Balance verde de 2017

Balance verde de 2017

¡Primer post de 2018!

Quería comenzar hablando de algo positivo, de todos los logros “medioambientales” conseguidos en 2017, ya que parece que siempre nos centramos en lo negativo, en lo que aún queda por conseguir (por otro lado, algo muy lógico ya que es lo que queremos mejorar con nuestras acciones). Pero viendo que otros temas se van solucionando y se van ganando batallas, seguro que nos motivamos y comprendemos que es gracias a las pequeñas acciones individuales por lo que todo va cambiando… así que ya sabes, ¡el cambio está en tus manos! #elcambioestaentusmanos

Valora la importancia de las pequeñas acciones individuales y de asociaciones ecologistas ya que gracias a ellas, se ha conseguido todo esto:

  1. Los animales son seres sintientes: pero siguen siendo cosas (digamos que es un triunfo a medias, pero es un comienzo): seguirán siendo objeto de comercio, debiendo evitar sus propietarios el maltrato, abandono o muerte cruel (¿¿hola?? ¿¿Y la venta de animales en tiendas, y el uso de animales en circos, y el toreo?? Es que cuando a algunos les tocan la pasta… Quedémonos con lo positivo, y es que se ha considerado que los animales sienten, y seguiremos luchando para que no se les explote.
  2. Uso de glifosato: el glifosato es un herbicida bastante perjudicial con efectos negativos, y demostrados, para la salud. La Comisón Europea estaba realizando una comisión para ver si se seguía utilizando y aunque han establecido que sí, que se va a seguir utilizando, será por los próximos cinco años y no para los quince que estaba previsto. Menos da una piedra, y es que ya sabemos que el dinero mueve montañas, pero la presión social también y eso ha sido lo que ha conseguido que se reduzca esa prórroga y quien sabe, dentro de cinco años, quizás hayamos conseguido su eliminación total.
  3. Paralización del embalse de Biscarrués: si se hubiera construído, se hubiera destruído el último tramo de río salvaje del Río Gállego. Los habitantes se pusieron en pie y dijeron que “naranjas de la China” y gracias a ellos, han conseguido que el proyecto no siga adelante. También la Renaturalización del Río Manzanares a su paso por Madrid. Así que cuando pienses, protestar no sirve de nada.. acuérdate de esto.
  4. Los océanos están más protegidos: y es que cuando hablamos de petróleo, haber conseguido esta victoria es doble, triple y hasta milple (o como se diga). Se ha conseguido proteger el corredor de cetáceos del Mediterráneo, el espacio que hay entre Baleares y la Península. El santuario de ballenas en Canarias. El primer Parque Nacional Marino del Hierro. También se han protegido áreas en Colombia, Belice, La Isla de Pascua o Grecia… así que prospecciones petrolíferas, a tomar viento. Además, Banco de España dejará de financiar proyectos que impliquen petróleo o gas.
  5. Campaña Europea “Campo Vivo” o “Living Land”: 250000 personas y más de 600 organizaciones se sumaron a esta iniciativa para pedir una agricultura respetuosa con la naturaleza, alimentos de calidad para las personas y condiciones justas para los trabajadores. ¿Sabéis que la política agraria es la que más fondos europeos obtiene? Y no se preocupan por proteger el suelo, el clima ni el medioambiente. Se acabó, decidimos nosotros.
  6. Adiós Garoña: Las centrales nucleares, aún son un tema que genera debate sobre si deben seguir en funcionamiento o no.. el caso es que por lo menos, a esta central no se le ha renovado el permiso.
  7. Nuestro enemigo el plástico: Valencia, Navarra, Baleares y Cataluña están preparando leyes para crear un sistema de retorno de envases. ¡Spoiler! Te animo a leer el post de la semana que viene (en realidad te animo a leer todos claro está), pero la semana que viene hablaré sobre el negocio que Ecoembes tiene montado, mala me pongo con esa empresa que sólo busca su beneficio económico.

Insisto mucho en que todo lo mencionado y conseguido anteriormente, se debe a la insistencia y lucha de las personas implicadas en sus comunidades y con ganas de producir cambios. Está claro que muchos de los hitos anteriores han costado años y años, y todas esas personas se han unido con otras, en asociaciones y al final, la voz del pueblo triunfa.
Que chulo sería hacer balance en 2018 y poner el tick de conseguido a alguno de los retos de más abajo. Seguro que a todos nos encantaría tener como hito conseguido la protección del Ártico, que no siga subiendo la temperatura de la Tierra, que no haya incendios… pero me voy a centrar en pequeñas acciones individuales que conseguirán que lo dicho anteriormente, se convierta en una realidad, ya que todo está relacionado.

  • Alguna ley para reducir el plástico de un solo uso. Si dejas de utilizar, y me centro en pocas cosas, pajitas, botellas y bolsas, y lo haces de verdad, y protestas y compartes porqué lo haces, yo veo factible que se cree una Ley para prohibir o regular su uso.
  • La protección de los animales debe seguir avanzando. Que dejen de ser cosas debe ser el siguiente nivel. Que no puedan utilizarse en espectáculos… informáte antes de asistir a cualquier evento, y si incluye animales, no acudas y comparte porqué lo haces.
  • Incentiva la compra de producto local, investiga de donde vienen los alimentos que compras y a través de tu consumo, algunos establecimientos traerán los productos exigidos por el consumidor y poco a poco se regulará a un nivel superior.
  • Luchar contra el gigante de la moda fast fashion es complicado, pero no imposible. Compra moda sostenible y recuerda a cada persona que te diga, “la moda sostenible es muy cara”, que en realidad, el fast fashion es muy barato por las condiciones laborales/salariales de sus trabajadores y por la falta de control de los recursos utilizados (como el agua que se malgasta..). Debemos conseguir que estas empresas, pasen por comisiones que no estén compradas previamente para que las condiciones laborales de sus trabajadores y las condiciones medioambientales sean una realidad.

 

Convéncete de que todos estos retos se conseguirán gracias a tu esfuerzo, tu comportamiento, tu compromiso y tu voz.

¿Crees que entre todos podemos conseguir algo para 2018? Yo lo tengo claro, así que ya me he puesto a ello. ¿Añadirías algún reto más a la lista? ¡¡¡Cuéntame!!!

Boquerones de calabacín en vinagre

Boquerones de calabacín en vinagre

Necesitamos:

  • Medio calabacín
  • 3 dientes de ajo
  • Vinagre de manzana
  • Perejil fresco

Pelamos el calabacín y lo hacemos tiras (ni muy gordas ni muy finas) con un pelador de verduras, imitando el aspecto de un boquerón. Puedes cocerlo un minuto, yo lo he hecho crudo y estaba rico y no estaba duro. Mezclamos un vaso de agua y medio vaso de vinagre en un recipiente hondo, y metemos las tiras de calabacín y las dejamos reposar entre 6 horas y toda la noche. Una vez pasado este tiempo, escurrimos bien y picamos los ajos, el perejil, sal y lo mezclamos con bastante aceite, la cantidad suficiente para que cubran los calabices. Dejamos reposar unas dos horas.Acompañar con patatas y una cerveza.

Albóndigas de soja texturizada

Albóndigas de soja texturizada

Necesitamos

  • Soja texturizada
  • Ajos
  • Perejil
  • Miga de pan o pan rallado
  • Comino, pimienta

Ponemos a remojo la soja texturizada (unos 200g para unas 24 albóndigas). Pica 3 ajos muy finitos junto con el perejil. Escurre bien la soja y mézclalo con los ajos picados, el perejil, añade sal, pimienta y comino al gusto (a mi me gustan con bastante comino). Añadimos un huevo o sustituto del huevo para recetas veganas y añadimos el pan rallado (no sabría decir cantidad de pan ralladao). Lo mezclas todo con la mano y si queda con muchos grumos, lo pasas un poco por la batidora (para desmenuzar mejor la soja) y le vas añadiendo pan rallado hasta que quede consistente para hacer bolas. Hacemos bolas no muy grandes, las pasamos por harina y a freir.

Puedes acompañar las albóndigas con multitud de salsas. Yo las he acompañado con un sofrito de pimineto rojo, pimiento verde, cebolla y tomate. ¡Qué disfrutéis!

No soy Zero Waste

No soy Zero Waste

CONCLUSIONES DE UN AÑO DE BLOG

¿Pero? ¿Cómo? (Ahora imagina el vídeo de “Velaske yo soy guapa” y vuelve a preguntarte, ¿¿Cómo???) !Pero si lo utilizas como hashtag¡ ¡Pero que invento es este! Y entonces, ¿que eres?

Pues te contesto como cuando era pequeña y mi madre me preguntaba, ¿eres feliz? No, soy Raquel.

Vamos a ver, y no desesperemos. Ese título que dice tanto y a la vez dice tan poco, es la conclusión a la que he llegado echando la vista atrás a todo este año (en realidad empezó antes el proceso, pero comencé a escribir sobre ello hace un año) y analizando mis logros, los temas sobre los que he escrito, la despensa y el frigorífico, los objetivos que me marqué y no he conseguido, y en general, analizando mi vida diaria, llego a esta conclusión: no soy zero waste.

¡No preocuparse que yo estoy muy contenta! No me voy a poner a analizar cada uno de los objetivos conseguidos (podéis leer varios post antiguos), pero si quería hacer un pequeño resumen de lo que ha sido este año.

Os recuerdo que este blog comenzó para hablar principalmente de moda sostenible y de como reducir un armario con el llamado “armario cápsula”. Cuando releeo post antiguos, veo que en realidad son poquísimos los artículos que han tratado este tema, pero claro, una vez hecha la reducción en el armario, poco hay que contar, ya que el principal objetivo es No Comprar. Superada con creces esa etapa, ya había nacido en mi la inquietud de reducir el plástico que consumíamos y, decidí también compartirla. Y ese ha sido el principal tema de conversación de estos últimos meses. Para mi ha sido un proceso de aprendizaje porque, durante mucho tiempo esa reducción de plástico había sido rechazar bolsas en el súper y no utilizar botellas de agua. Leyendo blogs e investigando, descubrí que había muuuuucho más por hacer, el llamado zero waste llegó a mi vida, y en poco tiempo adoptamos varios cambios, unos más fáciles, otros más difíciles, pero que ya están asumidos como parte de la vida diaria (productos de limpieza, productos de higiene, bastantes productos de comida a granel, eliminación de producto animal aunque sí sus derivados…).
Las diferentes épocas del año, me han ido dando ideas para hablar de otros temas como las vacaciones, los regalos, los viajes, belleza y maquillaje, compras realizadas, libros… temas a los que sacar su puntito minimalista.
Y la última etapa del año, ha estado más marcada por la eliminación del pescado de mi dieta, añadiendo una sección de recetas, intentando crear recetas de siempre o de otros países sin utilizar animales en su elaboración.

Si algo he intentado a través del blog durante todo este año es demostrar que contribuir a generar un mundo mejor con pequeños gestos es posible. Intento mezclar mis intereses por reducir el plástico con otros intereses como la música, las series, recetas, Nota.. mostrar una parte de mi vida más personal, creo que hace que te identifiques más con la persona que hay detrás y creas que tu puedes dejar de utilizar botellas de agua o comprar con tus propias bolsas. Cada uno con lo que pueda, cada pequeño gesto de verdad, de verdad que cuenta. También creo que es importante mostrar lo que no puedes o no quieres cambiar. Y si llegas a poder guardar la basura de todo un año en un bote de cristal, ole por ti, pero no busques eso por aquí por ahora.. porque no es mi objetivo.

Echaría balones fuera y diría: compartir tu casa, tu lista de la compra y tu vida en general con alguien que no comparte esta filosofía es el principal problema…. ejem, ejem… bueno, digamos que influye, pero para nada es el principal problema. De hecho, Alberto y Nota han contribuído mucho a los cambios, por lo menos, no poniendo pegas. Jejeje, bueno, la verdad es me apoyan en todo lo que decido y eso es algo que debería valorar más.
El tema del blog, sobre todo al principio, fue un tema de conversación recurrente en el grupo de amigos, y siempre he notado interés por los temas tratados; consultas sobre productos; mensajes de “ya tengo mi botella reutilizable” o “comparto el blog con los del trabajo”; ó conversaciones sobre como reducir el consumo de carne y porqué con la persona más carnívora que conozco porque tenía interés.. me hacen pensar que por lo menos, un poquito, un poquito, escribir sobre esto ha contribuído a mejorar el mundo. Ir a comidas de amigos, y que cada vez seamos más vegetarianos, me hace inmensamente feliz, y para nada considero que haya sido por mi, son decisiones personales, pero sí que es cierto,  que haber empezado este blog ha hecho que hablemos más sobre ciertos temas y algo va ha hecho mella en todas las mentes.
No sé si a vosotros os pasará lo mismo, pero el tema familia (la más cercana) es casi el grupo que menos ha entendido los cambios producidos y los más críticos (cuando hay confianza…) y sin mucho fundamento además. Como no pasan mucho por aquí, puedo despotricar agusto, jajajaj, que no, pero si os insisto en que, aunque cuesta mucho en reuniones familiares o de amigos luchar contra los típicos comentarios de “cuñaos”, intento pensar que algo les queda también.

Y si dices que durante este año has hecho muchos cambios, estás contenta, a tu alrededor también han cambiado…. ¿Por qué no eres zero waste?

Con el análisis que he estado haciendo para escribir este post tipo confesión, he llegado a la conclusión que mi principal problema son las excepciones (más que las cosas que aún no he cambiado). Me explico.
¿No soy zero waste porque utilice papel higiénico? ¿No soy zero waste porque la pasta la compro en plástico? ¿No soy zero waste porque compro leche en brick? Pues no, no es por esas razones que responden más bien a una necesidad económica o estructural…
A lo que me refiero, son las excepciones (algunas no son tan excepciones y son más habituales) que cometo conscientemente y que podría no cometer.. una bolsa de patatas fritas, galletas, chuches, frutos secos; nunca he llevado un taper al super para comprar queso o pescado; he cambiado algunos productos que venían en plástico por otros que vienen en papel o cristal, pero sigo generando basura; compro libros de primera mano; he vuelto al champú en bote de plástico, compro hamburguesas veganas o soja de Mercadona; compagino bolsas con papel de propaganda para las cacas de Nota, por no hablar de las excepciones que cometo cuando visito a la familia… en fin, que como diría Chenoa, soy humanaaaaaaa.

Una vez analizado todo este año de cambios, no podía acabar sin marcar nuevos objetivos y hacer una maravillosa lista mezcla de objetivos ECO y otros que me apetece compartir y que analizaremos el año que viene por estas fechas. Me encantaría contar que he eliminado las excepciones porque me fui con Nota a vivir a una casita a las montañas, pero como no lo veo muy probable, seguiré confesándome.

– Me gustaría no hacer ninguna compra de ropa durante todo un año :O
– Quiero aprender a tocar la guitarra
– Quiero, poco a poco, dejar de consumir productos lácteos
– Quiero retomar la conducción… me da miedo
– Quiero eliminar las excepciones, principalmente las que cometo en el ámbito familiar
– Quiero proponer un reto al que ya le buscaré nombre que consistirá en que por lo menos una vez al més, haré limpieza de algún cajón, habitación, armario y eliminaré (donando o reciclando obviamente) cosas que he ido acumulando.
– Quiero retomar la lectura por las noches
– Quiero seguir contribuyendo y aprendiendo sobre zero waste, minimalismo, veganismo y seguir compartiéndolo a través del blog, pero eso sólo será posible si me acompañáis, así que, ¡os espero por aquí!

Es la primera foto que subí al blog, y hoy, voy exactamente igual

Aprovecho para felicitaros la Navidad y el Año Nuevo y comentar que el blog descansará hasta el año que viene y que volverá con muchos temas nuevos para compartir y con un sorteo, ¡viva! ¡viva!
Os agradezco también todos los comentarios, recomendaciones, ideas y cariño que aquí se respira y os pido, que si queréis que se trate algún tema concreto, lo pidáis y haré lo posible por investigar y contarlo. ¡¡Un besote!!

 

 

 

Recetas navideñas sin animales

Recetas navideñas sin animales

Me estoy adelantando bastante a la Navidad, pero para poder planificar bien y no tener que improvisar (es ahí donde mayores errores cometemos en cuanto a plástico y compras sin control), cuanto antes tengamos ideas, antes les daremos nuestro toque personal, las compartiremos y podremos llevarlas a la práctica.

No sé si a vosotros os toca cocinar en Navidad.. a mi normalmente me toca echar una mano.. pero nunca he tenido que hacer una comida o cena completa de día navideño.. Como me da, que este año quizás es diferente, he planeado tres menús diferentes sin animales, sencillos, baratos y riquísimos para estar preparada y que no me planten el típico solomillo y pasarme la noche comiendo entrantes.
Como comprenderéis, no puedo cocinar todos los platos, hacerles fotos y publicarlas antes de Navidad, así que os dejo foto de lo que me ha dado tiempo (las otras son de Pinterest) y las iré cambiando poco a poco, aunque os dejo todas las recetas desarrolladas abajo.

Objetivo de estos menús navideños:

  1. Sin animales: si yo cocino, cocino lo que yo me vaya a comer. Otros años no lo he hecho así e incluso por no hacer un feo a quien hizo la comida, he acabado comiendo algún trozo de pescado.. pues este año no. Las recetas no son veganas, pues si utilizo leche, huevos o queso.
  2. Sin excesos: y sin excesos me refiero principalmente a la preparación de comida como si no hubiera mañana. ¿Qué nos pasa en Navidad? Todos los acontecimientos navideños están rodeados de excesos sin sentido en la comida, los regalos, la decoración.. Si somos cinco, cocinaré para cinco y no para cincuenta. El “para mañana” no me sirve, porque mañana habrá otra comida, y se irá guardando en el frigo hasta que se pone malo y se tira. Y no, en mi casa no se tira nada.
  3. Sin estrés: que algunos estamos de vacaciones y hay que disfrutarlas y no estresarse pensando que vamos a comer y que no.. Parece la típica frase de postal navideña pero es cierto, disfruta más de la gente que te rodea en esas fechas y no te preocupes tanto de que el menú sea diferente al del resto del año.
  4. Sin basura: emmm, bueno, mejor, intentando generar la menor cantidad de basura posible. ¿Cómo?
    – No utilizar productos desechables como manteles, servilletas, platos, cubiertos…
    – No comprar turrones, polvorones o bombones envasados individualmente. Si los encontramos a granel, ¡genial!, y sino, intentemos comprarlos con la menor cantidad de plástico envolvente.
    – No comprar decoración que utilizaremos para una sola noche. Podemos reusar decoración de otros años, decorar con ramas y maderitas recogidas en el campo.
    – No tirar comida, y para ello, planifica y no te dejes llevar por el mal espíritu navideño de todo a lo grande.
  5. Con mucho bonitismo y reutilización: A mi personalmente, me gusta poner una mesa diferente a la de todos los días y como suelo pasar la Navidad en casa, utilizo los manteles o la vajilla de mis abuelos, con la cristalería que adorna los muebles del salón y un montón de cosas más que sólo se usan de año en año. Y si no los sacara yo en Navidad, no se usarían nunca, así que lío un jari que luego me toca recoger… pero no me importa, las cosas están para usarlas. Ya os enseñaré algunas fotillos por Instagram. Los manteles de las fotos de más abajo, los hizo mi abuela y son míos (son de mi dote, jajaja) y si no hubiera que plancharlos, los utilizaría diariamente.

 

1º Menú:

Entrantes:

– Humus de remolacha

Fuente: Pintarest

– Palitos de berenjena rebozada con miel

Primero: Sopa de cebolla

Segundo: Pimientos de piquillo rellenos de setas

Fuente: Pintarest

Postre: Tarta de queso

Fuente: Pintarest

2º Menú:

Entrantes:
– Champiñones rellenos de guacamole

Fuente: Pintarest

– Tzatziki griego

Primero: Crema de calabaza con jengibre y crujiente de patata (o mix de semillas y frutos secos)

Segundo: Quiche de espinacas con queso de cabra, pasas y piñones

Fuente: Pintarest

Postre: Sorbete de mango y yogurt griego

3º Menú:

Entrantes: 
– Vasito de crema de castañas

Fuente: Pinterest

– Sushi de pan de molde con queso, rúcula y pasas

Fuente: Pinterest

– Croquetas de puerro y manzana

Plato único: Tomates rellenos de arroz con cúrcuma

Fuente: Pintarest

Postre: Trufas de chocolate

Recetas

  • Humus de remolacha: un bote de garbanzos cocidos, 200g de remolacha, 2 ajos, zumo de medio limón, cucharadite de tahine si tenéis y sino aceite de oliva, cucharadita de comino y un poquito de sal. Pasamos todo por la batidora y servir frío acompañado de tostas de pan.
  • Palitos de berenjena rebozada con miel: partimos la berenjena en palitos no muy finos. La pasamos por huevo (o leche vegetal para veganizar la receta) y pasamos por harina o avena. Freímos en aceite muy caliente. Acompañamos los palitos con miel o
  • Sopa de cebolla: Para 4 personas: necesitamos 3 cebollas grandes y dulces partidas en trocitos muy pequeños. Rehogamos en la sartén hasta que estén doraditas. Añadimos 800dl de agua, 200 dl de vino blanco, 20g de harina, una cucharadita de preparado de caldo de verduras, una pizca de pimineta y un chorro de aceite de oliva. Cocemos durante 20 minutos. Decoramos con trozos de pan tostado y queso por encima.
  • Pimientos de piquillo rellenos de setas: Para 4 personas: 250g de setas, 1 cebolla, 1 puerro, 2 ajos. Sofreímos las verduras picadas bien finitas y cuando estén doradas les agregamos las setas cortadas. Añadimos 1 cucharada de harina y removemos bien para que no queden grumos. Cuando esté bien removido, añadimos un poquito de leche hasta que quede una pasta cremosa. Dejamos reposar la pasta para que endurezca un poco y rellenamos los pimientos.
  • Tarta de queso:
  • Champiñones rellenos de guacamole: quitamos el tallo de los champiñones y los lavamos muy bien. Los ponemos en el horno unos 15 minutos a 180º. Mientras se hacen los champiñones, hacemos el guacamole: picamos muy finito un tomate, media cebolla y un ajo y reservamos. Aplastamos 2 aguacates con un tenedor (a mi me gusta mas la textura aplastado con tenedor) y mezclamos con lo que tenemos reservado. Añadimos unas hojas de cilantro, un poquito de zumo de limón, pimienta y sal. Rellenamos los champiñones con el guacamole y dejamos enfriar.
  • Tzatziki griego: Rallamos un pepino hasta que quede más o menos un pasta y reservamos. Batimos dos yogures griegos y mezclamos. Echamos un poquito de limón, sal y pimienta, y si tenéis, menta.
  • Crema de calabaza con jengibre: para 4 personas, ponemos a cocer 500g de calabaza, 4 zanahorias, una cebolla y 50g de jengibre. Añadimos a la mezcla una cucharadita de caldo de verduras, un chorro de aceite de oliva y una pizca de pimienta. Batimos todo y adornamos con mezcla de semillas.
  • Quiche de espinacas con queso de cabra: si eres cocinitas, puedes hacer la masa quebrada también, yo la he comprado, con su plástico. Cubrimos un plato para horno con la masa, pinchamos con un tenedor el fondo unas cuentas veces y ponemos unas rodajas de queso de cabra. Lo metemos en el horno unos 10 minutos. Para hacer el relleno, mezclamos 4 huevos, un brick pequeño de nata de arroz (puedes utilizar nata de cocinar, pero esta me parece menos pesada), 100ml de leche, un poco de pimienta y sal y reservamos. Sofreímos una cebolla con las espinacas (no las encuentro frescas sin plástico, así que una bolsa de espinacas congeladas o frescas de bolsa, unos 200g). Mezclamos con lo reservado y añadimos unos piñones y unas pasas al gusto. Echamos en el molde y ponemos queso por encima para que se dore y quede crujiente unos 30 minutos. Pinchamos con un cuchillo para ver si está cuajado. Si eres muy gocho del queso, como yo, puedes echar en la mezcla, queso rallado como Brie, Emmental o más queso de cabra.
  • Sorbete de mango: más sencillo no puede ser. Batimos la pulpa del mando, batimos el yogur griego. Ponemos en una copa o un cuenco el yogurt abajo y el mango arriba y adornamos con una hoja de menta.
  • Crema de castañas: ponemos los 300g de castañas en remojo (si no se pelan bien, las calentamos en el horno), pelamos y las cocemos junto con 100g de champiñones o setas. Añadimos una cucharadita de caldo de verduras y una pizca de pimienta. Añadimos un chorrito de vino dulce y si queda muy espeso, podemos rebajarlo con agua o con leche. Adornamos con unas láminas de tostadas de champiñón.
  • Sushi de pan de molde con queso, rúcula y pasas:  aperitivo muy muy muy sencillo. Aplastamos con un rodillo una rebanada de pan bimbo. Para hacer la crema, puedes utilizar queso cremoso (tipo Philadelphia), al que añadiremos rúcula bien picada y pasas. Cubrimos la rebanada de pan con una capa de la crema de queso y enrrollamos haciendo un rulito. Cubrimos el rollito con papel de horno, film transparente o un wrap para que coja bien la forma redonda y lo metemos en el frigo. Un poco antes de servirlos, los sacamos y los cortamos en rodajas.
  • Croquetas de puerro y manzana: para muchísimas croquetas. Necesitamos tres puerros, una cebolla y dos manzanas. Picamos todo muy muy finito y lo pasamos por la sartén hasta que esté bien dorado. Reservamos. Hacemos bechamel, que yo la hago con thermomix porque sino, no me sale, así que ponemos unos 30g de aceite y cuando esté caliente, añadimos 70g de harina, movemos bien y vamos añadiendo la leche (500ml), vamos moviendo para que no queden grumos y como quedarán lo pasamos por la batidora. Añadimos un poquito de sal, pimineta y nuez moscada. Cuando la bechamel esté hecha, mezclamos con lo reservado y movemos bien hasta que quede una pasta. Dejamos un día entero en el frigo para que endurezca. Y ahora ya viene lo peor de hacer croquetas, hacer una bola, pasarla por huevo o directamente por pan rallado y a la sartén con el aceite muy caliente.
  • Tomates rellenos de arroz con cúrcuma: cortamos la parte superior de los tomates y les quitamos la pulpa reservándola. Cocemos el arroz y reservamos. Picamos cebolla, pimiento verde y zanahora en trozos muy pequeños y salteamos hasta que esté bien doradito añadiendo también lapulpa reservada. Añadimos nata para cocinar o la nata de arroz a las verduras junto con la cúrcuma, pimienta y curry, removemos bien. Añadimos el arroz y removemos. Ajustamos la espesura que queremos añadiendo más nata. Rellenamos los tomates y tapamos con la parte de arriba del tomate o podemos añadir una loncha de queso, e introducimos en el horno unos 15 minutos a 180º.
  • Trufas: Se deshacen 400g de chocolate negro (a poder ser sin aceite de palma) en un poco de agua a fuego muy lento y añadimos una lata de leche condensada (hay leche condensada de soja para recetas veganas), una copita de coñac y dos yemas de huevo. Se tritura todo y se guarda en el frigo hasta que está muy frío. Hacemos bolitas y las pasamos por cacao o por fideos de choco.

¿Os parecen recetas sencillas y fáciles de llevar a cabo? ¿Qué otras recetas proponéis y cuáles soléis preparar? ¿Hay alguna receta tradicional en vuestras familias? ¿Os juntáis muchos y al final sobra mucha comida por los excesos? ¡Contadme!

 

Página 4 de 21« Primera...23456...1020...Última »

Pin It on Pinterest