Alberto trajo el otro día un rollo de film transparente porque se ha hecho un tatuaje (y yo le dije, “ni titiaje ni leches, que eso ya no entra en casa”, pues entró) y de ahí pensé, “con el tiempo que llevábamos sin comprar eso y otras muchas cosas…” Otras muchas cosas que hace un año hubiera considerado impensable dejar de usar… y no, no ha sido nada complicado, de hecho, lo pienso y no lo considero un logro, porque de verdad, es muy sencillo dejar de usar todas estas cosas. El primer consejo para dejar de utilizarlas es, cuando se os acaben, no las compréis y probad a ver si podéis vivir sin ellas:

  • Film transparente y papel albal: si os digo la verdad, ahora casi no recuerdo para que lo utilizaba.. para tapar algún plato, para envolver un bocadillo… quizás, para lo que más lo utilizaba era para el congelador. Ahora utilizo botes de cristal, tapers de plástico que sigo teniendo y bolsas de plástico que compré hace años y que son bastante resistentes, por lo que las utilizo y las lavo (y cuando se rompan, invertiré en unas de silicona). ¿Qué utilizo ahora? Un plato para tapar, un trapo para envolver, los famosos wraps para tapar cuencos o envolver cosas también.. ¿Y el famoso rollo de film para el tatu? ya le he dicho, ya puede tatuarse el cuerpo entero para darle uso…
  • Papel de cocina: con esto si que os digo que no lo compréis y hagáis la prueba de que podéis vivir si ello. ¿Por qué lo utilizaba? Porque estaba en la cocina. Entonces si algo se manchaba, venga papel de cocina, si me tenía que secar las manos o un plato o lo que sea, más papel, que freía croquetas, pues les quitaba el aceite con papel… para todo lo anterior.. usa un trapo y para las croquetas un colador.
  • Bolis: como os decía antes, son cosas que se dejan de comprar sin un esfuerzo inmenso. Si os dijera, dad una vuelta por la casa y a ver cuantos bolis encontráis.. ¿Cuántos aparecerían? En mi casa sin exagerar, más de 50 y eso que llevo más de un año sin comprar y sin aceptarlos de propaganda (que eso también cuenta). ¿Y sabéis que ha ocurrido durante este año? ¡¡Que he ido acabando bolis!! No es que se hayan secado y hayan dejado de pintar.. los he ido acabando… cuando acabe con todos dentro de unos 10 años, compraré recargables. Para los que estudiéis, los lápices de colores, hacen el mismo efecto que un subrayador fosforito.
  • Pañuelos de papel (cleenex): con esto he de decir que aunque no he comprado, tenía bastantes paquetes en reserva y sí los he utilizado en viajes, nunca sabes donde te va a tocar hacer pis. Pero llevo un año con mis pañuelos de tela ¡y estoy encantada! He escuchado muchos comentarios negativos sobre ellos, pero no entiendo porqué, no me parece antihigiénico, se utilizan y se lavan, no hay más.
  • Botellas de agua y vasos desechables (o pagar por una bolsa en el súper): y aunque quizás alguna me colaron al principio en un restaurante, ya es lo primero en lo que me fijo o pregunto (tener jarras de agua para poner agua del grifo en restaurantes debería ser obligatorio). Y es que es uno de los artículos junto con las bolsas a los que me niego a dar algún uso o pagar por ello, nada, cero.
  • Productos del baño como maquinillas de afeitar, cepillos de dientes, discos desmaquillantes y botes de gel: y no incluyo el champú porque si he comprado uno que tenía ganas de probar y venía en bote de plástico, pero casi un año también. Pastillas de jabón, con colores, olores y componentes maravillosos, cepillo de dientes de bambú y mi maquinilla vintage. El baño me parece un gran sitio para empezar a reducir plásticos, ya lo comenté hace tiempo en un post, porque a parte de no ser excesivamente complicado, tiene cosas bonitas y que huelen bien y te motivan a llevarlo a cabo y a mantenerlo. También, y lo nombro a parte, los bastoncillos de los oídos, artículo, que hasta diría que es perjudicial (creo que cuanto mas te limpias los oídos, mas cera produces e introducir un bastoncillo a través del conducto auditivo no creo que sea lo más recomendable).
  • Productos de limpieza específicos y suavizante para la ropa: es cierto que he ido probando diferentes componentes en los productos de limpieza como vinagre, bicarbonato, alcohol de limpieza, limón… ahora, lo único que compro específico para limpiar todo es el alcohol de limpieza, que lo mezclo con agua, bicarbonato y un poquito de fregaplatos (que también compro en plástico o a granel). Y eso lo utilizamos para todo. Ya no compro lejía, desengrasante, limpiacristales, limpiamuebles, cera para el parquet ni suavizante. Como suavizante, un chorrito de vinagre a veces, otras nada y la ropa sale bien.

Seguro que hay más cosas, pero ahora no caigo y esto es lo más importante. Se habla mucho de que es ser zero waste, plasticariano, reduccionista de los plásticos, minimalista en este estilo de vida… yo sólo te digo que te olvides de las etiquetas y de los botes de cristal que reúnen la basura de un año, y pienses que reduciendo (o eliminando por completo mejor) el consumo de estos productos, ya estarías haciendo muchísimo por el mundo. Si las personas dejamos de consumir estos productos, se dejarían de fabricar (tu tienes mucho poder en tu cesta de la compra), y si se deja de fabricar papel de cocina por ejemplo, ¿Cuánto papel se ahorraría? O, si se dejan de fabricar botellas de agua, ¿Cuánto plástico no sería arrojado al mar?

Para sustituir el film transparente o el albal

Colador para escurrir patatas o croquetas

Vaso de bambú reutilizable

Todos estos productos del baño son tan útiles y tan monos

¿Te has parado a pensar que comprabas antes y ahora ya no compras? Esto que comprabas, ¿lo considerabas imprescindible? ?Has podido vivir sin ello y al final, ni lo echas de menos?
¡Contadme vuestra experiencia eliminando productos! 🙂

Por cierto, no hubiera hecho que Alberto se envolviera el brazo en un wrap, pero seguro que hubiéramos encontrado una mejor solución.

Pin It on Pinterest

Share This