¿Es más sano lo ecológico? ¿Ciencia o dinerillo?

¿Es más sano lo ecológico? ¿Ciencia o dinerillo?

Holiii! ¡Cuánto tiempo! Es verdad, soy una vaga.. No es que haya estado especialmente liada, o que tuviera un proyecto entre manos.. es que tampoco tenía mucho que contar, soy una persona muy mundana, que no ha hecho especiales avances en el zero waste, que lleva casi un año sin comprar ropa, que se supone debe estudiar, y que comparto más cosas a través de Instagram que es más directo y rápido, pero bueno, llevo desde hace unos días dándole vueltas a un tema, y me he puesto a investigarlo y he dicho, ¡esto se merece un post!

Vamos a ello.. pero antes, quiero aclarar que como dicen por ahí “no soi cientifika” y lo que he hecho es reunir una serie de estudios a favor y en contra del tema que vamos a tratar y lo voy a intentar exponer de forma imparcial. Lo único que puedo aportar es acortaros tiempo de investigación, pues ya muestro por aquí las conclusiones de los estudios, legislación, drama y algún chascarrillo.

Quiero empezar también diciendo, que en muchas ocasiones no investigo seriamente, con estudios a favor y en contra, todo lo que hago en mi vida. Sería lo ideal, pero muchas veces por vaga y otras, porque no me llego a plantear que pueda estar equivocada, realizo acciones que podrían no estar justificadas con evidencia científica. Sin quitar importancia a lo que digo (e incidir en que debemos investigar más), en ocasiones me guío por personas que son un referente en su campo y para mí por lo que comparten, y no le doy muchas mas vueltas. No estoy diciendo que salga Dulceida hablando de nutrición y de los beneficios de hacer cinco comidas al día; estoy diciendo que salga Aitor Sánchez de Mi Dieta Cojea, que ha basado sus conclusiones en estudios científicos (que nombra!), y sí, para mi es una persona referente en su campo y me creo lo que cuenta (pero en realidad no es un dogma de fe, se basa en hechos y no le corrompen las marcas). ¿A nadie más le pasa?

Contaba esto porque hasta hace un tiempo, creía “a pies juntillas” los beneficios de una alimentación con denominación ecológica. ¿Por moda? Rotundamente NO, no me gusta que se denomine moda a algo que he estado realizando pensando que me beneficiaba en la salud y beneficiaba al planeta, y que personas a las que leo y sigo y me parecen que hacen un buen trabajo, defienden sus beneficios.   Y creo que como yo, muchas más personas. Pero desde hacía tiempo había estado bastante confundida al respecto ya que cada vez encontraba más personas defendiendo lo contrario, y este Tweet desató mis ganas de ponerme a investigar:

El tweet de la discordia. Al contrario de lo que he leído estos días en Instagram, para nada creo que sea un irresponsable por compartir de esta forma su pensamiento. En estos momentos, hay una serie de nutricionistas (y otros profesionales en otros ámbitos) que se han propuesto desmentir mitos y creencias muy arraigadas a base de estudios científicos y comparten las conclusiones en sus blogs. Y esto para mi es muy importante, no los compran las marcas.

 

¿Qué es que un producto sea ecológico? Pues yo creo que no lo sabe ni quien inventó el sello, porque es taaaan amplio y confuso que te quedas igual cuando acabas de leerlo. Lo puedes consultar aquí: Reglamento europeo de producción ecológica:

Pero si te da pereza leer 50 páginas, te lo resumo, la producción ecológica se basa en unos principios: – diseño y gestión adecuada de procesos biológicos basados en sistemas ecológicos que utilicen recursos naturales propios (organismos vivos y métodos de producción mecánicos, explotación sostenible de peca; basados en medidas preventivas); – restricción del recurso a medios externos (medios procedentes de producción ecológica, sustancias naturales o derivadas de sustancias naturales, fertilizantes minerales de baja solubilidad); – estricta limitación de medios de síntesis a casos excepcionales. ¿Cómo te quedas? Te suena un poco a chino como a mi, ¿no?
Pues tal y como explica Aitor Sánchez, en su artículo, Alimentos Ecológicos, ¿dan y garantizan lo que prometen? Todo ese batiburrillo de la definición anterior, lo que muestra principalmente es un problema de legislación con normas que no se llevan a la realidad y que no garantizan que los alimentos ecológicos: – tengan más nutrientes – mejor sabor – mayor seguridad alimentaria – menor impacto ambiental.

Sello de producción ecológica europeo

Bueno, si tu mundo se está desmoronando poco a poco, vamos a leer las conclusiones de un estudio realizado para responder a esta pregunta ¿Salud y producto ecológico van de la mano? En este estudio publicado en la resvista British Journal of Nutrition en 2014, concluye que los alimentos ecológicos tienen mayores cantidades de antioxidantes; que la leche y la carne tienen mayores niveles de ácidos grasos omega3; y que los cultivos ecológicos tienen niveles más bajos de metales pesados tóxicos como el cadmio, el plomo y el mercurio.
Hasta aquí, podríamos pensar que merece la pena un alimento ecológico frente a uno no ecológico. Pero si seguimos leyendo encontramos que una de las entidades que financió el estudio fue la organización a favor de la agricultura ecológica Sheepdrove Trust, por lo que me hace dudar de que esos resultados sean totalmente imparciales..
Apoyando esta idea encontramos también los estudios de Maria Dolores Raigón, Doctora en Ingeniería Agrónoma en la Universidad Politécnica de Valencia y Presidenta de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica. Basándose en estudios bromatológicos (estudios de la composición de los alimentos), concluye que los alimentos ecológicos contienen mayor cantidad de proteínas, vitaminas, minerales y sustancias antioxidantes. Este tipo de estudios, se centra en analizar la composición de los alimentos, pero no se puede extrapolar a que sean mas beneficiosos para la salud.

Hasta aquí y si queréis buscar más estudios a favor, hay muchos, podemos pensar que los alimentos ecológicos proporcionen más nutrientes que los no ecológicos, ¿Pero en qué medida? ¿Son cantidades significativas?
En un estudio publicado en 2009 en The American Journal of Clinical Nutrition (este estudio concluye tras una revisión de 55 artículos), se concluye que “no hay evidencia de mejora para la salud entre alimentos ecológicos y no ecológicos”. Esto es porque todos esos nutrientes los encontramos también en una dieta equilibrada consumiendo alimentos no ecológicos. Y el London School of Hygiene Tropical Medicine concluyó en una investigación de 2010 que “no existe certeza sobre los beneficios nutricionales de consumir alimentos orgánicos”.
Dejando a un lado los aspectos nutricionales, debemos pensar que en la salud también influye otros productos que llegan a nuestro cuerpo a través de los alimenos.. ¿Los productos químicos de los alimentos afectan a nuestra salud?
La EFSA, Autoridad Europea para la Seguridad de los Alimentos, concluye en un estudio publicado en 2014, que los alimentos no ecológicos superaban en un 4% el límite máximo de residuos y los ecológicos bajaban hasta el 1,3%. También concluye que todos los alimentos que llegan a nuestras casas son totalmente seguros, ya que si llega algún residuo, no es relevante para la salud.
Bueno, vale, pero, ¿la EFSA es imparcial? (Yo ya me pregunto si hay algo en este mundo que lo sea y que no responda a intereses económicos..), pues digamos que tampoco lo es totalmente ya que según un informe publicado por la organización Corporate Europe Observatory, el 46% de los científicos que forman la organización tienen algún tipo de relación e interés con las empresas alimentarias o agrícolas que están investigando. Es decir, que reciben dinerillo de las empresas o que pertenecen a esas empresas recibiendo financiación.

¿Podemos entonces relacionar producto ecológico y salud? Ñeee, voy a llorar, pero YO me voy decantando hacia el no. Y vuelvo a citar a Aitor Sánchez en su anterior artículo. ¿Es mejor lo orgánico que lo sintético? No siempre, pues “ las características de una molécula o especie química no dependen del origen, sino de las características estructurales”. Vamos, que centrándome estrictamente en valores nutricionales, consigo lo mismo tomando una pera ECO que una pera no ECO. Vale, hasta aquí me quedan claras algunas cosas, y acepto que no influyan en la salud, entendiendo salud como “mejores valores nutricionales”. Pero, los herbicidas y pesticidas que llegan a nuestro cuerpo supongo yo que sí influyen en la salud, y aunque la información que he encontrado a favor y en contra no me aclara nada.. YO me decanto hacia el si.

Dejando a un lado la salud, ¿Es mejor un producto ecológico por lo que supone para el medio ambiente y los animales? Pues os vuelvo a resumir lo que dice la legislación al respecto: – el mantenimiento y aumento de la vida y la fertilidad natural del suelo, la estabilidad y la biodiversidad del suelo, – la reducción al mínimo del uso de recursos no renovables y de medios de producción ajenos a la explotación, – el reciclaje de los desechos y los subproductos de origen vegetal y animal como recursos para la producción agrícola y ganadera, – ecológico local y regional al adoptar las decisiones sobre producción, – el mantenimiento de la salud animal mediante el fortalecimiento de las defensas inmunológicas naturales del animales, – el mantenimiento de la salud de los vegetales mediante medidas preventivas, como la elección de especies y variedades apropiadas que resistan a los parásitos y a las enfermedades, las rotaciones apropiadas de cultivos, – el mantenimiento de un nivel elevado de bienestar animal que respete las necesidades propias de cada especie, – la alimentación del ganado con pienso ecológico compuesto de ingredientes procedentes de la agricultura ecológica y sustancias no agrarias naturales, – la aplicación de prácticas ganaderas que mejoren el sistema inmunitario y refuercen las defensas naturales contra las enfermedades, con inclusión de ejercicio regular y acceso a zonas al aire libre y a zonas de pastos, si procede.
En este sentido es donde tengo más dudas y me sincero, ¿de verdad viven mejor las vacas ecológicas que las que no? ¿Sufre menos una mamá vaca en una explotación ecológica que en una explotación al uso? Lo dudo, pero he querido creerlo porque tomo lácteos ecológicos y así me resulta más fácil olvidarme que la explotación sigue siendo la misma y que esa leche no es mía, es de un becerro. Y en otro sentido, ¿habla el reglamento de disminuir la producción? Para nada.
Por otro lado, la legislación no hace mención de los recursos, energía, huella de carbono para trasladar por ejemplo, un aguacate ecológico que se trae desde Perú. Si ha recorrido miles de km, ¿sigue siendo ecológico?
¿Sufre menos el suelo y su fertilidad con productos orgánicos en vez de químicos? Seguramente, y habrá excepciones claro está, pero esto es algo que tendría que investigar más, y me lo guardo para otro post.

Creo que ya he dado bastante la chapa con diferentes estudios y conclusiones, y no puedo concluir con nada en concreto. A modo personal, si que creo que muchas persona somos “víctimas” de un sistema económico que hace negocio de cualquier aspecto y se aprovecha de las buenas intenciones que podemos tener. Pero ahí estamos nosotros para investigar y tomar decisiones. ¿Se pueden hacer afirmaciones tan contundentes como la expresada en el Tweet de arriba? Claro que sí, estamos en un país con libertad de expresión para opinar sobre comida, pero que tenga cuidado porque no me extrañaría que se convirtiera en un tema perseguido ya que critica a un lobby que da mucho dinero. Me refiero a que lo ecológico, en muchos casos es un sello que hay que comprar para que aparezca en un producto. Y al final aparece en una hamburguesa ultraprocesada pero ecológica, como en un brócoli. Bromas a parte, me parece un Tweet correcto (que obviamente busca crear polémica y debate, y también creo que busca hacer que la gente piense, y ganar y perder seguidores) ya que está basado en estudios que corroboran esa afirmación. ¿Qué sea la única verdad? No estoy tan segura.

Si lo que quieres es saber mi opinión y que entremos en detalles y que me moje:

  • Claro que me preocupa el tema de estar consumiendo productos tóxicos a través de los alimentos, pero después de haber leído toda esta información, no creo que los productos ecológicos sean la panacea en cuanto a salud.
  • Creo que es más ecológico tomar un kiwi de Valencia que uno de Perú con el sello ECO.
  • Creo que centrándome estrictamente en valores nutricionales, sigues una buena dieta si tomas abundancia de productos vegetales ecológicos y no ecológicos.
  • Creo que negar que muchos de los productos con los que se controlan plagas y los antibióticos con los que se tratan a los animales en las granjas, “no son relevantes para la salud”, es un error. Y más, si las personas que realizan esos estudios tienen intereses económicos en los resultados.
  • No quiero negar el progreso ni los beneficios que algunos productos sintéticos pueden tener para nuestra vida y para nuestra salud.
  • En cuanto a las explotaciones animales, puede que hasta merezca un post profundizando más en el tema (carne, leche y huevos ECO). Pero la explotación de animales en sí, ya es 0% ecológico, por muy ecológicos que sean sus piensos y sus pastos.
  • Creo que el “producto ecológico” se ha prostituido cuando llegas al lineal de Lidl y encuentras multitud de productos ultraprocesados, etiquetados con el sello ECO. Es decir, es un negocio.
  • Creo que como consumidores tenemos mucho poder y debemos apoyar la producción ecológica. Pero exigiendo que se modifique el Reglamento, se aclaren conceptos y se cumpla lo que se propone. Que la verdadera agricultura (y ganadería) ecológica conlleve una mejora del medio ambiente y la salud y que no sea un únicamente un sello vendido al mejor postor.
  • Creo que no sé muy bien lo que creo, seguiré investigando.

 

Referencias:
www.cambridge.org
www.vitonica.com
–  Mi dieta Cojea, Aitor Sánchez
 British Journal of Nutrition
 www.scientiablog.com

¿Qué es eso del Batchcooking?

¿Qué es eso del Batchcooking?

Recibí una sugerencia para que hablara de Batchcooking, y aunque no sé si tengo mucha diferenciación que aportar a otros post ya escritos sobre este tema, si que tenía pensado contar como yo lo hago, pues para mi, sólo tiene aspectos positivos. En cuanto a recetas curiosas y espectaculares no creo que aporte mucho, pues no suelo dedicar mucho tiempo a la realización de cada una de ellas. Pero si que os voy a contar qué beneficios para la salud, ahorrativos y de reducción aporta este método .

El Batchcooking, no es más que cocinar por adelantado, y también en grandes cantidades para mejorar la alimentación, ahorrar dinero y ahorrar tiempo. ¿Y ese nombre tan raro? Es que mola más en instagram.

¿Cómo organizarse?
Yo tengo desde hace varios años un menú en el frigorífico, que os voy a confesar que ya casi no miro y que está cubierto de imanes, porque prefiero pensar el sábado qué quiero comer esa semana y hacer entonces la lista de la compra.

¿Qué vamos a comer esta semana?
En principio, el menú está preparado de esta forma, pero si el lunes me apetece lasaña en vez de cocido, se cambia y punto. Suelo consumir antes lo que pueda ponerse malo, pero excepto la sopa y la pizza, todo puede cambiarse.

Lunes: Cocido- Sopa
Martes: Lasaña de verduras- Crema de puerros
Miércoles: Albóndigas en salsa- Croquetas de setas y quinoa
Jueves: Tofu marinado con humus- Pizza
Viernes: Arroz caldoso

A parte, masa de pizza, bizcocho, humus, quinoa y coles de bruselas. Estos tres últimos, los utilizaremos de alimento comodín para acompañar por la mañana o por la noche cualquiera de las comidas si fuera poca cantidad.

Una vez hecho el menú, hago una lista de la compra basándome en qué tengo en el frigorífico y en la despensa. A parte de café y botes de legumbres cocidas, no suelo tener exceso de productos porque no me gusta nada tirar comida y no tengo espacio, así que suelo comprar, según lo vaya a necesitar esa semana. Lo mismo con las verduras y la fruta, aunque en este caso si que suelo comprar demás para hacer alguna ensalada que acompañe alguna comida y si veo que algo se va a poner malo, enseguida se hace una salsa de verduras o un smoothie con fruta. En casa se aprovecha tó.

Tengo la lista de la compra en el móvil, donde voy marcando lo que se va acabando y así no hay peligro de que se me olvide

Otra cosa importante es el momento de ir a hacer la compra, antes íbamos los lunes por la tarde-noche, por lo que ponerse a hacer varias comidas era imposible y siempre íbamos bastante pillados. Ahora vamos los sábados por la mañana. Aprovechamos la vuelta que damos a Nota y hacemos las diferentes compras que tengamos que hacer. Si lo de ir a hacer la compra no te mola nada, puedes hacerla por internet, eso sí, lo de reducir plástico en ese caso, olvídate.

¡Al lío!
Una vez hecha la compra, llega el momento de ponerse a cocinar. ¿Te gusta cocinar? ¡Genia! Vas a disfrutar de estas entre 2 y 3 horas cocinando diferentes platos. ¿No te gusta cocinar? También creo que tiene su parte positiva, pues aunque ahora estés unas 2 horas cocinando, ya no vuelves a tocar una sartén hasta el próximo Batchcooking.

En mi caso, no me suele gustar especialmente cocinar (aunque pueda parecer lo contrario), por lo que los platos son sencillos y están pensados para que cubran las necesidades alimentarias, jajaja.
También es cierto, que desde que preparamos estas comidas un día a la semana, lo que es el momento de ponerse a cocinar si que me gusta y cada vez más, pues se ha convertido en un momento en el que ponemos música; mientras algún plato se va cocinando, vamos organizando un poco la casa; tocamos la guitarra; vemos incluso algún capítulo de una serie mientras hacemos croquetas o simplemente hablamos, que con este ritmo de vida acelerado, momentos así, vienen fenomenal.
———————————————————————————————————————————————-
Consejillo de maruja*
~ Esto es trabajo en equipo, uno cuece, el otro va quitando platos de en medio y Nota se va comiendo lo que se cae al suelo
~ Lo de ir quitando trastos de en medio es importante, no agobiarse con la cantidad de cacharros que se ponen es algo a tener en cuenta
~ Yo tengo un tercer pinche en la cocina que se llama Thermomix y es súper aplicada
~ La pasta y el arroz no me gustan si se han cocido con anterioridad, por tanto esos platos los hago en el momento

¿Por qué mejoras la alimentación?
Aclaro que no soy nutricionista ni tengo ninguna formación en alimentación. Si lleváis una alimentación vegetariana o vegana, debéis leer bastante para realizar un menú que cubra todas las necesidades alimentarias. Si no sois veganos o vegetarianos, debéis leer mucho igualmente porque la pirámide alimenticia actual da mucha pena y no ofrece para nada, una dieta equilibrada. Y así he hecho yo, me he informado que es lo que debo tomar en cantidad y como repartirlo durante la semana para estar bien alimentada. Así, lo que veis en este menú es una gran cantidad de legumbres, verduras, grasas buenas (pues todo se cocina con aceite de oliva), cereales y frutas.
Por otro lado, haciendo una lista de la compra semanal y ciñéndote a ella, evitas la compra de guarrerías tipo: patatas fritas, comida precocinada, batidos, zumos y ese tipo de cosas.

Nada de bollería industrial, un bizcocho casero y hecho en un momento

¿Por qué ahorras dinero?
Todo está relacionado y como he dicho antes, tener una lista de la compra planificada te ayuda a no comprar por impulso y caer en las redes de platos precocinados que bajo cartelitos de “bajo en grasas” o algún envoltorio verde o dibujito de una hoja, te hacen pensar que no están tan mal y que por un día… Si lo compras (que yo lo compro también a veces), asumamos lo que nos estamos metiendo pa´ el cuerpo y dejemos de engañarnos; y asumamos también que ese tipo de comida no es nada barata.
Por otro lado, la planificación de comidas, ayuda también a reducir el coste de la factura de la luz si una vez que enciendes el horno para cocinar, aprovechas y realizas varios platos que luego puedes ir comiendo a lo largo de la semana.

Estos productos es de lo mejor que vas a encontrar y son mucho más baratos que una hamburguesa precocinada

———————————————————————————————————————————————-Consejillo de maruja*
~ Aprovecha la cocción de algún alimento para preparar alguna verdura al vapor
~ Aprovecha que pones el horno para hacer verduras asadas y tomarlas de snack en ese mismo momento
~ Pon dos platos a cocinar a la vez en el horno si es posible, por ejemplo el bizcocho y la lasaña

¿Por que ahorras tiempo?
Esto os puede parecer menos palpable, ya que destinas gran parte de la mañana o la tarde de un día festivo en el que podrías realizar muchas cosas, a cocinar. Como ya he dicho antes, mientras cocinas, puedes estar haciendo otras muchas cosas, pues mientras algo cuece, no tienes que estar mirando como hierve el agua.
Además, otra de las características del batchcooking es cocinar en grandes cantidades, pero siempre cumpliendo una regla, que se pueda congelar. Es decir, puedes hacer gran cantidad de masa para croquetas, gran cantidad de caldo o de crema de verduras y ya es algo que no tendrás que cocinar la semana que viene.
Para nosotros, llegar a casa por la noche después de sacar a Nota y tener que hacer la cena y la comida del día siguiente era un rollo.. La hora de la cena se atrasaba hasta las once, con lo que al final me iba a dormir súper tarde. Ahora he ganado en calidad de vida porque como muy tarde estamos cenando a las 22.00h (que ya me parece tarde) e intento estar leyendo en la cama a las 23.30h.. imaginaos los horarios de antes… Ahora simplemente es, ¡llegar y calentar la comida!
———————————————————————————————————————————————-
Consejillo de maruja*
~ La comida calentada en el cazo de toda la vida sabe mejor y conserva más sus propiedades que en el microondas
~ Intenta congelar o guardar las comidas en tapers de cristal, no traspasan sabores y se conservan mejor
~ Deja los platos complicados o experimentales para otro cuando no tengas que hacer varias comidas

Y a parte, y para mi importante, ¿Por qué ahorras plástico y exceso de basura?
Como ya he insistido en otras ocasiones, por la planificación. Si vas un lunes por la tarde a hacer la compra al súper de siempre, casi a última hora y sin planificar, lo de reducir plástico va a ser una tarea casi imposible. Planifica donde puedes encontrar cada tipo de producto, e intenta aunque tengas que dar más viajes, comprar cada uno en su sitio. Además, no es que vayas a tener que ir todas las semanas a todos esos sitios, ya que de algunos puedes hacer compras más a lo grande. Yo los tengo divididos en cinco/seis grupos más o menos:
Súper: donde hago la compra general y compro las cosas que aún sigo en plástico tipo leche, aceite, huevos, hamburguesas veganas, tofu, pasta, galletas, yogures, café, legumbres en bote…
Frutería: fruta y verdura.
Panadería: donde compro un pan grande hecho rebanadas para desayuno y unas barras que yo troceo y congelo para sacar si quiero acompañar alguna comida. Aquí a veces también compro galletas o bizcocho.
Tienda de producto a granel: donde una vez al mes mas o menos, compro arroces, harinas, cacao, frutos secos, cereales, tés…
Droguería a granel: añadida recientemente a este grupo donde compro detergente para lavadora y para platos y algún producto de limpieza.
Tienda ECO: cualquier tienda donde suelo acudir a comprar productos de higiene tipo champú sólido o pastillas de jabón, cepillos de dientes de bambú..
Como os decía, estos tres últimos grupos de tiendas, acudo como mucho 1 vez al mes, ya que son productos que duran muchísimo.
Si planificas la compra en este tipo de tiendas y compras a granel alubias, arroz y productos de este tipo, puedes incluir en tu menú unas hamburguesas de alubias para chuparse los dedos, y habrás eliminado un producto procesado y envasado de tu lista, con lo que estarás mejorando tu alimentación y ahorrando considerablemente. Como veis, el batchcooking también aspectos muy positivos y está relacionado con la reducción del plástico si te lo propones.

Compra a granel


Consejillo*
~ El batchcooking facilita generar únicamente basura orgánica y que lo puedas depositar en un contenedor destinado a hacer compost (en Madrid llevan un tiempo pero ninguno por mi zona)
~ Intenta disfrutar de estos momentos, ir a la compra, comprar en negocio local, hablar con quién te atiende, intenta relajarte haciendo un plato, y disfruta cuando te lo comas.

Cocido calentito

Tofu marinado de La Gloria Vegana

¿Organizáis los menús de la semana de alguna forma? ¿Planificáis las compras o improvisáis según pasáis por los pasillos? ¿Recurres a la pasta cuando no tienes nada que comer? ¿Te animas a planificar tu semana por todas estas razones?

 

Boquerones de calabacín en vinagre

Boquerones de calabacín en vinagre

Necesitamos:

  • Medio calabacín
  • 3 dientes de ajo
  • Vinagre de manzana
  • Perejil fresco

Pelamos el calabacín y lo hacemos tiras (ni muy gordas ni muy finas) con un pelador de verduras, imitando el aspecto de un boquerón. Puedes cocerlo un minuto, yo lo he hecho crudo y estaba rico y no estaba duro. Mezclamos un vaso de agua y medio vaso de vinagre en un recipiente hondo, y metemos las tiras de calabacín y las dejamos reposar entre 6 horas y toda la noche. Una vez pasado este tiempo, escurrimos bien y picamos los ajos, el perejil, sal y lo mezclamos con bastante aceite, la cantidad suficiente para que cubran los calabices. Dejamos reposar unas dos horas.Acompañar con patatas y una cerveza.

Recetas navideñas sin animales

Recetas navideñas sin animales

Me estoy adelantando bastante a la Navidad, pero para poder planificar bien y no tener que improvisar (es ahí donde mayores errores cometemos en cuanto a plástico y compras sin control), cuanto antes tengamos ideas, antes les daremos nuestro toque personal, las compartiremos y podremos llevarlas a la práctica.

No sé si a vosotros os toca cocinar en Navidad.. a mi normalmente me toca echar una mano.. pero nunca he tenido que hacer una comida o cena completa de día navideño.. Como me da, que este año quizás es diferente, he planeado tres menús diferentes sin animales, sencillos, baratos y riquísimos para estar preparada y que no me planten el típico solomillo y pasarme la noche comiendo entrantes.
Como comprenderéis, no puedo cocinar todos los platos, hacerles fotos y publicarlas antes de Navidad, así que os dejo foto de lo que me ha dado tiempo (las otras son de Pinterest) y las iré cambiando poco a poco, aunque os dejo todas las recetas desarrolladas abajo.

Objetivo de estos menús navideños:

  1. Sin animales: si yo cocino, cocino lo que yo me vaya a comer. Otros años no lo he hecho así e incluso por no hacer un feo a quien hizo la comida, he acabado comiendo algún trozo de pescado.. pues este año no. Las recetas no son veganas, pues si utilizo leche, huevos o queso.
  2. Sin excesos: y sin excesos me refiero principalmente a la preparación de comida como si no hubiera mañana. ¿Qué nos pasa en Navidad? Todos los acontecimientos navideños están rodeados de excesos sin sentido en la comida, los regalos, la decoración.. Si somos cinco, cocinaré para cinco y no para cincuenta. El “para mañana” no me sirve, porque mañana habrá otra comida, y se irá guardando en el frigo hasta que se pone malo y se tira. Y no, en mi casa no se tira nada.
  3. Sin estrés: que algunos estamos de vacaciones y hay que disfrutarlas y no estresarse pensando que vamos a comer y que no.. Parece la típica frase de postal navideña pero es cierto, disfruta más de la gente que te rodea en esas fechas y no te preocupes tanto de que el menú sea diferente al del resto del año.
  4. Sin basura: emmm, bueno, mejor, intentando generar la menor cantidad de basura posible. ¿Cómo?
    – No utilizar productos desechables como manteles, servilletas, platos, cubiertos…
    – No comprar turrones, polvorones o bombones envasados individualmente. Si los encontramos a granel, ¡genial!, y sino, intentemos comprarlos con la menor cantidad de plástico envolvente.
    – No comprar decoración que utilizaremos para una sola noche. Podemos reusar decoración de otros años, decorar con ramas y maderitas recogidas en el campo.
    – No tirar comida, y para ello, planifica y no te dejes llevar por el mal espíritu navideño de todo a lo grande.
  5. Con mucho bonitismo y reutilización: A mi personalmente, me gusta poner una mesa diferente a la de todos los días y como suelo pasar la Navidad en casa, utilizo los manteles o la vajilla de mis abuelos, con la cristalería que adorna los muebles del salón y un montón de cosas más que sólo se usan de año en año. Y si no los sacara yo en Navidad, no se usarían nunca, así que lío un jari que luego me toca recoger… pero no me importa, las cosas están para usarlas. Ya os enseñaré algunas fotillos por Instagram. Los manteles de las fotos de más abajo, los hizo mi abuela y son míos (son de mi dote, jajaja) y si no hubiera que plancharlos, los utilizaría diariamente.

 

1º Menú:

Entrantes:

– Humus de remolacha

Fuente: Pintarest

– Palitos de berenjena rebozada con miel

Primero: Sopa de cebolla

Segundo: Pimientos de piquillo rellenos de setas

Fuente: Pintarest

Postre: Tarta de queso

Fuente: Pintarest

2º Menú:

Entrantes:
– Champiñones rellenos de guacamole

Fuente: Pintarest

– Tzatziki griego

Primero: Crema de calabaza con jengibre y crujiente de patata (o mix de semillas y frutos secos)

Segundo: Quiche de espinacas con queso de cabra, pasas y piñones

Fuente: Pintarest

Postre: Sorbete de mango y yogurt griego

3º Menú:

Entrantes: 
– Vasito de crema de castañas

Fuente: Pinterest

– Sushi de pan de molde con queso, rúcula y pasas

Fuente: Pinterest

– Croquetas de puerro y manzana

Plato único: Tomates rellenos de arroz con cúrcuma

Fuente: Pintarest

Postre: Trufas de chocolate

Recetas

  • Humus de remolacha: un bote de garbanzos cocidos, 200g de remolacha, 2 ajos, zumo de medio limón, cucharadite de tahine si tenéis y sino aceite de oliva, cucharadita de comino y un poquito de sal. Pasamos todo por la batidora y servir frío acompañado de tostas de pan.
  • Palitos de berenjena rebozada con miel: partimos la berenjena en palitos no muy finos. La pasamos por huevo (o leche vegetal para veganizar la receta) y pasamos por harina o avena. Freímos en aceite muy caliente. Acompañamos los palitos con miel o
  • Sopa de cebolla: Para 4 personas: necesitamos 3 cebollas grandes y dulces partidas en trocitos muy pequeños. Rehogamos en la sartén hasta que estén doraditas. Añadimos 800dl de agua, 200 dl de vino blanco, 20g de harina, una cucharadita de preparado de caldo de verduras, una pizca de pimineta y un chorro de aceite de oliva. Cocemos durante 20 minutos. Decoramos con trozos de pan tostado y queso por encima.
  • Pimientos de piquillo rellenos de setas: Para 4 personas: 250g de setas, 1 cebolla, 1 puerro, 2 ajos. Sofreímos las verduras picadas bien finitas y cuando estén doradas les agregamos las setas cortadas. Añadimos 1 cucharada de harina y removemos bien para que no queden grumos. Cuando esté bien removido, añadimos un poquito de leche hasta que quede una pasta cremosa. Dejamos reposar la pasta para que endurezca un poco y rellenamos los pimientos.
  • Tarta de queso:
  • Champiñones rellenos de guacamole: quitamos el tallo de los champiñones y los lavamos muy bien. Los ponemos en el horno unos 15 minutos a 180º. Mientras se hacen los champiñones, hacemos el guacamole: picamos muy finito un tomate, media cebolla y un ajo y reservamos. Aplastamos 2 aguacates con un tenedor (a mi me gusta mas la textura aplastado con tenedor) y mezclamos con lo que tenemos reservado. Añadimos unas hojas de cilantro, un poquito de zumo de limón, pimienta y sal. Rellenamos los champiñones con el guacamole y dejamos enfriar.
  • Tzatziki griego: Rallamos un pepino hasta que quede más o menos un pasta y reservamos. Batimos dos yogures griegos y mezclamos. Echamos un poquito de limón, sal y pimienta, y si tenéis, menta.
  • Crema de calabaza con jengibre: para 4 personas, ponemos a cocer 500g de calabaza, 4 zanahorias, una cebolla y 50g de jengibre. Añadimos a la mezcla una cucharadita de caldo de verduras, un chorro de aceite de oliva y una pizca de pimienta. Batimos todo y adornamos con mezcla de semillas.
  • Quiche de espinacas con queso de cabra: si eres cocinitas, puedes hacer la masa quebrada también, yo la he comprado, con su plástico. Cubrimos un plato para horno con la masa, pinchamos con un tenedor el fondo unas cuentas veces y ponemos unas rodajas de queso de cabra. Lo metemos en el horno unos 10 minutos. Para hacer el relleno, mezclamos 4 huevos, un brick pequeño de nata de arroz (puedes utilizar nata de cocinar, pero esta me parece menos pesada), 100ml de leche, un poco de pimienta y sal y reservamos. Sofreímos una cebolla con las espinacas (no las encuentro frescas sin plástico, así que una bolsa de espinacas congeladas o frescas de bolsa, unos 200g). Mezclamos con lo reservado y añadimos unos piñones y unas pasas al gusto. Echamos en el molde y ponemos queso por encima para que se dore y quede crujiente unos 30 minutos. Pinchamos con un cuchillo para ver si está cuajado. Si eres muy gocho del queso, como yo, puedes echar en la mezcla, queso rallado como Brie, Emmental o más queso de cabra.
  • Sorbete de mango: más sencillo no puede ser. Batimos la pulpa del mando, batimos el yogur griego. Ponemos en una copa o un cuenco el yogurt abajo y el mango arriba y adornamos con una hoja de menta.
  • Crema de castañas: ponemos los 300g de castañas en remojo (si no se pelan bien, las calentamos en el horno), pelamos y las cocemos junto con 100g de champiñones o setas. Añadimos una cucharadita de caldo de verduras y una pizca de pimienta. Añadimos un chorrito de vino dulce y si queda muy espeso, podemos rebajarlo con agua o con leche. Adornamos con unas láminas de tostadas de champiñón.
  • Sushi de pan de molde con queso, rúcula y pasas:  aperitivo muy muy muy sencillo. Aplastamos con un rodillo una rebanada de pan bimbo. Para hacer la crema, puedes utilizar queso cremoso (tipo Philadelphia), al que añadiremos rúcula bien picada y pasas. Cubrimos la rebanada de pan con una capa de la crema de queso y enrrollamos haciendo un rulito. Cubrimos el rollito con papel de horno, film transparente o un wrap para que coja bien la forma redonda y lo metemos en el frigo. Un poco antes de servirlos, los sacamos y los cortamos en rodajas.
  • Croquetas de puerro y manzana: para muchísimas croquetas. Necesitamos tres puerros, una cebolla y dos manzanas. Picamos todo muy muy finito y lo pasamos por la sartén hasta que esté bien dorado. Reservamos. Hacemos bechamel, que yo la hago con thermomix porque sino, no me sale, así que ponemos unos 30g de aceite y cuando esté caliente, añadimos 70g de harina, movemos bien y vamos añadiendo la leche (500ml), vamos moviendo para que no queden grumos y como quedarán lo pasamos por la batidora. Añadimos un poquito de sal, pimineta y nuez moscada. Cuando la bechamel esté hecha, mezclamos con lo reservado y movemos bien hasta que quede una pasta. Dejamos un día entero en el frigo para que endurezca. Y ahora ya viene lo peor de hacer croquetas, hacer una bola, pasarla por huevo o directamente por pan rallado y a la sartén con el aceite muy caliente.
  • Tomates rellenos de arroz con cúrcuma: cortamos la parte superior de los tomates y les quitamos la pulpa reservándola. Cocemos el arroz y reservamos. Picamos cebolla, pimiento verde y zanahora en trozos muy pequeños y salteamos hasta que esté bien doradito añadiendo también lapulpa reservada. Añadimos nata para cocinar o la nata de arroz a las verduras junto con la cúrcuma, pimienta y curry, removemos bien. Añadimos el arroz y removemos. Ajustamos la espesura que queremos añadiendo más nata. Rellenamos los tomates y tapamos con la parte de arriba del tomate o podemos añadir una loncha de queso, e introducimos en el horno unos 15 minutos a 180º.
  • Trufas: Se deshacen 400g de chocolate negro (a poder ser sin aceite de palma) en un poco de agua a fuego muy lento y añadimos una lata de leche condensada (hay leche condensada de soja para recetas veganas), una copita de coñac y dos yemas de huevo. Se tritura todo y se guarda en el frigo hasta que está muy frío. Hacemos bolitas y las pasamos por cacao o por fideos de choco.

¿Os parecen recetas sencillas y fáciles de llevar a cabo? ¿Qué otras recetas proponéis y cuáles soléis preparar? ¿Hay alguna receta tradicional en vuestras familias? ¿Os juntáis muchos y al final sobra mucha comida por los excesos? ¡Contadme!

 

Heura, que la alimentación construya, no destruya

Heura, que la alimentación construya, no destruya

¡Cuántas ganas tenía de probar y hablar de Heura!

Heura son estos bocaditos que se parecen tanto al pollo. Seguro que los habéis visto por fotos a través de Instagram… y yo estaba deseando probarlos. Os aseguro que sabe a pollo (o por lo menos el recuerdo que yo tengo del sabor a pollo), está muy rico y la textura es espectacular.

Se obtienen de la soja, a través de un proceso de cambios de presión y temperatura, con los que se consigue esa textura tan fibrosa que no requiere emulsionantes o aditivos.

¿Y la soja? Es una legumbre (increíble, pero me acabo de enterar) que contiene muchas proteínas, fibra y hierro. También vitaminas, minerales y casi no contiene grasas saturadas. Además, esta soja, proviene de cultivos que no incentivan la deforestación. ¡Bien!

Bueno, ya os he hablado de Heura y sus propiedades. ¿De dónde ha salido? Foods for Tomorrow es una start-up barcelonesa fundada por Marc Coloma, quien preocupado por temas animales y ambientales, decidió crear Heura, para aportar alimentos sostenibles y riquísimos.

Os animo a que visitéis la página y os informéis de los tipo de Heura, sus valores, sus ingredientes y donde podéis encontrarlos.

Foods for Tomorrow

 

Kgs de cereales y legumbres necesarios para producir 1kg de producto final

Proteínas vegetales vs. Proteínas animales

Y sin más, os dejo la receta de los Tacos que he preparado y que han estado de rechupete 🙂

¡Venga esos tacos!

Base de pimientos, después tomate y finalmente Heura

¡Increíble el sabor!

Necesitamos:

  • 1 caja de Heura Tacos
  • 1 pimiento verde, uno rojo, uno amarillo
  • 2 tomates
  • 1 cebolla pequeña

Picamos el tomate. Picamos la cebolla y hacemos tiras los pimientos. Sofreímos la cebolla con los 3 tipos de pimientos hasta que quede doradito. Pasamos por la sartén los bocaditos de Heura y los servimos por separado para que cada uno se eche lo que quiera. Si lo acompañas con un guacamole casero.. ¡triunfas!

¿Los habéis probado? ¿Qué os han parecido? ¿Conocéis algún otro producto vegetal que sustituya la carne? ¡Contadme! 🙂

**Quiero aclarar, para este post, pasados y futuros, que los productos que comento, los comparto porque me han gustado y creo que merecen difusión. En el momento que haya una promoción o colaboración, lo diré y os compartiré mi opinión sincera, me haya gustado o no 🙂 **

Arroz caldoso

Arroz caldoso

 

Necesitamos:

  • Arroz
  • Pimiento
  • Calabacín
  • Zanahoria
  • Tomate
  • Ajo

 

Partir en trocitos pequeños varias zanahorias, calabacín y un pimiento rojo. Reservar unos trocitos para cocerlos con el arroz. Los otros trozos, rehogarlos con un ajo y varios tomates y triturar. Echar el arroz y los trocitos de verdura apartados junto con el agua para cocer y esperar a que el arroz esté al gusto. Listo.
En este caso, tenía unos champiñones que se iban a poner malos y también se los eché.
¿Qué necesidad hay de echar un hueso de pollo o trozo de pollo para dar sabor? ¿Qué más sabor necesitas con todas estas verduras?

Página 1 de 41234

Pin It on Pinterest