Nota me recomendó hacer un post sobre reducción de plásticos con animales y me pareció muy buena idea, y aunque no creo que venga a descubrir muchas cosas nuevas para nadie, dejo por aquí la recopilación de consejos que ayudan a reducir y eliminar plásticos que pueden generar nuestros perretes.

Pero antes…

… voy a reconocer que los animales que nos acompañan (mascotas los denominan, pero no me gusta, así que no utilizo esa palabra), también dejan una huella ecológica (millones de bolsas plásticas; agua, terreno y animales para producir su alimento…) enorme. Un estudio de la Universidad de California, comparte que los perros y gatos estadounidenses generan 64 millones de toneladas de dióxido de carbono al año y son responsables del 25% del impacto ambiental del consumo de carne en Estados Unidos. ¿Lo habías pensado alguna vez? Yo hasta que no me he puesto a escribir este post… no. ¿Me planteo dejar de tener perro? (no me gusta la frase “tener perro”, pero para que nos entendamos). La verdad es que no. ¿Me planteo pasar a mi perro a una dieta vegetariana? Desde luego que no, ya que no están recomendadas. Pero al igual que ha ocurrido con las personas, una de las soluciones puede ser encontrar una buena fuente de proteínas para nuestros amigos que no sea la animal.

¿Hay alguna forma de contribuir a no pronunciar esta huella animal? Si, la adopción. La huella de su alimentación y crecimiento seguirá existiendo, pero evitaremos otros muchos …. (menudo giro argumental he dado, ¿eh? Pero a parte de que pienso que la huella ambiental de adoptar un animal es mucho menor que la de ir a un criadero donde comprarlo, había que hablar de esto).

Cuando el animal llega a ti, seguro que se convierte casi en lo más preciado de tu vida. ¿Pero por qué no te planteas como estará su madre? ¿Los hermanos que no se han vendido? ¿En qué condiciones están? E incluso estando en las mejores condiciones higiénicas, veterinarias, de cuidado… ¿Es justo que el papel de una hembra en un criadero sea el de ser una máquina de parir? ¿Es justo que un animal viva toda su vida en una jaula? ¿A dónde crees que van los cachorros que se envían a las tiendas y que no son vendidos? Pues desgraciadamente, son sacrificados… piensa que ese cachorro no vendido podría haber sido el que has comprado, yo lo pienso con Nota y ¡¡me da muchísima pena!! (Aclaro que no compré a Nota).
Tomar la decisión de tener un animal, es una responsabilidad enorme, y comienza desde el momento en que decides como hacerlo. Si tomas la decisión de adoptar: dejas de apoyar una mafia, seguro que evitas que alguno de los cachorros sea sacrificado y le salvas la vida a un animal. ¡Ah! Y reduces la huella ambiental animal porque no has contribuido a la cría de varios cachorros con el consumo de agua, comida y recursos que eso supone. ¿Habéis visto? Tenía relación.

Hay una frase que me gusta mucho, “Hay más política en tu bolsa de la compra que en las urnas” y aquí también se puede aplicar. Si dejas de contribuir a la compra de animales, también estás lanzando un voto. Y no sólo eso, investiga y deja de comprar comida en tiendas de animales, donde vendan animales (parece un trabalenguas); o deja de ir al veterinario que te pone en contacto con criaderos para la compra de animales en vez de con un refugio; o deja de ir al veterinario que realiza las operaciones de quitar las uñas de los gatos o corte de las orejas… (creo que algunas de estas cosas ya están prohibidas, pero me entendéis). En fin, que tu consumo va a cambiar el mundo, pero mueve el culo que tampoco hay mucho tiempo.

Pues bueno, por fin hemos llegado al kit de la cuestión (reconozco que os he traído un poco engañados por el título y esto al final va a saber a poco, pero allá va: consejos plasticarianos perrunos (no me baso solo en mi hijo perruno, hay cosas que no puedo dejar de comprar), pero os cuento cosillas que se podrían hacer:

  • Comida a granel: aclaro que yo no la compro a granel ya que he leído diferentes opiniones al respecto. Las opiniones negativas se basan en que la comida de perros y gatos (se centran sobre todo en estos dos animales), tienen componentes cárnicos (el primer veterinario que tuvo Nota, era vegetariano, y no recomendaba comida vegetariana para perros, recomendaba homeopatía, pero vamos a dejarlo, madredelamorhermoso las vueltas que da la vida) que con el contacto con el aire y la humedad pueden alterar el producto, y no podemos controlar cuanto tiempo lleva abierto el saco. ¿Verdad o bulo generado por las marcas de comida envasada?
    Yo no he investigado lo suficiente, ya que Nota tiene algunas alergias y le damos una comida específica, la compramos en los sacos más grandes que encontramos y que luego reutilizamos como bolsa de los plásticos, !que dura más de tres semanas¡
  • Cacas: esto es de lo más sencillo de cambiar y hasta que no vi a Yurena de Ecoblog Nonoa con las bolsas de papel de periódico no caí en ello. Sigo utilizando bolsas, en Madrid las encuentras en las papeleras y son biodegradables. Pero utilizo también la publicidad que me dejan en el buzón. Suelo llevar de ambos, y si tengo papelera cerca con bolsa, utilizo papel, pero si la papelera no tiene bolsa, utilizo una bolsa, pues no se quien tendrá que vaciar o limpiar la papelera.
  • Ropa: cuando no tenía perro decía, “la gente que viste a sus perros está loca” JA! Están taaaaan monos con sus jerseys y sus abriguitos… Pero al igual que nuestra ropa contiene cantidad de plástico y a saber donde está hecha, la de ellos también y si lo intento controlar para mí, también para Nota. Aunque en la ropa que compro para mí suelo tener muchos aspectos en cuenta (donde está hecha, por quien, componentes..), si a Nota le tengo que comprar algo, primero busco en mi armario (la braga del cuello que ha llevado durante 5 años es de Alberto y el pañuelo que lleva ahora era mio) y sino en protectoras de animales que vendan ropa hecha por ellos o por otras personas para sacar fondos. Jerseys tejidos por miembros de las protectoras, chubasqueros hechos a mano o collares y arneses que les proporcionan un dinerillo son la mejor solución.
  • Juguetes: cuando Nota llegó a casa por primera vez (el 1 de Noviembre de 2012) nos volvimos un poco locos y esa Navidad, mi familia también se volvió loca del todo y le trajeron los Reyes un montón de regalos… Su favorito es una zanahoria de plástico que le regaló mi sobrina (que por cierto, es su madrina y está firmado) y con el resto de juguetes… casi no ha jugado. Es decir, que con una cosa basta y si en esa cosa, evitas que sea de plástico, mejor.
    En nuestro afán de querer hacer un perro inteligente y avispado cual Lasi, le compramos un Kong, que es como una especie de bola a la que se le mete comida dentro y el perro juega e intenta sacarla y es como un reto para ellos. Creo que es una buena alternativa ya que puede funcionar como bola para tirársela en el parque, de juguete inteligente (son los ipads de los perros) para que se entretenga y desarrolle su imaginación intentando sacar la comida y además, he encontrado una marca (Koaladoo), que los hace de caucho natural 100% biodegradable. ¡Y son muuuuy duraderos!
  • Medicinas: Os preguntaréis, ¿por qué pones aquí las medicinas si con ellas no se ahorran plásticos? Por una razón, he leído en los grupos de zerowaste de Facebook, comentarios sobre como utilizar esencias (aceite de árbol de té) y cosas así para evitar repeler pulgas, garrapatas y mosquitos de los animales, y personalmente, no estoy de acuerdo en evitar plásticos de esta forma. Estás exponiendo al animal a tener una enfermedad peor por la picadura de una garrapata, una enfermedad que generará muchísimo más plástico por la cantidad de pastillas, inyecciones o tratamientos que pueda conllevar.

¿Algún consejo más que puedas darme? 🙂

 

Pin It on Pinterest

Share This