CONCLUSIONES DE UN AÑO DE BLOG

¿Pero? ¿Cómo? (Ahora imagina el vídeo de “Velaske yo soy guapa” y vuelve a preguntarte, ¿¿Cómo???) !Pero si lo utilizas como hashtag¡ ¡Pero que invento es este! Y entonces, ¿que eres?

Pues te contesto como cuando era pequeña y mi madre me preguntaba, ¿eres feliz? No, soy Raquel.

Vamos a ver, y no desesperemos. Ese título que dice tanto y a la vez dice tan poco, es la conclusión a la que he llegado echando la vista atrás a todo este año (en realidad empezó antes el proceso, pero comencé a escribir sobre ello hace un año) y analizando mis logros, los temas sobre los que he escrito, la despensa y el frigorífico, los objetivos que me marqué y no he conseguido, y en general, analizando mi vida diaria, llego a esta conclusión: no soy zero waste.

¡No preocuparse que yo estoy muy contenta! No me voy a poner a analizar cada uno de los objetivos conseguidos (podéis leer varios post antiguos), pero si quería hacer un pequeño resumen de lo que ha sido este año.

Os recuerdo que este blog comenzó para hablar principalmente de moda sostenible y de como reducir un armario con el llamado “armario cápsula”. Cuando releeo post antiguos, veo que en realidad son poquísimos los artículos que han tratado este tema, pero claro, una vez hecha la reducción en el armario, poco hay que contar, ya que el principal objetivo es No Comprar. Superada con creces esa etapa, ya había nacido en mi la inquietud de reducir el plástico que consumíamos y, decidí también compartirla. Y ese ha sido el principal tema de conversación de estos últimos meses. Para mi ha sido un proceso de aprendizaje porque, durante mucho tiempo esa reducción de plástico había sido rechazar bolsas en el súper y no utilizar botellas de agua. Leyendo blogs e investigando, descubrí que había muuuuucho más por hacer, el llamado zero waste llegó a mi vida, y en poco tiempo adoptamos varios cambios, unos más fáciles, otros más difíciles, pero que ya están asumidos como parte de la vida diaria (productos de limpieza, productos de higiene, bastantes productos de comida a granel, eliminación de producto animal aunque sí sus derivados…).
Las diferentes épocas del año, me han ido dando ideas para hablar de otros temas como las vacaciones, los regalos, los viajes, belleza y maquillaje, compras realizadas, libros… temas a los que sacar su puntito minimalista.
Y la última etapa del año, ha estado más marcada por la eliminación del pescado de mi dieta, añadiendo una sección de recetas, intentando crear recetas de siempre o de otros países sin utilizar animales en su elaboración.

Si algo he intentado a través del blog durante todo este año es demostrar que contribuir a generar un mundo mejor con pequeños gestos es posible. Intento mezclar mis intereses por reducir el plástico con otros intereses como la música, las series, recetas, Nota.. mostrar una parte de mi vida más personal, creo que hace que te identifiques más con la persona que hay detrás y creas que tu puedes dejar de utilizar botellas de agua o comprar con tus propias bolsas. Cada uno con lo que pueda, cada pequeño gesto de verdad, de verdad que cuenta. También creo que es importante mostrar lo que no puedes o no quieres cambiar. Y si llegas a poder guardar la basura de todo un año en un bote de cristal, ole por ti, pero no busques eso por aquí por ahora.. porque no es mi objetivo.

Echaría balones fuera y diría: compartir tu casa, tu lista de la compra y tu vida en general con alguien que no comparte esta filosofía es el principal problema…. ejem, ejem… bueno, digamos que influye, pero para nada es el principal problema. De hecho, Alberto y Nota han contribuído mucho a los cambios, por lo menos, no poniendo pegas. Jejeje, bueno, la verdad es me apoyan en todo lo que decido y eso es algo que debería valorar más.
El tema del blog, sobre todo al principio, fue un tema de conversación recurrente en el grupo de amigos, y siempre he notado interés por los temas tratados; consultas sobre productos; mensajes de “ya tengo mi botella reutilizable” o “comparto el blog con los del trabajo”; ó conversaciones sobre como reducir el consumo de carne y porqué con la persona más carnívora que conozco porque tenía interés.. me hacen pensar que por lo menos, un poquito, un poquito, escribir sobre esto ha contribuído a mejorar el mundo. Ir a comidas de amigos, y que cada vez seamos más vegetarianos, me hace inmensamente feliz, y para nada considero que haya sido por mi, son decisiones personales, pero sí que es cierto,  que haber empezado este blog ha hecho que hablemos más sobre ciertos temas y algo va ha hecho mella en todas las mentes.
No sé si a vosotros os pasará lo mismo, pero el tema familia (la más cercana) es casi el grupo que menos ha entendido los cambios producidos y los más críticos (cuando hay confianza…) y sin mucho fundamento además. Como no pasan mucho por aquí, puedo despotricar agusto, jajajaj, que no, pero si os insisto en que, aunque cuesta mucho en reuniones familiares o de amigos luchar contra los típicos comentarios de “cuñaos”, intento pensar que algo les queda también.

Y si dices que durante este año has hecho muchos cambios, estás contenta, a tu alrededor también han cambiado…. ¿Por qué no eres zero waste?

Con el análisis que he estado haciendo para escribir este post tipo confesión, he llegado a la conclusión que mi principal problema son las excepciones (más que las cosas que aún no he cambiado). Me explico.
¿No soy zero waste porque utilice papel higiénico? ¿No soy zero waste porque la pasta la compro en plástico? ¿No soy zero waste porque compro leche en brick? Pues no, no es por esas razones que responden más bien a una necesidad económica o estructural…
A lo que me refiero, son las excepciones (algunas no son tan excepciones y son más habituales) que cometo conscientemente y que podría no cometer.. una bolsa de patatas fritas, galletas, chuches, frutos secos; nunca he llevado un taper al super para comprar queso o pescado; he cambiado algunos productos que venían en plástico por otros que vienen en papel o cristal, pero sigo generando basura; compro libros de primera mano; he vuelto al champú en bote de plástico, compro hamburguesas veganas o soja de Mercadona; compagino bolsas con papel de propaganda para las cacas de Nota, por no hablar de las excepciones que cometo cuando visito a la familia… en fin, que como diría Chenoa, soy humanaaaaaaa.

Una vez analizado todo este año de cambios, no podía acabar sin marcar nuevos objetivos y hacer una maravillosa lista mezcla de objetivos ECO y otros que me apetece compartir y que analizaremos el año que viene por estas fechas. Me encantaría contar que he eliminado las excepciones porque me fui con Nota a vivir a una casita a las montañas, pero como no lo veo muy probable, seguiré confesándome.

– Me gustaría no hacer ninguna compra de ropa durante todo un año :O
– Quiero aprender a tocar la guitarra
– Quiero, poco a poco, dejar de consumir productos lácteos
– Quiero retomar la conducción… me da miedo
– Quiero eliminar las excepciones, principalmente las que cometo en el ámbito familiar
– Quiero proponer un reto al que ya le buscaré nombre que consistirá en que por lo menos una vez al més, haré limpieza de algún cajón, habitación, armario y eliminaré (donando o reciclando obviamente) cosas que he ido acumulando.
– Quiero retomar la lectura por las noches
– Quiero seguir contribuyendo y aprendiendo sobre zero waste, minimalismo, veganismo y seguir compartiéndolo a través del blog, pero eso sólo será posible si me acompañáis, así que, ¡os espero por aquí!

Es la primera foto que subí al blog, y hoy, voy exactamente igual

Aprovecho para felicitaros la Navidad y el Año Nuevo y comentar que el blog descansará hasta el año que viene y que volverá con muchos temas nuevos para compartir y con un sorteo, ¡viva! ¡viva!
Os agradezco también todos los comentarios, recomendaciones, ideas y cariño que aquí se respira y os pido, que si queréis que se trate algún tema concreto, lo pidáis y haré lo posible por investigar y contarlo. ¡¡Un besote!!

 

 

 

Pin It on Pinterest

Share This