Fabada

Fabada

 

Necesitamos:

  • Alubias (yo las hago con alubias ya cocidas)
  • Calabaza
  • Calabacín
  • Cebolla
  • Concentrado de caldo de verduras
  • Pimentón

Pochar la cebolla cortada muy finita. Cortar las verduras en daditos pequeños y rehogarlos con un poquito de aceite. Después, ponerlos a concer con agua, una cucharadita de concentrado de caldo y pimentón. Cuando la verdura esté lista, añadir las alubias. Fin

Tiempo de preparación: 30 min (pero mientras cuecen las verduras, no tienes que estar mirándolas, así que menos tiempo).

Guiso de carne (seitán)

Guiso de carne (seitán)

 

Necesitamos:

  • Pimiento rojo
  • Zanahoria
  • Patata
  • Cebolla
  • Pimiento verde
  • Seitán

Cortamos las verduras en trozos no muy pequeños y rohogamos con un ajo y aceite de oliva hasta que estén doraditas. Echamos un poquito de agua para hacer caldo y añadimos el seitán, previamente hecho a la plancha.
Podemos acompañar con patatas fritas, o patatas cocidas que acompañen al guiso. Fácil.

A Frida le gustan mis helados

A Frida le gustan mis helados

Hoy os traigo un post freshhhhquísimo para alegrar estos días tan calurosos (no puedo con tanto calor, saca lo peor de mi). Ah, y antes de empezar quiero aclarar que no soy nutricionista ni nada por el estilo, que me he informado para contaros lo que os voy a contar, y que si en algo meto la pata, ¡si me queréis, decirme!

Hasta hace dos años, mi helado favorito era el Nestlé Gold de chocolate (ains… lo echo un poquito de menos..), pero lo abandoné definitivamente porque lleva aceite de palma, por la gran cantidad de azúcar que debe llevar eso y por el envase. Me puse a buscar opciones y encontré polos en los que leía, “con zumo natural de frutas” (¿quién no conoce los fantasmitas o se los ha dado a sus hijos ya que piensa que son “menos malos”) y eso me llevó a pensar, (a parte de, pues me los haré yo); ¿es lo mismo tomar una pieza de fruta que tomar zumo de frutas?

Pues no, no es lo mismo. Y podéis pensar, ¿¿pero como es posible?? Resulta que cuando sólo tomas el zumo de una pieza de fruta, tomas muchas más calorías, menos fibra y te sacias menos, por lo que es probable que acabes tomando más. Os pongo el ejemplo más conocido por todos: el zumo de naranja por la mañana: normalmente no haces zumo de una naranja únicamente, sueles utilizar 2 o 3, por lo que en un vaso tienes unas 110 kal, 0,5g de fibra, y poca saciedad. Sin embargo, al tomar una naranja entera tomas, unas 75 kal, 3,5 gr de fibra y es más saciante. Conclusión, que esos polos “zumo de fruta natural” no nos están aportando los beneficios de tomar una pieza de fruta, sino que nos están aportando demasiada azúcar, y a parte, la que le pongan extra.

Entonces, ¿en vez de tomar la fruta licuada (mira que somos vagos masticando, yo la primera), es mejor que tome fruta batida, o como lo llaman ahora, un smoothie? El smoothie es mejor que un zumo, pero la opción de la pieza de fruta entera, sigue ganando ya que cuando trituramos la fruta, aumenta la oxidación y se pierden nutrientes y no nos saciamos, bebiendo más de lo necesario. Están muy de moda estos batidos para dietas, para limpiar el cuerpo por dentro o para sustituir a los refrescos en algunos establecimientos. Los prefiero a una Coca Cola, pero sepamos lo que compramos (¡¡y lo que pagamos!!), qué beneficios tienen y qué no.

Por tanto, estos polos no sustituyen a la fruta que debemos tomar diariamente (ohhhhh), y debemos tomarlos con moderación, ya que, aunque sea toda la pieza triturada, como hemos visto antes, al no saciarnos por no masticar, podemos comer más de lo necesario e incluir demasiada fructosa en nuestros cuerpecitos.

Las recetas que he hecho son muuuuy sencillas, pero es que son las que no me da pereza hacer, es fácil encontrar los ingredientes, no llevan azúcar extra y no genero residuos.

Fruta “básica” comprada a granel

Recetas

Todos siguen el mismo proceso: mezcla de frutas, batidora y congelador. Si te sientes creativo, puedes reservar unos trozos sin triturar y ponerlos en el molde. Y también, si quieres de dos pisos, primero echas un poco en el molde, congelas un rato, y después echas el otro sabor y vuelta al congelador.

  • Sandía y kiwi es el que más me ha gustado. El toque ácido del kiwi, ¡me chifla!
  • Sandía y plátano (con un poquito de zumo de naranja, más rico aún)
  • Zumo de limón y hierbabuena (es como un polo de mojito, lo que no conseguí es que las hojas se repartieran por todo el polo).
  • Kiwi y melocotón
  • Sólo sandía, sólo melocotón, sólo kiwi
  • Mango y piña (más exótico y muy rico)

¡Espero que los disfrutéis! ¿Tenéis otras combinaciones de frutas para recomendar? ó ¿Recomendaciones de Smoothies para tomar de vez en cuando? A mi me gustan de verduras como espinacas, lima, apio y manzana. ¡Muuuuuy rico!

Mix de polos

Tengo estos moldes desde hace años, he visto unos de silicona geniales.. a ver si los encuentro

¡Muy ricos! Pero con moderación..

Bebo más café que Lorelai Gilmore

Bebo más café que Lorelai Gilmore

¿Cómo? ¿Qué no sabes quién es Lorelai Gilmore? Es una de las protagonistas de Gilmore Girls, una serie que me encanta y que suelo ver todos los inviernos. Yo soy así, me gusta algo y lo veo y lo veo hasta que termino oidándolo. Con esta serie aún no me ha pasado.. El caso es que Lorelai y su hija Rory, se pasan las 7 temporadas de la serie en el Café de Luke bebiendo café (también pasan muchas otras cosas que no vienen a cuento ahora). Y yo me pregunto, ¿beberían café de comercio justo? Pues no lo creo… quizás nunca se lo habían planteado.

El día 13 de mayo fue el Dia Mundial del Comercio Justo, seguro que ya lo sabéis porque ha sido un tema recurrente en IG y otros blogs.. pero es que ya tenía pensado hablar del tema por mi adicción al café (algo que está mejorando), y sin querer repetir en temas o que se solapen, voy a incidir en él.

Ya sabemos, porque lo hemos hablado y ocurre en muchos ámbitos, que los productores de muchos productos, no reciben lo que merecen o lo que vale el producto cuando lo venden. Llega un empresario a varios productores y les ofrece un precio muuuuuy por debajo de lo que vale el producto, y a muchos productores no les queda otro remedio que aceptarlo porque sino ese empresario se irá a otro productor.. (los empresarios malos claro, que hay otros que no lo son).

¿Por qué he elegido hablar del café? Porque es el producto que más se exporta después del petróleo y porque nosotros en casa (que somos dos), lo consumimos bastante. Practicamente, es mi primer pensamiento por la mañana.

El café es un producto que requiere mucho trabajo para su producción y genera pocas ganacias. Además, en países del sur de latinoamérica es una de las principales fuentes económicas para muchas familias y su precio ha estado subiendo y bajando en función de diferentes acuerdos (acuerdos que no solían tener en cuenta a los agricultores del café). En 2001 hubo una fuerte crisis y el precio del café bajó tanto que muchas personas perdienron sus trabajos, más de 100 millones de personas se vieron afectadas. En 2009 se estabilizó de nuevo el precio del café, pero depender de las demandas o del medio ambiente, hace que el precio baje y suba casi constantemente.

¿Qué ocurre con los productos que llevan el sello de Comercio Justo o Fairtrade? Pues ocurre que no sólo reciben un precio justo de lo que vale el producto sino que reciben un dinero adicional para que lo puedan invertir y haya un mayor desarrollo de la comunidad, social y ambientalmente.

Los productos Fairtrade garantizan un precio mínimo (independiente de la demanda o las condiciones ambientales) y relaciones comerciales a largo plazo. Con las ganancias, se invierte en aumentar la producción, que sea de mayor calidad o con productos ecológicos y también se invierte en la comunidad, creando escuelas o centros médicos.

¿Podemos comprar todo ecológico? ¿Podemos comprar todo sostenible? ¿Podemos comprar todo de Comercio Justo? ¿Podemos comprar todo sin plástico? Pues ya sabemos que no, por cuestiones económicas o por razones de cercanía o inexistencia de tiendas que lo vendan. Yo desde luego, por ambas razones no puedo, pero hay productos que por sus características intrínsecas como en el caso del café, merece la pena hacer un esfuerzo. Cuando voy a hacer la compra en el super habitual, no tienen café de Comercio Justo, lo compro ecológico, pero si lo veo por otro lado, aprovecho para comprarlo y es sólo 1 euro más caro. Me lo quito de una caña… o no. En fin, que lo importante es conocer como se producen las materias, de donde viene lo que consumimos y quién y en qué condiciones lo ha hecho, y luego elegir.

¿Consumes productos de Comercio Justo? ¿Cuáles? ¿Conocías a las Chicas Gilmore? ¿También eres adict@ al café?

 

 

Rulitos de viento

Rulitos de viento

Necesitamos:

  • Mortadela vegana en lonchas
  • Salchichas de tofu
  • Patatas
  • Pan rallado
  • para empanar, si eres vegano la opción que utilices para sustituir el huevo como leche vegetal u otro tipo de harina mezclada con agua. Si no eres vegano, huevo.

Cocemos las patatas, las aplastamos con un poquito de aceite de oliva y sal y hacemos puré, podemos echar leche para dar más cremosidad pero no tiene que quedar muy líquido. Pasamos las salchichas por la sartén y reservamos.
Ponemos en un plato la loncha de mortadela vegana, encima ponemos una fina capa de puré de patata y encima hacia un extremo la salchicha. Enrollamos y fijamos los extremos con un palillo.
Finalmente, pasamos el rulito por huevo o la opción vegana y por el pan rallado y freímos en el aceite muy caliente sólo lo justo para que se dore el pan. Puedes acompañar con un montoncito de puré de patata.

Página 2 de 41234

Pin It on Pinterest