Pues una estación nueva y un armario nuevo. Sigo llevando este método porque me resulta muy cómodo para organizar la ropa, dar más uso a ropa que está completamente nueva y principalmente, no comprar fast fashion y comprar moda sostenible cuando aparece alguna necesidad (o capricho, que haberlos haylos).

Antes de comenzar, vamos a hacer un repaso de lo que se va a llevar esta temporada, pues nunca está de más, conocer las nuevas tendencias de la moda:

Puedes inspirarte también en las muñecas Bratzs o en las Monster High

Si pasas por delante de un escaparate de Bershka, también puedes encontrar algo parecido, algo que te pondrás seguramente una noche para salir de fiesta, algo con mucho brilli brilli o con algún estampado con el que serás lo más este otoño, pero que en tres meses no te volverás poner porque ya no esta de moda. ¿Qué quiero decir con esto? Olvídate de lo que se lleva y lo que no y céntrate en encontrar tu estilo, los colores que te gustan, los tejidos que más utilizas y el tipo de ropa que más te pones. No quiere decir que no pueda haber algo más raro o llamativo, pero tiene que ser la excepción.

Aprovecho para recordar como hice el primer armario cápsula y las razones que me llevaron a ello, lo puedes recordar en este primer post: Mi primer armario cápsula

Y aprovecho también para hacer algunos cambios y demostrar que hay muchas formas de hacer un armario cápsula. En los últimos que he hecho me he centrado bastante en el número de prendas y en bajarlas de estación en estación. Era como un reto para demostrarme que se puede vivir perfectamente con 30 prendas de ropa durante 3 meses. Y demostrado ha quedado, se puede y además he comprobado que dan muuucho de sí.

Pero con el armario de esta temporada, lo que me propongo es otra cosa. Dar mas uso a prendas que tengo, y de las cuales no me quiero deshacer. El armario de otoño e invierno serán parecidísimos en todo lo básico, pantalones y camisetas que serán los mismos. Y habrá algunos cambios en los zapatos y en los abrigos, saldrán los de otoño (los que abriguen menos) y entrarán los que son exclusivamente de invierno. ¿Por qué me he propuesto hacerlo así esta vez? Porque me he dado cuenta que en primavera, utilicé varias prendas únicamente una vez o dos veces ya que hizo frío hasta tarde y el verano intenso llegó muy rápido.

Camisetas muy básicas y sin estampados

Zapatos de otoño

Por ejemplo, los botines marrones me los puse casi nada en primavera, y no porque no me gusten o no vayan con mi estilo. Me encantan pero no los incluí en el armario de invierno, los dejé para primavera, pero como tenía otras botas más abrigadas no me los puse y de repente llegó el verano y pasé directamente a las sandalias. Así que ahora, hasta que llegue el invierno de verdad, los utilizaré y cuando haga frío los cambiaré por unas botas mas calentitas. Con el abrigo verde me pasa lo mismo, al ser corto acabo aprovechándolo dos veces en invierno y en realidad me encanta.. así que añadiré otro cuando llegue el momento.

Abrigos

Vestidos, chaquetas, camisas y pantalones

Conclusiones de este Armario Cápsula de QuitayPon:

  • No te centres en un número, céntrate en quedarte con lo que te gusta y dona lo que no.
  • Una vez tengas tu armario, olvídate de las compras, ya verás que bien se vive.
  • Si un día te levantas y quieres utilizar algo que no está dentro del denominado armario cápsula, porque hace frío, porque vas a algún sitio o porque te apetece, ¡hazlo! Uno de los objetivos de este reto es utilizar la ropa que ya tenemos al máximo y disfrutar de ello, así que no te sientas culpable ni mucho menos y haz trampas.
  • Para mi el principal objetivo es: no comprar “fast fashion”; liberar tu mente de necesidades que te crea la moda y demostrar que se puede vivir con menos siendo muy cool.

¿He comprado algo para esta nueva temporada? Sí, dos cosas:

  1. Un jersey de rayas de Andrea Martínez. Las rayas de estilo marinero me encantan y este jersey de algodón 100% hecho a mano en Barcelona en pequeños talleres y con un diseño casi exclusivo era una necesidad. Sí, sí, lo era.
  2. Vaqueros. Unos vaqueros normales, corrientes y molientes. De color vaquero normal, sin rotos, pitillo y que hagan buen culo. Madredelamorhermoso que difícil. He mirado varias marcas sostenibles y no he encontrado ninguno que me gustara, principalmente porque no eran pitillo, eran ligeramente anchos por abajo y no. Creo firmemente en que es mucho menos sostenible que te acabes comprando ecológico por el hecho de ser ecológico y que no te lo pongas mucho porque no te convence del todo, a que te compres algo menos sostenible pero que le des muchísimo uso. Así que finalmente me he comprado unos Levi´s de toda la vida con una salvedad eco, son “watterless”. Es decir, en estos vaqueros se utiliza un litro de agua para su fabricación cuando lo normal son unos cuarenta litros.

Como sé que el número de prendas sigue siendo algo importante, os cuento que hay 35 (recordad que son para seis meses) y que cuando haga frío de verdad haré algún cambio para adaptarme al clima. ¿Habéis pensado en reducir vuestro armario y vuestras compras?

Gracias por los comentarios 🙂

Pin It on Pinterest

Share This