En estos momentos, a mi madre si me está leyendo (no creo pues no es mi mayor fan), le puede estar dando un síncope, así que aclaro, no estoy embarazada. Y dicho esto, hago una petición. Por favor, gente que me lee, conocidos y desconocidos, si cuando tenga un hijo (si, Alberto va a pasar), me vuelvo tarumba y no hago las cosas que aquí me propongo, ¡si me queréis “decírmelo”!

¿Serán nuestros hijos mas responsables con el medio ambiente al haber sido educados en esta forma de vida “más respetuosa”? Ó por el contrario, ¿Se rebelarán y acabarán celebrando su cumpleaños en el Burger King, soltando globos al aire y bebiendo en botellas de plástico?

Pues no lo se.. pero hasta que llegue ese momento intentaré educarlos desde pequeños en lo que creo mejor para ellos y para el mundo (me digan lo que me digan ¬¬). ¿Es necesario todo lo que acabamos comprando para los bebés? Yo creo que no y apuesto por el minimalismo.

  • Menos es más: bañera que te dice la temperatura del agua, esterilizador de biberones, cubos para pañales, parque, cámaras de vigilancia con sensor de movimientos, protectores para todos los rincones de la casa…  Yo diferencio entre inventos que te facilitan la vida o suponen una mejora en la vida del bebé e inventos que te sacan el dinero, los utilizas si acaso una vez en la vida y te crean otras necesidades.
  • Reusar: por suerte tengo a mi alrededor familia con bebés que nos prestarán todas las cosas básicas que necesitemos: cuna, cochecito, mochila portabebés, sillita para el coche, bañera y ropa.
  • Segunda mano: si alguna cosa nos es imprescindible y no la encontramos a nuestro alrededor (algo que creo prácticamente imposible), la compraremos de segunda mano. Los niños crecen tan rápido, que la mayoría de estos productos están nuevos en este tipo de tiendas.
  • Pañales reutilizables: es cierto, no será lo más cómodo pero son esfuerzos que merece la pena hacer por el ahorro de desechables que supondrá para el planeta. (El sábado compartiré un artículo sobre culturas que no utilizan pañales que me ha encantado).
  • Toallitas, algodones, bastoncillos, vendas, gasas, papel de cocina… Exactamente igual que lo anterior. No quiero decir que no vaya a utilizar pañales o toallitas desechables, porque es cierto que facilitan la vida y si sales de viaje o a pasar el día a algún sitio, será lo más cómodo y será la excepción. Pero hemos llegado a extremos como, terminar de comer y limpiar la boca con toallitas (cosa que no me cabe en la cabeza porque no creo ni que sea bueno para la piel) o con kilos de papel de cocina, cuando lo más sencillo me parece lavar con agua y un trapito.
  • Bebé fashion: ¿Cuánta ropa se queda en el armario con la etiqueta puesta sin utilizar ni una vez en la vida? ¿Cuánta ropa se ponen únicamente una vez? Yo diría que casi toda. Supongo que depende de las circunstancias, si va a la guarde, si está en casa.. Pero igualmente haría un armario cápsula compuesto por pijamas, bodies, más bodies, y algo de ropa para salir, por lo menos el primer año, que crecen por días y donde su vida social aún no es muy extensa. Otra cosa, y si tienen algún sentido contadme, ¿¿los zapatos durante el primer año?? Vivan los bebés descalzos con sus dedos rechonchos o en calcetines. (O los padres que dejan a los niños descalzos en el parque, me encanta). Igualmente, si yo me preocupo de que mi ropa sea eco, para los bebés también. No quiero que la ropa de mi hijo haya sido fabricada por un niño de más o menos su edad.
  • Alimentación: igual que no me pongo a mi misma en peligro por no comer animales, no lo haría con un hijo. Y es totalmente posible, adecuado, sano o como quieras llamarlo, llevar una alimentación sin animales desde bebés. Me hace gracia cuando padres de niños en los que su alimentación se basa en leche con Colacao, galletas María, sandwich de Nutella, yogures, zumos (e incluso refrescos), pasta blanca con tomate de bote, aspitos, gusanitos y algo de verdura, legumbres, pescados y carnes; hacen comentarios sobre lo inadecuado de una alimentación vegetariana. ¡Ja!
  • Regalos y Juguetes: ¿Para qué tantos juguetes si al final lo que mas les gusta es la caja? Entiendo que es una lucha constante con la gente de nuestro alrededor porque los abuelos quieren regalar, los tíos quieren regalar, los amigos quieren regalar, el niño quiere cada vez más regalos, el padre solo quiere que le regalen Playmobil y yo, que no quiero ni tonterías ni excesos.. A un lado los regalos que hay que hacer al recién nacido que antes de nacer ya tiene de todo. El otro día me comentaban que se había puesto de moda regalar a los padres, algunas vacunas que no cubre la Seguridad Social. Por un lado me parece penoso que si verdaderamente la vacuna es necesaria, no esté cubierta. Y por otro me sorprendió para bien, pues teniendo en cuenta que son taaaan caras, por lo menos que sea algo que se aproveche. Cuando ya son mayores, cumpleaños y Navidades. No me gusta nada lo que los Reyes se han convertido en mi casa, regalos de los abuelos; de cada uno de los tíos, algunos excesivos económicamente para edades que no lo aprovecharán; niños y no tan niños valorando el tamaño y la cantidad de lo que han recibido; padres justificando el exceso y contando historias de que aún tienen regalos sin abrir de los Reyes anteriores; regalos rotos a los diez minutos de haber sido abiertos.. (todo esto es verídico, y no creo que en mi casa sea la única en la que pase). En fin, que no quiero esto:

Os puede parecer una foto exagerada, pero no lo es. Fácilmente pueden ser los juguetes que un niño acumula o va renovando a lo largo de los tres primeros años. ¿Qué cantidad de plástico hay ahí? Infinita.

Es cierto que hablo sin saber al 100% del tema puesto que no tengo hijos… pero cuando llegue el momento (Albert, que sí, que llegará), me vendré a este post y diré: ¡¡buuuffff en que lío me he metido!!

¿Ecomadres y Ecopadres qué opinais?

 

 

 

 

 

Pin It on Pinterest

Share This