El año pasado, que por estas fechas ya me había planteado muchas cosas en relación a reducir residuos, plásticos, basura, ropa, y cosas en general, tuvo su colofón el día de Reyes, cuando confirmé, que el tema regalos se nos había ido de las manos por completo (niños y no tan niños abriendo regalos sin apreciar el regalo que ya habían abierto, comentarios de “aún no han jugado con cosas que les trajeron el año pasado”, y una vez abiertos todos los regalos, frases como “pues no me han traído no se qué, me lo traerán en casa del tio/abuela/amigo/vecino/ocualquierotracasaqueaúnmequedaporvisitar”. Propuse en mi familia hacer el amigo invisible para que los niños y los que quisieran participar, aprendieran el valor de las cosas, se preocuparan por pensar que le podría gustar a la persona que tuvieran que regalar, que costearan el regalo de su hucha, que hicieran alguna manualidad para acompañar el regalo.. en fin, que no se limitaran a contar cuantos regalos habían recibido en comparación con el año anterior y que la experiencia de recibir un regalo y no diez, se convirtiera en algo positivo y que quisieran repetirlo cada año, no por el regalo, sino por todo lo que lo habría rodeado. Pensé que podía ser una buena opción para los niños y los padres, y asombrosamente, a quien no gustó la idea fue a los mayores… pues ¡ala! Un regalo que me ahorro este año.

Aún así, la Navidad es un época que siempre me ha gustado, y que queréis que os diga, yo al igual que muchas personas, la sigo asociando a compras de regalos y a comer. Y aunque eso está cambiando y haya decidido no participar en la compra indiscriminada, compulsiva y a la carta de algunos regalos, si que participo en algún amigo invisible y haré algunos regalos porque me apetece.

Antes de empezar con la selección de regalos en sí mismos, nos debemos plantear unas cosillas:

a. Adiós regalos por compromiso. La vecina, la tia del pueblo, el sobrino no se cual… pufff. Quizás la primera vez cuesta.. pero después, seguro que es positivo para ambos. Un regalo tiene que salir de un deseo, no de una obligación.
b. No regales animales (y tan animal es un perro, como un hamster, como una tortuga, pájaro…)
c. Haz una lista y establece un presupuesto. Incluso marcaría un tope por persona y uno general. De aquí no me paso y no voy comprando las chorradas que voy viendo.
d. ¿Qué quiero/puedo hacer yo? ¿Qué quiero comprar? 
e. Pregunta que es lo que le gustaría. ¿¡Y la sorpresa!? ?¡Y la emoción de abrir un regalo sin saber lo que es!? Uy, sí, menuda sorpresa y emoción cuando abro mi tercer monedero en un año.. ¿quién puede pensar que tengo tanto dinero para guardar?
f. Indica que es lo que te gustaría y donde pueden encontrarlo. Facilita la tarea de ser regalado. Si sabes que por mucho que digas, “no quiero nada”, te van a regalar, ponlo fácil: quiero tal y lo puedes encontrar en tal sitio.

Y en esas me encontraba, pensando que puedo regalar que vaya con mi filosofía de vida y que pueda agradar tanto a quien la vive y la comparte como a quien no. Os dejo aquí una lista de regalos por si estáis en mi misma situación, y os doy alguna idea.

  1. Libros. Lo sé, me repito mucho, pero os aguantáis porque es un regalo ideal para cualquier edad. Insisto en comprar en librerías de tu barrio y no acudir a Amazon por muy cómodo que sea. O se pueden comprar libros de segunda mano (algo más complicado si quieres regalar nuevas publicaciones). Desde hace tiempo, mis regalos libriles tienen mensaje y los adapto a diferentes edades.
  • Feminismo desde que son pequeños, y son libros para él y para ella, es decir, para elle. Ya os he hablado en algún momento de la Colección Pequeña y Grande: para descubrir quienes eran y que lograron algunas de las grandes mujeres de la historia. La última incorporación ha sido la de Gloria Fuertes para celebrar el centenario de su nacimiento. ¿Quién no ha leído sus poemas?

Si los niñes, son un poquito más mayores, El Libro de Gloria Fuertes para niñas y niños, de Blackie Books, donde encontraréis sus poemas de toda la vida, cartas que se escribía con los niños y fotos hasta ahora no publicadas, es ideal (ideal de la muerte).

Y por último, para adultos, El Libro de Gloria Fuertes, Antología de Poemas y vida, también de Blackie Books. Y diréis, ¿qué te ha dado a ti ahora con Gloria Fuertes?

“En las noches claras,
resuelvo el problema de la soledad del ser.
Invito a la luna, y con mi sombra somos tres”.

Gloria Fuertes no fue solo la poeta de los niños, fue una persona comprometida, feminista, pacifista, que en una época franquista, mostraba abiertamente su apoyo a los marginados por el sistema (como mujeres o gays).  Es por eso, que esta mujer, luchadora y adelantada a su tiempo, debe conocerse por gentes de todas las edades. 🙂

  • Defensa animal para niños: nuevas incorporaciones (pues ya os he hablado en otros post de Defensa animal y Salvemos a los animales). “El viaje de Victoria”, cuenta la historia del rescate de un pony que es maltratado por un feriante (vamos, real como la vida misma). “Samuel y el santuario de animales”, la historia real de Samuel, un ternerito rescatado de la industria láctea. “Jacob, el cerdito valiente de Campodrón”, cuenta la historia de una niña que hace todo lo posible por salvar a los cerditos que iban a morir. Los podéis encontrar en la web de Santuario Gaia.

Y por último, y ya paro con los libros, dos recomendaciones para adultos. “Comer animales” de Jonathan Safran. Es un libro que me ha gustado mucho para leer y para regalar, ya que aborda todos los aspectos en torno a este problema: salud, medioambiente y concienciación animal.. (que discutes/hablas con alguien y te salta con diferentes argumentos, este libro tiene las respuestas para cada uno de ellos). “La conciencia” de Gene Stone y Jon Doyle. Problema (para mi y muchas personas) que no lo he encontrado en español, así que a saber que he entendido.. jajaja, pero en general, trata de que los animales ganan conciencia y se levantan contra los humanos. (parda de mi que no sé inglés).

2. Experiencias: seguro que habéis escuchado la frase de “regala experiencias, no cosas”. Pues, aunque estoy totalmente de acuerdo con la idea, no me parece fácil a veces. No me quiero limitar a regalar la típica cajita de “recibe un masaje” o “tómate unas cañas”, ya que si regalo una experiencia, quiero que esa persona la disfrute conmigo. Y aquí entra también un concepto muy importante: mi regalo conlleva dedicarte tiempo, un tiempo de calidad en el que hagamos algo juntos y en el que te prometo no miraré el móvil (¡palabrita!). Todas estas experiencias valen para niños y niños grandes:

  • Talleres de cocina (aprender a hacer risottos, sushi, pan, postres, comidas especiales.. de todo). Si eres cocinitas y crees que el taller puedes prepararlo en tu casa y regalárselo a tus hermanos, o familia o amigos.. es una buenísima opción y al final el resultado os lo coméis entre todos.
  • Taller de manualidades: dependiendo de a la persona que regales, esta opción puede ser muy acertada. En Madrid hay un sitio que se llamada “Pinta en Copas” (Calle Velarde, 3, hay que reservar), donde eliges una pieza de cerámica y la pintas mientras tomas un café, un té y además te puedes llevar la comida de casa. Si no vives en Madrid, en cualquier tienda de manualidades o papelería, puedes comprar unos maceteros de barro, unas pinturas y pasarte la tarde cotorreando con amigos o familia mientras haces una obra de arte.

  • Entradas para algún espectáculo. En Navidad se suelen hacer teatros, conciertos y espectáculos en muchos teatros de casi todas las ciudades… en Madrid (como no, la oferta es mas amplia). Para bolsillos que se lo puedan permitir, el Circo del Sol o el musical del Rey León son los grandes triunfadores. Para bolsillos menos adinerados, como el mio, una gran opción es el Sing Along (cine y karaoke, de musicales como Grease, La la land, Moulin Rouge…) para toda la familia. Si te gustan los musicales, y si no te gustan te lo vas a pasar muy bien también, esta es tu opción.
  • ¿Tienes sobrinos, primos, hijos? “Vale por un día con la tia Raquel y el primo Nota” Desde por la mañana, hacer una ruta por algún campo cercano; preparar entre todos una comida tradicional (receta de rulitos), ver una peli clásica de Navidad después de comer (Solo en casa), jugar a algún juego de mesa (en casa padres tenemos: un bingo, un trivial, típico parchís, oca, dómino, el Party y el juego que más moratones, peleas y risas ha provocado entre todas las familias reunidas la noche de Nochebuena, el Jungle Speed); salir a comprar castañas y visitar Belenes (si, soy una tradicional), o simplemente dar una vuelta por la ciudad viendo las luces y terminar el día tomando un chocolate con churros. Creo que los peores somos los mayores pensando, ¿cómo no voy a regalar nada a mis sobrinos, primos, nietos, hijos? Pero yo sé, que a ellos un plan así les hace mucha ilusión, les entretiene durante un día entero y les aporta mucho más que un objeto.
  • Visita un santuario de animales o refugio. Nada de Zoos por favor ni cárceles de animales de ese tipo. Hay visitas programadas a este tipo de centros donde te explican que proyectos tienen activos, como puedes colaborar, o simplemente para que ese día des mucho cariño a los animales que allí tienen rescatados.
  • Las típicas experiencias de masaje, cena, deporte de aventura… a mi me valen, especialmente la del masaje, ahí lo dejo.

3. Juegos: Juegos de mesa: me encantan esos juegos en los que en la caja pone: de 0 a 99 años, ¡claro que sí!, juegos en los que con ayuda o sin ella, juega hasta la abuela. Puede ser un regalo común para varios hermanos, para los primos y se guarda en casa de la abuela, un único regalo, que puede ser utilizado por varias personas. En Wallapop u otras aplicaciones de venta de segundamano puedes encontrar infinidad de juegos, algunos de ellos, sin abrir siquiera. Mis favoritos: sin lugar a dudas el Trivial; el Jungle Speed como os he comentado antes, el Bingo, el Party y como nuevo descubrimiento, el Concept. Elige juegos que requieran varios jugadores, que no sean excesivamente complicados para que puedan jugar también los niños, pero que requieran algún tipo de conocimiento y agilidad mental.

Juegos de madera: el tacto con la madera estimula los sentidos; son más resistentes; las figuras simples y geométricas son más estimulantes para la imaginación y… ¡son sin plástico! Con lo que ya estás enseñando con pequeños detalles y tu ejemplo. Y además, igual que los juegos de mesa, se pueden encontrar de segunda mano.

¡Fruta a granel!

Juguetes de madera tipo Montessori

4. Regalo con mensaje (para regalar o para que te regalen): muchas veces también nos encontramos en la situación de no querer, no necesitar nada, y saber, por mucho que digas que no, que te van a regalar algo. O al revés, no sabes muy bien que regalar a la persona, tiene de todo, pero te hace ilusión regalar algo. Para evitar el típico regalo de Zara o abalorio que no vas a utilizar nunca, ten preparada una pequeña lista de cosas que seguro, vas/van a utilizar, que sea fácil de encontrar y que tengan un mensaje:

  • Comida. Comemos todos los días, así que es algo a lo que le vas a dar uso. Una cesta de productos ecológicos de uso diario siempre es buena opción. Por ejemplo: café y chocolate de comercio justo (y así aprovechas para comentar porqué de comercio justo), fruta o verdura eco, algún vino de tu localidad, un producto típico que vende una pequeña empresa…
  • Productos de higiene. Jabones, champú sólido, maquillaje o cremas eco, aceite de coco con alguna receta para hacer crema hidratante, pasta de dientes..
  • Kit zero waste. aprovecha si te falta algo en tu kit para que te lo regalen, o aprovecha para acabar con las excusas de la gente que te rodea. Básicos del kit:
    – Botella reutilizable
    – Bolsas de tela de diferentes tamaños para compra a granel
    – Vaso reutilizable para café
    – Pajita reutilizable
    – Pañuelos de tela

5. Regalos DIY o para gastar bien poquito: he de reconocer que no tengo mucha imaginación para crear regalos sin hacer compras, así que acudo al mundo del internet para seleccionar una serie de regalos supermolones y relativamente fáciles de hacer (y baratos), con los que quedarás genial y tu bolsillo no sufrirá ná de ná. La idea es reutilizar cosas que tengamos por casa.

  • Cuadros: Un trozo de madera o una superficie que podamos pintar, forrar con una hoja de libro y colocar encimas unas siluetas de animales. ¿Cómo puede la gente tener tanta imaginación? ¡Qué envidia!

Cuadros de hilo: quizás esto es un poco más complicadillo.. pero para alguien apañao, le queda un regalo muy resultón y sólo necesitas una superficie, unos clavos e hilo.

  • Jarrón: primero puedes regalar el bote lleno de caramelos o chuches compradas a granel, y después, darles un uso diferente como jarrón o portavelas..

  • Maceteros con latas (de piña o fruta en almíbar) o una caja para guardar el té con una caja de latón de galletas:

  • Adornos con fieltro: no hace falta ni saber coser, y hay ideas muy originales.

Y por último y no menos importante, si estamos cuidando todos los detalles eco, no te olvides de seguirlos también en el envoltorio. Seguro que por casa tienes papel de periódico, cartulinas, cajas de cartón y algún otro recipiente que te sirve de envoltorio para los regalos. Utilízalos y no recurras a comprar papel de regalo. Es algo totalmente inservible que va directo a la basura.

¿Qué os ha parecido? ¿Os da alguna idea este tipo de post? ¿Celebráis Papá Noel, Reyes o Amigo Invisible? ¿Vais a intentar consumir menos y con más conciencia estas navidades?

 

Pin It on Pinterest

Share This