) pues nos hemos pasado a HBO. Aún no he podido ver tranquilamente que me ofrece.. por ahora me estoy conformando con Girls.

Comida, comida

Snack saludable para los descansos del trabajo, las visitas turísticas o las horas de playa: frutos secos, dátiles, hummus, fruta.. y todo esto lo puedes comprar a granel.

Ropita

Si tu trabajo te lo permite o para salir a tomar algo, los monos son mi “must have” del verano. Hay de muchos tipos, más arreglados o menos por lo que te pueden incluso servir para alguna boda no muy elegante.. Además, si no te ha dado tiempo a depilarte, te hacen un apaño.

Postureo

Posturea ecológicamente en Instagram, comparte tu forma de vida y el bonitismo: modelito piscinero, las vistas desde tu casa, tu compra hecha a granel.. En el pueblo, en la playa o en la ciudad, mantener tu estilo de vida sostenible es posible y compartiéndolo llegamos a más personas.

Aceite de coco

Intenta mantener una “rutina de belleza” (me parto cuando escribo esto, queda tan chic): no, a ver, me refiero a que verdaderamente es importante limpiar bien la cara de cremas protectoras o maquillaje. Después de llevar bastante tiempo con mi potingue de aceite de coco y arcilla blanca (al que a veces hecho un poco de bicarbonato o sal para que haga también de exfoliante), he de decir que tengo la piel genial y que no necesitas ni crema hidratante después.

Minimiza tus necesidades

Sigue con tu estilo de vida minimalista allá donde vayas. El año pasado hubiera hecho una lista de “compras necesarias” para el verano con “tontás” como se dice en mi pueblo, tontás que se hubieran quedado a medio acabar/empezar abandonadas en un armario como un bikini, algún vestido veraniego, chanclas, revistas, colgantes, pintauñas, colorete, crema… De verdad que soy la primera a la que le gusta comprar, si, soy una minimalista zero waste rara, pero organizo bien lo que necesito y lo que no.

Bañador o Bikini

Hablando de bikinis, hazte con uno bueno que no se vaya dando de sí y acabes con el típico culo colgandero. Esto es suuuper importante. E igual de importante o más son los materiales con los que está fabricado, ya que la mayoría de los bikinis que encontramos por ahí desprenden fibras y microplásticos que van directitos al mar. No los he probado, porque precisamente bikinis no me faltan y antes de comprar quiero aprovechar lo que tengo, pero estoy segura que cuando busque uno acudiré a los bikinis que hace Cabuya.

Sé creativo

Desarrolla tu creatividad. Y si te ha pasado como a mi, y tu creatividad se quedó en el dibujo de “la casa, el coche y el árbol, todo del mismo tamaño”, acude a Google y a Instagram que son fuente de inspiración. Puedes reusar camisas viejas para hacer bolsas de tela; buscar nuevas recetas sencillas y baratas de comida que normalmente compras precocinada y hacerla tu mismo en ingentes cantidades y congelarla (ahorro de plástico, dinero y mejora en salud) ó utilizar las típicas cajas de fruta de madera o cartón, pintarlas y darles miles de usos..

Polos

Estoy preparando un post de recetas de polos como los que yo me hago para tomar como merienda o después de cenar. Son muy sencillitos, mezclas de frutas trituradas y congeladas. Además, puedes reutilizar los envases de yogurt como molde. Si los haces tú en vez de comprarlos, te aseguras que no llevan ningún tipo de conservantes ni aceite no deseado como el de palma, que suele estar en este tipo de productos y tampoco un envase que normalmente, suele ser de plástico.

¿Qué imprescindibles tiene tu verano?

600 páginas que me leí en una semana

Compra a granel sin bolsas de plástico

Aceite de coco

Camiseta granate reutilizada y hecha bolsa

 

Polo casero de frutas

 

Mono azul oscuro que prácticamente no me quito

 

Pin It on Pinterest

Share This