Con motivo de la celebración durante la semana del 23 al 29 de abril del movimiento Fashion Revolution, he decidido escribir un poquito sobre ello y hacer una pequeña entrevista a Andrea, empresaria de la Tienda de Moda Sostenible Trendy&Green.

Antes comenzar, te hago unas preguntas:
¿Cuántos pantalones tienes en tu armario?
¿Cuántas camisetas?
¿Cuándo fue la última vez que compraste ropa de una marca fast fashion?
¿Podrías haber sobrevivido sin comprarlo?
Ahora, hazte tú esta pregunta, ¿Con cuánta ropa podrías vivir?

Conocí el movimiento Fashion Revolution el año pasado por redes sociales cuando muchos de nosotros, llevando ropa de cadenas Fast Fashion, preguntábamos bajo el hashtag #quienhizomiropa #whomadesmyclothes

www.fashionrevolution.org

¿Por qué surge este movimiento?
Es un movimiento para protestar ante los abusos sociales y ambientales que se producen en las empresas que crean ropa de usar y tirar.

¿De dónde viene?
Se conmemora la tragedia del complejo industrial Rana Plaza en Bangladesh que dejó 1133 muertos y miles de heridos en 2013.

¿Cómo afecta el Fast Fashion al mundo?
SOCIALMENTE:
¿Alguna vez te has preguntado como consumidor y que hay detrás de la ropa que vistes y por que se fabrica siempre en los mismos países? La rapidez en la producción de moda, hace muy difícil saber quién y cómo se han producido las prendas que utilizamos. Los principales productores de moda son India, China, Pakistán, Tailandia, Egipto… Se estima que hay 21 millones de personas trabajando en condiciones de esclavitud, muchos de ellos niños y la gran mayoría mujeres.
Como comentaba antes, en la tragedia de la fábrica Rana Plaza de Bangladesh murieron unas 1100 personas. El edificio estaba construido en malísimas condiciones, unos de los pisos, soportaba más peso del que podía (por la cantidad de máquinas y personas) y cedió. Este edificio, elaboraba ropa para marcas de ropa de Europa y Norteamérica. Estas marcas, susbcontratan otras empresas más pequeñas para el corte y confección de las prendas, y es aquí donde surge la esclavitud dentro de la industria. La esclavitud del siglo XXI. Es cierto que desde este accidente, muchas compañías se han comprometido a investigar de donde provienen sus productos, pero no es suficiente. Se necesita una normativa más extensa, y si no que se lo pregunten a Inditex, que sigue sin responder a muchas preguntas y haciendo lo que le da la gana.

MEDIOAMBIENTE: La moda es la segunda industria mas contaminante del mundo. El mundo consume cerca de 80 millones de prendas nuevas cada año, con su correspondiente impacto ambiental y social. La industria de la moda, por mucho que nos cueste llegar a comprender todo lo que implica, es también la segunda industria con mas desgaste de agua del mundo.
Por poner un ejemplo, para producir una camiseta de algodón, se requieren 2700l de agua (unos 10000l de agua para producir un kg de algodón). ¿Cuántas camisetas tienes en tu armario? Pues hecha cuentas… Siguiendo con ejemplos concretos, el 10% de las emisiones mundiales de carbono son emitidas por la industria del algodón, que también es responsable del 11% de los pesticidas y el 24% de los insecticidas a nivel mundial.
Se intenta solucionar a través de la tecnología, como por ejemplo, la Jeanología, que quiere eliminar el uso de permanganato de potasio (se utiliza en los vaqueros para  hacer el desgaste y es muy dañino para el medio ambiente y la salud), y para reducir el agua. Con una máquina láser que produce el mismo desgaste pero de una forma segura. También crearon e E-flow, una máquina que transforma el aire de la atmósfera en nanoburbujas que asisten en procesos como el suavizado o la tintura.
Si existen alternativas, ¿por qué no se utilizan por todas la empresas, y no me refiero a pequeños empresarios productores de vaqueros a los que cambiar a una máquina de estas les supone vender un riñón. Me refiero a Amancio y su Inditex y grandsímas marcas. Se gastan millonadas en anunciar sus marcas de moda sostenible, greenwashing barato, pero siguen produciendo en China y en las mismas condiciones, eso sí, la camiseta llevará algún porcentaje mínimo de algodón orgánico.

SALUD: Nos vamos a centrar principalmente en el uso de poliéster, que según el Centro de Tecnolgía Ambiental Alimentaria y Toxicología de la Universidad Rovira y Virgili, analizando más de 150 prendas distintas y con diferente origen, encontraron que muchas de ellas contienen metales que en contacto con la piel pueden resultar tóxicos. Se centran en las prendas de poliéster, muy utilizadas en ropa de deporte, donde se ha hallado antimonio, una sustancia que puede provocar irritaciones, alergias y puede ser absorbida por la piel llegando incluso a estar relacionada con cáncer. En este tipo de prendas, se encuentran también cromo o cobre. Y diréis, ¿y…? Pues que en muchos casos, se miente sobre la cantidad de estos componentes ya que de muchos de ellos no se conocen sus efectos y de otros muchos sí, y son negativos.

¿Cómo puedes participar?
La semana del Fashion Revolution es una revolución pacífica, que a través de acciones individuales de empresarios de moda ética y consumidores, exige a la industria de la moda “una industria limpia en su mas amplio sentido”.

Es decir, que hay solución, y una de las personas que más lucha contra el fast fashion es Andrea, que a través de redes sociales y principalmente desde su tienda, Trendy&Green (Calle Apocada 8, Madrid), demuestra que otro tipo de industria de la moda es posible. ¡Vamos a conocerla!

Hola Andrea, háblanos un poco de ti, que otros intereses tienes a parte de la moda, tu trayectoria profesional. para conocerte un poco y contextualizar como has llegado hasta dónde estás ahora y porqué decidiste dedicarte a la moda sostenible.
Estudié periodismo, luego hice un máster en análisis político y otro en Comunicación Cultura y Ciudadanía, durante el último año de mi doctorado tomé la decisión de crear Trendy&Green. Se que a primera vista no tiene demasiado que ver mi preparación académica con este proyecto, pero sí que lo tiene, y justo en lo principal, lo que constituye su columna vertebral, la defensa de los derechos humanos.
Todos estos años estudiando temas relacionados con los derechos humanos y abriendo los ojos a los miles de injusticias que ocurren en nuestro planeta (en especial aquellas relacionadas con la mujer), empecé a ver que muchas de nuestras decisiones perpetuaban ciertas prácticas carentes de toda ética en diferentes ámbitos; primero comencé con mis hábitos de consumo a la hora de comer, de allí viene uno de los tres pilares de Trendy&Green, SIN sufrimiento animal. A medida que iba profundizando en estos cambios llegué al punto en el que me pregunté ¿y la ropa que uso quién la hace? ¿De dónde viene?, así llegué al movimiento Fashion Revolution, al documental “The True cost”. Cuando vi todo esto me di cuenta de que lo que vestía, la mayoría de las veces era ropa procedente del sufrimiento de seres humanos esclavizados en fábricas al otro lado del mundo.
Es cierto que nunca fui demasiado fan de pasarme una tarde en centros comerciales, en mi casa me acostumbraron a comprar ropa dos veces al año, nada más, nada de “picoteos” extras a media temporada, así que, en cierto modo, estaba algo acostumbrada a este estilo de vida, el problema es que esas dos veces que decidía comprar lo hacía en grandes cadenas “Fast Fashion”. Después de abrir los ojos y ver todo lo que sucedía dentro de esta industria me di cuenta de que no podía seguir siendo parte, y así comenzó mi búsqueda de opciones. Hace unos cuatro años era bastante difícil encontrarlas, incluso en internet, esto me llevó a estar casi dos años sin comprar nada (o casi nada, no recuerdo si alguna cosa llegó a caer en aquel entonces). Tres años después de comenzar este proceso me di cuenta de que si no encontraba lo que buscaba ¿Por qué no lo creaba?, y así nació Trendy&Green.

¿Qué buscas en las empresas que trabajan contigo?
Que sean marcas comprometidas con estos valores, con los tres pilares que sostienen este proyecto. En su mayoría trabajo con pequeños diseñadores que ellos mismos confeccionan sus prendas, lo que asegura que, en su confección, nadie ha sufrido ninguna injusticia. También manejo diferentes niveles de sostenibilidad, para los pequeños diseñadores al cumplir con otros factores como el hecho a mano o km cero, no necesariamente tienen que trabajar con textiles certificados, entiendo que cuando se está comenzando no te puedes permitir esta clase de certificaciones, al fin y al cabo, todos necesitamos un punto de partida, además todos estamos en el mismo barco y pertenecemos a la misma generación, con lo maltratada que ha sido nuestra generación, si no nos apoyamos entre nosotros ¿Entonces que nos queda?
También trabajo con marcas más grandes, de las que si necesito más garantías y certificaciones. Todo depende del tamaño de la producción y la ubicación de la misma, intento que el taller no esté demasiado lejos de donde se encuentran los diseñadores, porque al no estar ellos en el taller poco me pueden garantizar de las condiciones de trabajo de este.

¿Qué opinas de estos movimientos, como el de la Fashion Revolution?
Este movimiento ha sido uno de mis puntos de partida, de esos elementos que han sido clave para ver las cosas tal y como las vemos ahora

¿Crees que llegan a mucha gente? o más bien, ¿a la gente que ya tiene alguna inquietud?
Esta es una pregunta difícil, no sabría que responderte. En mi caso me enteré porque ya tenía interés, a su vez lo divulgo entre la gente que me rodea, que a su vez ya tiene interés en esto. Creo que el salto real lo vamos a dar cuando logremos que se hable de la Fashion Revolution en los telediarios y en los periódicos, no un día como “dato curioso”, sino que sea parte de las inquietudes de la ciudadanía. 

¿Cómo ves el futuro de la moda sostenible?
Es que el futuro tiene que ser sostenible, si o si, porque estamos destrozando el planeta, es que no tenemos opción. El problema radica en cuanto van a tardar los grandes en darse cuenta ¿Lo harán a tiempo? Lo que sí está claro es que todos sufriremos las consecuencias

Desde tu tienda ¿cómo vas a participar en la Fashion Revolution?
Con el apoyo de La Asociación de Moda Sostenible de España, Slow Fashion Next y El Huerto de Lucas, dedicaremos la tarde del 26 de abril a explicar y llevar a cabo las “Haulternatives” que nos ofrece la fashion revolution. Vamos a hacer un intercambio de Ropa, luego varias voluntarias que saben manejar el hilo y la aguja nos enseñarán a reparar prendas, customizarlas, transformarlas, etc. Una tarde dedicada a explotar las mil y una vidas que puede tener una prenda ya olvidada de tu armario.

¿Cómo puede apoyar la gente que está leyendo este post a la Fashion Revolution y la moda sostenible?
Para apoyar la fashion revolution solo tienes que revolucionar tus redes, hacerte una foto mostrando la etiqueta de cualquier prenda de tu armario y preguntar a esa marca “Quién hizo mi ropa”. Poner esa foto en tu muro, etiquetar la marca (nunca olvides etiquetar la marca, porque así todos los voluntarios podrán llenar su sección de “fotos en la que te han etiquetado” con la misma pregunta, en la unión está la fuerza. y una cosa más, no olvidar los hashtags oficiales del movimiento: #Fash_Rev #WhoMadeMyClothes #QuiénHizoMiRopa #FahionRevolutionWeek


Y bueno, la forma más eficaz de apoyar la moda sostenible es decidiendo muy bien tu consumo, cada euro que destinas a una camiseta está apoyando un modelo u otro, está en manos de todos cambiar las cosas.

Con estas palabras taaan ciertas de Andrea acabamos. Muchísimas gracias por compartir con nosotros tu visión de la moda sostenible y como podemos colaborar con la Fashion Revolution 🙂

www.trendyandgreen.es

 

 

Fuentes:
www.lavanguardia.
www.fashionunited.es

 

 

Pin It on Pinterest

Share This