Hace mucho tiempo que no escribo, lo sé, pero es que no tengo mucho tiempo para investigar temas interesantes sobre los que pueda aportar algo de información, creo que hay bastantes blogs en los que se escribe sobre el mismo tema, y últimamente he pensado que el formato blog estaba algo desfasado y había pensado en no renovar el dominio… Después de esta crisis “escrituril”, he repensado la decisión, y he llegado a la conclusión, que aún publicando poco, siempre es mucho mejor tener material de consulta por escrito (y que sea un material y un dominio propio), pues no sé si una mañana de estas, me levantaré, e instagram habrá desaparecido, con todo mi contenido.

Puesto que lo comentaba antes, es cierto, no tengo mucho tiempo para investigar (y también es verdad que post cargados de datos tampoco son de mis favoritos, ni tienen mucho éxito.. yo sinceramente, no soy de las que los lee..) he decidido escribir sobre mi experiencia, que creo al final, es lo que mas ayuda, pues aporta formas de pasar a la acción cuando estamos bloqueados en algo. Eso sí, las ganas, necesito que las pongas tú.

El caso, es que el otro día, mientras esperaba en la cola del súper (no he abandonado la compra en este establecimiento), miraba y cotilleaba los carros de las personas de mi alrededor, y alucinaba con la cantidad de cosas que hemos dejado de comprar (no sólo cosas a las que hemos renunciado porque es difícil encontrar sin plástico y que además son basurilla), sino las cosas que no compramos porque las hacemos nosotros mismos, con lo que ahorramos envases, dinero y colesterol para nuestras arterias.

Os pongo paso a paso, todo lo que hemos dejado de comprar, con las recetas (sencillas de verdad) o los enlaces a las recetas, o los productos por los que nosotros los hemos sustituido. Puedes ir comprobando a la vez, que has dejado de comprar tu también, o ir haciendo tu propia lista de propósitos para dejar de comprar…

  • Pan (en muchas de sus variantes): Sigo comprando pan, pero lo compro en la panadería con mi bolsa. En la panadería pido que la hogaza, la hagan rebanadas y las congelo (en bolsas de plástico que tengo de mi otra vida y que reutilizo constantemente) y así tengo rebanadas tipo pan de molde para desayunos. La barra de pan, la parto en trozos pequeños y también la congelo y así tenemos trocitos pequeños para por la noche. Crackers, para untar hummus o guacamole, unos de mis últimos vicios y que se hacen súper fácil con la receta de Ecoblog Nonoa, te aseguro que se hacen en 15 minutos, de hecho los días de batchcooking, nosotros hacemos varias tandas de varios sabores y nos ponemos muy gochos.

  • Bandejas de champiñones: y digo de champiñones, porque concretamente esa bandeja era la más habitual en nuestra casa. Un día dije, ni una bandeja nunca más, y sólo comemos champiñones cuando los encuentro a granel, algo que es bastante fácil la verdad. Por cierto, aquí me entra siempre una duda, cuando voy a la frutería, suelen tener bandejas de estas con fruta o verdura que se va a poner mala a un precio más barato, y siempre dudo si es mejor que esa fruta se tire o comprarla y aprovecharla aunque venga en plástico. ¿Qué pensáis?
  • Yogurt: vale si, a veces compramos yogures en esta casa, pero siempre en vaso de vidrio e intentamos que sea un poco mas grande del típico vasito.. el kefir por ejemplo, son como 3 raciones en el vaso.
  • Comidas precocinadas: pues si, era algo que solíamos comprar, alguna tortilla, albóndigas de soja, falafel, humus ya hecho, hamburguesas… bastantes guarrerías con el sello vegan, que serán todo lo vegan que quieras… pero de sanas y ecos, tenían muy poco. Las hamburguesas, antes las hacía de legumbres, pero llevan su tiempo, por lo que las he sustituido por las de la marca Linda McCartney que además, vienen sin plástico, directamente en la caja de cartón, y de tooodas las hamburguesas que he probado, os aseguro que están muy conseguidas, vamos, que están riquísimas. Es cierto que dedicamos tiempo a cocinar, pero lo casero no tiene ni punto de comparación con lo comprado. En este caso, os animo a echar un vistazo al post sobre Batchcooking, ya que todo esto que estoy contando tiene mucho que ver con organización.
  • Fruta y verdura congelada (y croquetas y todo tipo de productos que vienen en ese formato de bolsa de congelación): cuando lo sacó Mercadona en su época me pareció “lo más”. Eso de no tener que cortar cebolla, zanahoria, pimiento.. y ¿que me decís de los frutos rojos para smoothies? ¿Y de las croquetas? Vaya, esto si que lo echo de menos, pero me aguanto. Es cierto que ponerme por las mañanas a pelar y cortar fruta me da mucha pereza, por eso lo que suelo hacer nada mas llegar de la compra, es pelarlo, cortarlo y congelarlo, así ya tengo la fruta preparada para cuando quiera batirla (normalmente lo hago en verano) y la verdura, pues con el método de toda la vida. El tema croquetas se lo dejo a mi madre, ya que he comprobado que cuando hago croquetas, sale una Raquel interior que no me mola nada.

  • Productos como arroz, fideos, soja texturizada.. alimentos que vienen en esas bolsitas de plástico de un kg ya no entran en casa, excepto las de pasta. Todos los encuentro en tienda a granel y sin diferenciarse en el precio en grandes cantidades.
  • Pizza o masa de pizza: no hay nada más rico que la pizza casera (aquí todo el mérito se lo lleva Alberto, que la hace con bastante paciencia). Receta para dos masas de pizza grandecitas: 400g de harina, 20g de levadura fresca, un poquito de sal y 220g de agua. Todo bien mezcladito y amasar durante 10 minutos. Separar y congelar.
  • Galletas: Hasta hace bien poco comprábamos galletas cada semana, (ahora sólo de vez en cuando) porque la mayoría de las recetas que consultaba me parecían muy complicadas de llevar a cabo o con muchos ingredientes.. hasta que el otro día, Veggieboogie publicó una receta hipersencillla de galletas de avena que me encantó (y pasó el filtro de Alberto). Hasta en el trabajo me han pedido la receta.

  • Pasta de dientes: (y el cepillo de dientes de plástico también se ha sustituido por uno de bambú). Sigo utilizando la misma receta que hace dos años y me va genial. Aceite de coco, arcilla blanca y una pizca de sal. Pero últimamente estoy pensando en cambiar y comprarla hecha en botecito de cristal, también por dejar de utilizar aceite de coco, que viene de muy lejos.
  • Desmaquillante: no me maquillo diariamente, por lo que me lavo la cara por las noches con una pastilla de jabón que sirve para ello, de carbón o árbol de té. ¡Dos x uno! Cuando me maquillo con base y rimel y tal, utilizo aceite de coco y arcilla blanca, como la pasta de dientes, y le añado unas gotas de aceite de árbol de té que va genial también para los granitos.
  • Discos desmaquillantes: primero los hice yo misma con una toalla vieja, se fueron deshilachando y compré unos discos desmaquillantes reutilizables geniales.
  • Cuchillas de afeitar: También compré hace tiempo una reutilizable, y te deja las piernas sin pelos, igualitas a las piernas sin pelos de las de los anuncios.
  • Toallitas: es una de estas cosas que los anuncios te hacen creer que necesitas y no.
  • Gel y champú: de los productos más fáciles de sustituir (y que hace ilusión comprar, por lo menos a mi). Aquí reconozco que aún no he encontrado el champú perfecto en modo sólido, por lo que a veces lo compro a granel y otras veces, en bote. Ahora estoy utilizando este de @andrea.naturalcare y me va bastante bien, podéis encontrarlos en www.stepy.es y comprobar lo bien que huelen los jabones y lo sano y brillante que deja el pelo.

  • Papel albal, film transparente o papel de horno: para el horno, una esterilla de silicona específica para ello, pero asegúrate de comprarla buena, porque la que yo compré se me ha desecho y he tenido que comprar papel de horno hasta que encuentre una buena. Lo otro, lo utilizaba para envolver comida.. y ahora tengo unas bolsas de silicona muy útiles para congelación, los wraps o directamente unos tapers o tapar con un plato. Que a veces nos complicamos demasiado y podemos ir a lo sencillo.
  • Productos de limpieza en general: los que sigo comprando, como detergente de lavadora o de los platos, los compro a granel siempre en el mismo bote. Productos de limpieza para el baño, compro alcohol de limpieza o vinagre (en bote de plástico) y bicarbonato, también a granel. La casa como los chorros está. El estropajo lo he sustituido por una lufa. 

Y bueno, he estado repasando y creo que esto es todo. Como siempre digo, aún me quedan muchísimas cosas por cambiar pero creo que estoy en el camino correcto (quizás un poco acomodado, habría que dar un empujón a ciertas cosas) y todo llegará si tiene que llegar. No pretendo ser la más zerowaste, pero si mantener lo que ya he cambiado y animar a mucha gente a que haga cambios también, así que si os he dado ideas, genial.

¿Has ido contando los cambios que has realizado? Si te salen mas de 20… ¡Te invito a una caña! ¿Qué otros cambios has llevado a cabo? ¡Yo también quiero ideas!

Pin It on Pinterest

Share This