Ideas para no volverse loco con los regalos de Navidad

Ideas para no volverse loco con los regalos de Navidad

El año pasado, que por estas fechas ya me había planteado muchas cosas en relación a reducir residuos, plásticos, basura, ropa, y cosas en general, tuvo su colofón el día de Reyes, cuando confirmé, que el tema regalos se nos había ido de las manos por completo (niños y no tan niños abriendo regalos sin apreciar el regalo que ya habían abierto, comentarios de “aún no han jugado con cosas que les trajeron el año pasado”, y una vez abiertos todos los regalos, frases como “pues no me han traído no se qué, me lo traerán en casa del tio/abuela/amigo/vecino/ocualquierotracasaqueaúnmequedaporvisitar”. Propuse en mi familia hacer el amigo invisible para que los niños y los que quisieran participar, aprendieran el valor de las cosas, se preocuparan por pensar que le podría gustar a la persona que tuvieran que regalar, que costearan el regalo de su hucha, que hicieran alguna manualidad para acompañar el regalo.. en fin, que no se limitaran a contar cuantos regalos habían recibido en comparación con el año anterior y que la experiencia de recibir un regalo y no diez, se convirtiera en algo positivo y que quisieran repetirlo cada año, no por el regalo, sino por todo lo que lo habría rodeado. Pensé que podía ser una buena opción para los niños y los padres, y asombrosamente, a quien no gustó la idea fue a los mayores… pues ¡ala! Un regalo que me ahorro este año.

Aún así, la Navidad es un época que siempre me ha gustado, y que queréis que os diga, yo al igual que muchas personas, la sigo asociando a compras de regalos y a comer. Y aunque eso está cambiando y haya decidido no participar en la compra indiscriminada, compulsiva y a la carta de algunos regalos, si que participo en algún amigo invisible y haré algunos regalos porque me apetece.

Antes de empezar con la selección de regalos en sí mismos, nos debemos plantear unas cosillas:

a. Adiós regalos por compromiso. La vecina, la tia del pueblo, el sobrino no se cual… pufff. Quizás la primera vez cuesta.. pero después, seguro que es positivo para ambos. Un regalo tiene que salir de un deseo, no de una obligación.
b. No regales animales (y tan animal es un perro, como un hamster, como una tortuga, pájaro…)
c. Haz una lista y establece un presupuesto. Incluso marcaría un tope por persona y uno general. De aquí no me paso y no voy comprando las chorradas que voy viendo.
d. ¿Qué quiero/puedo hacer yo? ¿Qué quiero comprar? 
e. Pregunta que es lo que le gustaría. ¿¡Y la sorpresa!? ?¡Y la emoción de abrir un regalo sin saber lo que es!? Uy, sí, menuda sorpresa y emoción cuando abro mi tercer monedero en un año.. ¿quién puede pensar que tengo tanto dinero para guardar?
f. Indica que es lo que te gustaría y donde pueden encontrarlo. Facilita la tarea de ser regalado. Si sabes que por mucho que digas, “no quiero nada”, te van a regalar, ponlo fácil: quiero tal y lo puedes encontrar en tal sitio.

Y en esas me encontraba, pensando que puedo regalar que vaya con mi filosofía de vida y que pueda agradar tanto a quien la vive y la comparte como a quien no. Os dejo aquí una lista de regalos por si estáis en mi misma situación, y os doy alguna idea.

  1. Libros. Lo sé, me repito mucho, pero os aguantáis porque es un regalo ideal para cualquier edad. Insisto en comprar en librerías de tu barrio y no acudir a Amazon por muy cómodo que sea. O se pueden comprar libros de segunda mano (algo más complicado si quieres regalar nuevas publicaciones). Desde hace tiempo, mis regalos libriles tienen mensaje y los adapto a diferentes edades.
  • Feminismo desde que son pequeños, y son libros para él y para ella, es decir, para elle. Ya os he hablado en algún momento de la Colección Pequeña y Grande: para descubrir quienes eran y que lograron algunas de las grandes mujeres de la historia. La última incorporación ha sido la de Gloria Fuertes para celebrar el centenario de su nacimiento. ¿Quién no ha leído sus poemas?

Si los niñes, son un poquito más mayores, El Libro de Gloria Fuertes para niñas y niños, de Blackie Books, donde encontraréis sus poemas de toda la vida, cartas que se escribía con los niños y fotos hasta ahora no publicadas, es ideal (ideal de la muerte).

Y por último, para adultos, El Libro de Gloria Fuertes, Antología de Poemas y vida, también de Blackie Books. Y diréis, ¿qué te ha dado a ti ahora con Gloria Fuertes?

“En las noches claras,
resuelvo el problema de la soledad del ser.
Invito a la luna, y con mi sombra somos tres”.

Gloria Fuertes no fue solo la poeta de los niños, fue una persona comprometida, feminista, pacifista, que en una época franquista, mostraba abiertamente su apoyo a los marginados por el sistema (como mujeres o gays).  Es por eso, que esta mujer, luchadora y adelantada a su tiempo, debe conocerse por gentes de todas las edades. 🙂

  • Defensa animal para niños: nuevas incorporaciones (pues ya os he hablado en otros post de Defensa animal y Salvemos a los animales). “El viaje de Victoria”, cuenta la historia del rescate de un pony que es maltratado por un feriante (vamos, real como la vida misma). “Samuel y el santuario de animales”, la historia real de Samuel, un ternerito rescatado de la industria láctea. “Jacob, el cerdito valiente de Campodrón”, cuenta la historia de una niña que hace todo lo posible por salvar a los cerditos que iban a morir. Los podéis encontrar en la web de Santuario Gaia.

Y por último, y ya paro con los libros, dos recomendaciones para adultos. “Comer animales” de Jonathan Safran. Es un libro que me ha gustado mucho para leer y para regalar, ya que aborda todos los aspectos en torno a este problema: salud, medioambiente y concienciación animal.. (que discutes/hablas con alguien y te salta con diferentes argumentos, este libro tiene las respuestas para cada uno de ellos). “La conciencia” de Gene Stone y Jon Doyle. Problema (para mi y muchas personas) que no lo he encontrado en español, así que a saber que he entendido.. jajaja, pero en general, trata de que los animales ganan conciencia y se levantan contra los humanos. (parda de mi que no sé inglés).

2. Experiencias: seguro que habéis escuchado la frase de “regala experiencias, no cosas”. Pues, aunque estoy totalmente de acuerdo con la idea, no me parece fácil a veces. No me quiero limitar a regalar la típica cajita de “recibe un masaje” o “tómate unas cañas”, ya que si regalo una experiencia, quiero que esa persona la disfrute conmigo. Y aquí entra también un concepto muy importante: mi regalo conlleva dedicarte tiempo, un tiempo de calidad en el que hagamos algo juntos y en el que te prometo no miraré el móvil (¡palabrita!). Todas estas experiencias valen para niños y niños grandes:

  • Talleres de cocina (aprender a hacer risottos, sushi, pan, postres, comidas especiales.. de todo). Si eres cocinitas y crees que el taller puedes prepararlo en tu casa y regalárselo a tus hermanos, o familia o amigos.. es una buenísima opción y al final el resultado os lo coméis entre todos.
  • Taller de manualidades: dependiendo de a la persona que regales, esta opción puede ser muy acertada. En Madrid hay un sitio que se llamada “Pinta en Copas” (Calle Velarde, 3, hay que reservar), donde eliges una pieza de cerámica y la pintas mientras tomas un café, un té y además te puedes llevar la comida de casa. Si no vives en Madrid, en cualquier tienda de manualidades o papelería, puedes comprar unos maceteros de barro, unas pinturas y pasarte la tarde cotorreando con amigos o familia mientras haces una obra de arte.

  • Entradas para algún espectáculo. En Navidad se suelen hacer teatros, conciertos y espectáculos en muchos teatros de casi todas las ciudades… en Madrid (como no, la oferta es mas amplia). Para bolsillos que se lo puedan permitir, el Circo del Sol o el musical del Rey León son los grandes triunfadores. Para bolsillos menos adinerados, como el mio, una gran opción es el Sing Along (cine y karaoke, de musicales como Grease, La la land, Moulin Rouge…) para toda la familia. Si te gustan los musicales, y si no te gustan te lo vas a pasar muy bien también, esta es tu opción.
  • ¿Tienes sobrinos, primos, hijos? “Vale por un día con la tia Raquel y el primo Nota” Desde por la mañana, hacer una ruta por algún campo cercano; preparar entre todos una comida tradicional (receta de rulitos), ver una peli clásica de Navidad después de comer (Solo en casa), jugar a algún juego de mesa (en casa padres tenemos: un bingo, un trivial, típico parchís, oca, dómino, el Party y el juego que más moratones, peleas y risas ha provocado entre todas las familias reunidas la noche de Nochebuena, el Jungle Speed); salir a comprar castañas y visitar Belenes (si, soy una tradicional), o simplemente dar una vuelta por la ciudad viendo las luces y terminar el día tomando un chocolate con churros. Creo que los peores somos los mayores pensando, ¿cómo no voy a regalar nada a mis sobrinos, primos, nietos, hijos? Pero yo sé, que a ellos un plan así les hace mucha ilusión, les entretiene durante un día entero y les aporta mucho más que un objeto.
  • Visita un santuario de animales o refugio. Nada de Zoos por favor ni cárceles de animales de ese tipo. Hay visitas programadas a este tipo de centros donde te explican que proyectos tienen activos, como puedes colaborar, o simplemente para que ese día des mucho cariño a los animales que allí tienen rescatados.
  • Las típicas experiencias de masaje, cena, deporte de aventura… a mi me valen, especialmente la del masaje, ahí lo dejo.

3. Juegos: Juegos de mesa: me encantan esos juegos en los que en la caja pone: de 0 a 99 años, ¡claro que sí!, juegos en los que con ayuda o sin ella, juega hasta la abuela. Puede ser un regalo común para varios hermanos, para los primos y se guarda en casa de la abuela, un único regalo, que puede ser utilizado por varias personas. En Wallapop u otras aplicaciones de venta de segundamano puedes encontrar infinidad de juegos, algunos de ellos, sin abrir siquiera. Mis favoritos: sin lugar a dudas el Trivial; el Jungle Speed como os he comentado antes, el Bingo, el Party y como nuevo descubrimiento, el Concept. Elige juegos que requieran varios jugadores, que no sean excesivamente complicados para que puedan jugar también los niños, pero que requieran algún tipo de conocimiento y agilidad mental.

Juegos de madera: el tacto con la madera estimula los sentidos; son más resistentes; las figuras simples y geométricas son más estimulantes para la imaginación y… ¡son sin plástico! Con lo que ya estás enseñando con pequeños detalles y tu ejemplo. Y además, igual que los juegos de mesa, se pueden encontrar de segunda mano.

¡Fruta a granel!

Juguetes de madera tipo Montessori

4. Regalo con mensaje (para regalar o para que te regalen): muchas veces también nos encontramos en la situación de no querer, no necesitar nada, y saber, por mucho que digas que no, que te van a regalar algo. O al revés, no sabes muy bien que regalar a la persona, tiene de todo, pero te hace ilusión regalar algo. Para evitar el típico regalo de Zara o abalorio que no vas a utilizar nunca, ten preparada una pequeña lista de cosas que seguro, vas/van a utilizar, que sea fácil de encontrar y que tengan un mensaje:

  • Comida. Comemos todos los días, así que es algo a lo que le vas a dar uso. Una cesta de productos ecológicos de uso diario siempre es buena opción. Por ejemplo: café y chocolate de comercio justo (y así aprovechas para comentar porqué de comercio justo), fruta o verdura eco, algún vino de tu localidad, un producto típico que vende una pequeña empresa…
  • Productos de higiene. Jabones, champú sólido, maquillaje o cremas eco, aceite de coco con alguna receta para hacer crema hidratante, pasta de dientes..
  • Kit zero waste. aprovecha si te falta algo en tu kit para que te lo regalen, o aprovecha para acabar con las excusas de la gente que te rodea. Básicos del kit:
    – Botella reutilizable
    – Bolsas de tela de diferentes tamaños para compra a granel
    – Vaso reutilizable para café
    – Pajita reutilizable
    – Pañuelos de tela

5. Regalos DIY o para gastar bien poquito: he de reconocer que no tengo mucha imaginación para crear regalos sin hacer compras, así que acudo al mundo del internet para seleccionar una serie de regalos supermolones y relativamente fáciles de hacer (y baratos), con los que quedarás genial y tu bolsillo no sufrirá ná de ná. La idea es reutilizar cosas que tengamos por casa.

  • Cuadros: Un trozo de madera o una superficie que podamos pintar, forrar con una hoja de libro y colocar encimas unas siluetas de animales. ¿Cómo puede la gente tener tanta imaginación? ¡Qué envidia!

Cuadros de hilo: quizás esto es un poco más complicadillo.. pero para alguien apañao, le queda un regalo muy resultón y sólo necesitas una superficie, unos clavos e hilo.

  • Jarrón: primero puedes regalar el bote lleno de caramelos o chuches compradas a granel, y después, darles un uso diferente como jarrón o portavelas..

  • Maceteros con latas (de piña o fruta en almíbar) o una caja para guardar el té con una caja de latón de galletas:

  • Adornos con fieltro: no hace falta ni saber coser, y hay ideas muy originales.

Y por último y no menos importante, si estamos cuidando todos los detalles eco, no te olvides de seguirlos también en el envoltorio. Seguro que por casa tienes papel de periódico, cartulinas, cajas de cartón y algún otro recipiente que te sirve de envoltorio para los regalos. Utilízalos y no recurras a comprar papel de regalo. Es algo totalmente inservible que va directo a la basura.

¿Qué os ha parecido? ¿Os da alguna idea este tipo de post? ¿Celebráis Papá Noel, Reyes o Amigo Invisible? ¿Vais a intentar consumir menos y con más conciencia estas navidades?

 

En mi armario minimalista hay sitio para algo nuevo

En mi armario minimalista hay sitio para algo nuevo

 

Ya casi va a hacer un año que empecé el blog, y aunque surgió a partir de la idea del armario cápsula y luego ha ido derivando en otros temas (más o menos como mi vida), he escrito relativamente poco sobre marcas de moda sostenible. Tiene sentido, pues una de las ideas del armario cápsula, es que no compres tanta ropa y yo, lo he cumplido.

Pero, teniendo conversaciones con amigas, veo que les sigue pareciendo complicado encontrar marcas de moda sostenible, así que he decidido hacer un directorio donde acudir cada vez que tengamos una necesidad (o necesidad de algún capricho).

Directorio Moda Sostenible

Insisto en la idea de que lo más sostenible es reutilizar lo que ya tenemos.. seguro que podemos dar a nuestra ropa mas usos. Podemos comprar ropa de segunda mano (este año tengo 3 bodas, y para una de ellas me he comprado un vestido de segunda mano monísimo que ya os enseñaré). Podemos intercambiar ropa con amigas, quitársela a nuestra madre (o pedírsela prestada que queda mejor..). En fin, que hay multitud de opciones. Y también insisto en que si te vas a comprar ropa, compres moda que de verdad te guste.. Si algo te parece feo, o no te gusta demasiado, no lo compres por muy sostenible que sea, acabará abandonado en el fondo del armario.

En este último año en el que he puesto en práctica el armario cápsula creo que he comprado 5 prendas de ropa y dos de ellas, para este otoño-invierno:

Jersey de rayas: como veis, el armario cápsula sirve entre otras muchas cosas, para descubrir tu estilo, tus gustos más a fondo.. y en ninguna de las estaciones han faltado las rayas, unas más veraniegas, otras más invernales, pero siempre muy marineras. Es uno de los pocos estampados que me gustan, pero me gustan mucho y cuando vi este jersey finito, con botones grandes en las mangas, me quedé prendada. Así que como era algo que necesitaba y quería, lo compré.

Chitón

Detalle del envío

 

Que suerte que Andrea Martínez, haga moda tan femenina y vintage. Además, son prendas elaboradas en Barcelona y de producciones muy pequeñas, por lo que llevas una prenda especial y casi única, algo que por lo menos para mi, es importante.

Por otro lado, la atención que una pequeña empresa te da es incomparable. Tenía algunas dudas sobre la talla y escribí un email para ver si me las podían resolver. En poquísimo tiempo ya tenía respuesta y además, te dan todas las facilidades para poder cambiar la ropa si no te sirve. Esta cercanía no la encuentras en otros establecimientos y también hay que valorarlo, ya que detrás hay personas y no sólo números.

La otra prenda que he comprado han sido unos vaqueros, por necesidad imperiosa, de verdad, pues los que tenía, clareaban ya por ciertas zonas… pero de ellos os hablaré en otro post, pues son taaaan chulos y de una marca tan guay, que se merecen un sitio especial.

¿Te resulta complicado encontrar moda sostenible que se adapte a tu estilo? ¿Conoces alguna marca que te encante y quieras compartir con nosotros? ¡Dímela y la incluiré en el directorio!

Buen fin de semana largo para todos aquellos que tengáis puente.. yo soy de esas afortunadas, yupiiiiiii

Una vuelta al cole más sostenible

Una vuelta al cole más sostenible

Sé que llego un poco tarde con este post porque la mayoría de los niños ya han vuelto al cole. Pero nunca es tarde y seguro que alguna idea podemos tomar y cambiar.

Si desde el cole y desde la familia, desarrollamos una conciencia ecológica en los niños, tomarán ciertos comportamientos como dentro de la normalidad y, si sólo es un ámbito el que anima a realizarlos, puede que lo compartan en el otro. Todos los consejos o recomendaciones que pongo son perfectamente viables sin tener que realizar mucho esfuerzo, sólo hay que querer hacerlo y digo que son viables porque o yo los he llevado a cabo como profe (¿sabíais que antes me dedicaba a la enseñanza? Pues si.. hace unos añitos.. ), ó tengo amigas que actualmente ejercen, y los llevan a cabo. Y por último, es para todo tipo de vueltas al cole, desde infantil, hasta la universidad.

 

Para la vuelta al cole desde casa:

  • Reutilizar libros de texto de otros compañeros (hasta que en un futuro no muy lejano, espero, se eliminen la gran cantidad de libros de texto que se utilizan y que no favorecen el aprendizaje. Necesitamos un cambio en la educación ya). Hay webs especializadas en venta de libros de segunda mano como Relibrea o Uniformesylibros; pero también puedes encontrar estos productos en Vibbo o Milanuncios. Y muy importante, enseñar lo importante que es conservar el material en buen estado para que el año que viene, otra persona pueda utilizar tu libro.
  • Alternativas al forro de libros: tela, papel de periódico, papel de regalo de los cumpleaños, papel marrón de embalar…

Forro hecho de tela o fieltro

Con mapas o propaganda

Con cartulina

Con papel de regalo

  • Reutilizar mochilas y estuches de años anteriores, de los primos, de otros compañeros (hacer un intercambio), o comprar estos productos de segunda mano en tiendas o webs especializadas. ¿En serio es necesario cada año cambiar de mochila? Este año se llevan las Bratz, o Frozen o me da igual. Aún recuerdo el boom de las mochilas carrito.. no eras nadie si no tenías una. Es normal que los niños y no tan niños se dejen llevar por las modas, pero ahí estamos nosotros para intentar educar. ¿Qué tal si no compramos “merchandising” ni marcas, y compramos una mochila básica que puedas decorar con algún parche o pintarla tú mismo?

Mochila con parches que puedes ir añadiendo o retirando al gusto

  • Búsqueda y recopilación de material escolar del año anterior por toda la casa. Una vez recopilado, seguro que tenemos material hasta para la universidad, pero si no es así, podemos comprar bolis recargables para unicamente cambiar la tinta cuando se gasten; cuadernos o folios de papel reciclado; lápices que una vez acabados puedes plantar..

Lápiz-planta

  • Ropa: normalmente insisto en que la ropa sostenible no es cara, si no que el fast fashion es muy barato. En la ropa para niños, discrepo conmigo misma por una razón, la durabilidad de esa ropa es mucho más corta y entonces sale más cara. El colegio no es una pasarela de moda, por lo que encontrar ropa de segunda mano en muy buenas condiciones es sencillo, sólo hay que cambiar el chip. Entre las webs para compra-venta de ropa de segundamano tenemos: Percentil, Bababum, Crececrece…

Para la vuelta al cole desde el cole:

  • Promover el primer día de clase, forrar todos juntos los libros con las alternativas al forro vistas anteriormente. La unión hace la fuerza y es comprensible que un niño no quiera llevar los libros forrados con periódico. Pero si explicamos en clase las razones y lo hacen todos juntos, la cosa cambia.
  • Tener diferentes papeleras en la clase para poder clasificar la basura y que se convierta en algo natural que los niños puedan trasladar a casa. Igual que lo anterior, puede ser una actividad para realizar entre todos, explicar como reciclar bien y proponer por ejemplo, un reto anual: “vamos a observar como el reciclaje de plástico es cada vez menor, ya que entre todos, hemos disminuido su uso”.

Rincón del reciclaje

  • Y el punto anterior se puede relacionar con este. Tener, explicado como un reto, 3 elementos prohibidos en la clase: botella de plástico de agua, bolsa de plástico para el bocadillo y toallitas, especialmente en los peques (y no me refiero a bebés). Cada niño puede tener su toalla para secarse las manos o limpiarse la cara después de un día de clase. Se la llevan los viernes para lavarla y la traen limpia los lunes. Aquí no me pongo muy estricta y yo aceptaría papel para los mocos hasta que los niños sepan limpiarse solos (una caja de cartón con pañuelos de papel).

Básicos para el cole: botella de agua y bolsita para la merienda (y más cositas para una excursión)

  • El tema de la sostenibilidad debe ser transversal y no quedarse en un mero “debes reciclar”, un tema que tocamos un día. Esta palabra es muy técnica en el lenguaje educativo y se refiere de forma muy resumida, a loa contenidos socialmente relevantes que aparecen en todas las asignaturas y dan sentido a los aprendizajes ya que relacionan lo que aprenden en los libros con la realidad.
  • Eliminar temas del currículo como “los animales del zoo o de la granja”. Enseñar a los niños que los animales no son una mercancía a nuestra disposición.

Fabuloso libro ilustrado y con un claro mensaje vs…

esta colección sin valores que no sé a que ser del Pelotítico se le ha ocurrido

  • Y como tema complementario al anterior, eliminar excursiones a zoos o aquariums, que además tildan de culturales o de naturaleza. A día de hoy, conozco colegios que llevan a los niños a escuelas de tauromaquia.. para flipar. ¿Qué tal una excursión a un Refugio y qué conozcan el verdadero problema de abandonar o comprar animales? ¿Qué tal una excursión a un Santuario de animales y que desde pequeños perciban el especismo que nos transmite la sociedad? Para poder elegir, hay que tener opciones..
  • Educar en valores “minimalistas”: aprovechar al máximo colores y papeles; no exigir la compra de nuevos materiales escolares para diferentes trabajos, utilizar objetos de uso cotidiano para hacer manualidades…Creo que es importante hacer pensar a los niños si verdaderamente necesitan algo, evaluar sus necesidades, llegar a conclusiones… pero también hay que tener en cuenta que están rodeados de estímulos consumistas a través de anuncios, carteles u otros niños. Por lo que veo más fácil que desde el colegio se promueva la obligación de reusar material en vez de comprar, de reutilizar elementos de la vida diaria para darles un segundo uso… Por ejemplo: – Tenéis que compraros la agenda nosecuantitos, porque es del cole.. podría pasar a: – Necesitáis una agenda, podéis traer un cuaderno viejo con hojas libres o una de propaganda y en el cole y la tuneamos.

Cuaderno viejo- Agenda nueva

  • Eliminar las máquinas de “vending” de los colegios, por la cantidad de guarrerías que muestran y por los envases, aunque sea fruta envasada. ¡Qué vuelva una fuente en cada patio!
  • Mandar las circulares a los padres a través de sms o email. Una carta a todos los padres cada vez que hay piojos en clase. Mucho mejor un sms: Hay piojos en clase y una carita: 😱
  • Creo que los uniformes son una buena opción siempre que los niños puedan elegir si llevar falda o pantalón, y siempre que no tengan mucha tontería de escudo en el jersey, escudo en el polo y escudo hasta en los calzoncillos. El uniforme debe ser algo práctico, que evite discriminación entre los niños por uso de marcas y que permita cierta flexibilidad en los detalles. Incluso los colegios, deberían tener uniformes cedidos por los alumnos para quien lo necesite o quiera.

¿Estáis llevando a cabo alguno (o todos) de estos comportamientos si tenéis niños o estáis estudiando? ¿Habéis puesto algún otro consejo en marcha? ¡¡¡Contadnos!!!

¿A qué huelen los recuerdos?

¿A qué huelen los recuerdos?

Me obsesionan los olores he de confesarlo y a la vez no utilizo colonia. Creo que he utilizado tanta a lo largo de mi vida que he acabado saturada de olores dulzones y cargantes, y no por la que utilizaba yo solamente que era bien fresquita, sino porque la gente se echa tal cantidad de colonia encima, que va embriagando (por decirlo finamente) a la gente de su alrededor.

Los olores evocan recuerdos, ya que el olfato está muy relacionado con el “cerebro emocional y la memoria”. De una forma más técnica, el bulbo olfatorio identifica un olor y lo transmite al sistema límbico (el cerebro emocional) y este a la amígdala (las emociones) y al hipocampo (la memoria). Por eso nos vienen recuerdos y emociones rápidamente.

El olor de mi adolescencia, mi abuela, mi madre y mi yo cercano

Me gustaría decir ya que queda “más mejor”, que el olor de mi infancia, es el olor de la tierra mojada que desprendía el campo al regar mi abuelo, o el olor del mar por haber pasado varios veranos en la playa, o el olor a comida casera haciéndose a fuego lento cada día… y aunque esos olores son reales, los que más recuerdos y emociones me provocan son los olores artificiales.. estamos perdiendo la esencia señores… y es que Mercadona y su ambientador eléctrico de tres colores ha hecho mucho daño.

Esto lo saben muy bien las empresas y un recurso en auge es el “marketing olfativo” y si no sabéis lo que es, sólo tenéis que pasar por cualquier tienda Blanco o Massimo Dutti que lo están llevando a la máxima expresión. Incluso si pasáis por una calle cercana os llega el olor. ¿Por qué tanta intensidad? Y no solo con estos olores pastosos en los que se ve, uy no, se huele a la legua que son artificiales. También están creando olor a café recién hecho, olor a tierra mojada, olor a cocido de la abuela… pero claro, todo de forma artificial. ¿No pueden poner unas plantas y regarlas cada día? Yo creo que haría el mismo efecto..

Y como con todos los aspectos de la vida, siempre queremos más y más. Con las colonias, los suavizantes, los ambientadores en casa.. comienzan con una intensidad bastante alta y pasada una semana ya nos hemos acostumbrado, por lo que necesitamos más para oler al mismo nivel que olíamos la semana pasada. Así que nos echamos más colonia, echamos un poco más de suavizante a la lavadora o aumentamos la frecuencia de expulsión del ambientador. Y no me lo estoy inventando que esto también es ciencia: los olores están compuestos por varias partículas, y estas partículas son captadas por los receptores que provocan una reacción que es interpretada por el cerebro; pero cuando capta la misma partícula de forma contínua, se adormece el receptor, tú receptor, el mio está perfecto. Tu hueles menos tu propia colonia, pero las personas la siguen oliendo al mismo nivel que tú al principio, así que no hace falta que te eches más, por favor.

Por otro lado, no nos estamos dando cuenta de los problemas graves que están causando la exposición a productos químicos que tenemos a nuestro alrededor (principalmente insecticidas), pero también ambientadores y algunos perfumes. En algunas personas aparece la sensibilidad química múltiple, que provoca cansancio, picor de ojos, dolor de cabeza e incluso problemas cognitivos. La OMS, todavía no lo considera enfermedad y en España, al contrario que en otros países como Alemania o Francia, aún no se le da la importancia que tiene.. y es grave porque empiezas a desarrollarlo por algún ambientador, pero luego te provocarán los síntomas un producto de limpieza, el cloro de la piscina, una colonia o el detergente. Lo mas normal del mundo es ir a una oficina donde haya un ambientador que cada quince minutos emita un “psst” cargado de un olor antinatural, tóxico y para mi desagradable, pero al que la mayoría está acostumbrado. Luego se quejan de que les duele la cabeza.. y más que por los ordenadores, yo lo relaciono con esto..

En fin, que si a ti también te obsesionan lo olores, o simplemente quieres que tu casa u oficina huela bien, no hace falta recurrir a esos tóxicos aparatitos. Puedes crear un ambientador con estos ingredientes tan habituales por aquí y tan sencillos:

  • un bote de cristal
  • unas cucharadas de bicarbonato
  • unas gotas de un aceite esencial

¿Me recomendáis alguna esencia que huela bien bien?

El bote de cristal adorna y ambienta la entrada de mi casa

¿Tenéis alguna otra receta? ¿Qué olores os gustan?  ¿Qué olor os evoca algún recuerdo especial nada más olerlo? ¡¡Muchas gracias por vuestros comentarios!!

 

 

 

 

Chachi que sí, chachi que no II

Chachi que sí, chachi que no II

Pues bien, como en anteriores ocasiones, hoy voy a hablaros de lo que por ahora me está resultando complicado en este mundo del reducir, del zero waste y en general de la sostenibilidad.

Me gusta incidir tanto por el blog, como cuando hablo con la gente, en que esto no es un mundo del todo o nada y que yo soy la primera a la que le cuesta realizar ciertos comportamientos “zero waste”, pero no por ello dejo de hacer todo lo demás o me siento culpable… para nada, todo lo contrario, me siento muy orgullosa de lo que sí consigo y de si, a base de compartir, inspiro a alguien, ¡ole!

Por tanto, creo también, que es importante hablar de lo que no consigo y me resulta difícil, pues creo que es honrado y más real para las personas que leen esto con curiosidad y con interés, pero con una barrera del “ellos y nosotros”; no hay barreras, en el mundo sólo hay “nosotros”.

Chachi que no:

  • Copa menstrual: no es un chachi que no del todo. Vamos a ver, porque me ha llamado la atención ver comentarios de personas que a través de un comentario mio de “no me adapto yo a eso”, se han atrevido a comentar que ellas tampoco. Pues sinceramente, no me parece cómoda fuera de mi casa. Y fuera de mi casa paso la mayor parte del día. Aún así, me parece una buena compra puesto que dura muchos años y tú decides cuándo la quieres usar y cuándo no. Pero si te pasa lo que a mi, que hablas con todo el mundo y te dice que es maravillosa, y tú como que no lo ves, pues yo tampoco la veo tan chachi.
  • Bolsas para las cacas de mi perrín: empecé súperemocionada haciendo bolsas de papel de periódico, le ponía las caras de todos los políticos habidos y por haber… pero mi perrín hace sus cositas unas 3 o 4 veces al día.. con lo que dejé de hacer bolsas y directamente con papel de periódico o papel de propagandas cuando lo encuentro grande.. pero siendo sincera, sigo cogiendo bolsas de plástico y combino papel y bolsas para esta ardúa tarea.
  • Bolsas de basura: me ha pasado como con lo anterior. Me planteo si lo mantendré en el tiempo durante toda la vida y no me veo. Solución a corto plazo hasta que encuentre una mejor, bolsas biodegradables.
  • Papel higiénico: viene en una gran bolsa de plástico y no me planteo dejar de usarlo. Fin.
  • Cepillo de dientes: vivo en Madrid, en un barrio céntrico además. ¿Y por qué digo esto? Porque he buscado y rebuscado cepillos de bambú por mogollón de sitios, en ecotiendas, herbolarios y demás y nada. Aquí me entra una duda, ¿los pido por internet? Tened en cuenta que conlleva embalage, transporte… ¿o los sigo utilizando de plástico hasta que encuentre alguno en tienda física?
  • Vivo con una persona que se adapta a mi modo de vida pero que no está tan convencido como yo y además es megadespistado. Tampoco me planteo dejarlo. 🙂 🙂
  • Servilletas o manteles de los bares: los sigo utilizando, que le vamos a hacer. Aunque llevo mi pañuelo de tela habitualmente, me cuesta decirle al camarero que retire las servilletas para asegurarme que no se van a tirar.. ¿por qué esta vergüenza aún sabiendo que haces lo correcto?
  • Bolis: en cuanto acabe con toooodos los bolis que tengo en casa, allá por el 2080, me compraré una pluma, pero por ahora, creo que es mejor acabar y reciclar los que ya tengo.
  • Queso. En casa somos muy queseros. Os expongo mi duda: compramos quesos enteros y cuando he ido a una charcutería y pido un queso entero, me dan el queso envuelto en plástico pues así es como lo tienen (si pides menos, sí que puedes pedir que lo pongan en tu tupper, pero el queso entero ya está preparado). Ir a la charcutería a comprar queso o ir al súper y comprar un queso también envuelto en plástico al final es lo mismo, y en el súper es más barato, con lo que compro queso envuelto en plástico.
  • Y junto con mi compra de queso, en plástico, compro también salchichas, tofu y hamburguesas veganas que vienen envueltas en plástico. Voy a escribir emails a Aldi para ver si pueden hacerlo de otra forma.. sólo en cartón, no creo, pero por pedir que no quede.
  • Detergente para lavar platos y ropa: aunque utilizo ambos productos, ecológicos (creo que es importante pues van directos al mar), los sigo comprando en bote de plástico. Las nueces de lavado no me convencen al tener que pedirlas por internet, y la opción de compra a granel me pilla muy muy lejos de casa. A veces no sé si es mejor coger el coche e ir a comprar a granel, o comprar en bote de plástico.
  • Desodorante: he estado utilizando durante el invierno uno sólido de Lush que me ha ido bien, pero ahora en verano me da la sensación que no funciona tan bien, por lo que si me queréis aconsejar con alguno, busco opciones. También estoy estudiando diferentes desosdorantes hechos a mano con aceite de coco (menudo inventazo el aceite de coco), y cuando encuentre la receta perfecta la publicaré en el blog. Por ahora utilizo uno de Babaria que viene en bote de cristal y es una marca que no testa los productos en animales.

Como veis, hay muchísimas cosas en las que aún tengo que mejorar y no veo el momento de ponerme a ello. Creo que lo mejor es elegir uno de estos puntos, uno sólo y proponérmelo como un reto, cuando lo consiga establecer como habitual, otro.. y así. ¿Con cual empiezo? ¿Qué otras acciones poco sostenibles lleváis a cabo? ¿Coincidís conmigo en alguna?

Los “por si acaso” no existen, son los padres

Los “por si acaso” no existen, son los padres

¡¡¡Nos vamos de vacaciones!!!

Me suena hasta raro decirlo porque no estamos ni en junio, pero aprovechando que este año yo estaba estudiando (durante mi vida de trabajadora, sólo he tenido vacaciones en agosto), vamos a irnos cuando todo es más barato (¡bien!), con menos turistas (¿bien!) y cuando en agosto estemos en Madrid, la ciudad estará vacía.. que agustito..

También, aprovecho para decir que he estado un poco estancada en estos temas sostenibles, sin perder lo que ya he ganado hasta aquí, pero sin proponerme nuevos objetivos. Pues fin de una etapa y comienzo de otra: el verano zero waste ha llegado.

Quería poner en práctica algo que ya hice un poquito el año pasado en las vacaciones, llevar lo justo, pero esta vez de verdad de la buena. Así que voy a hacer una “maleta cápsula mínima y zero waste o casi”:

– Maleta cápsula mínima para 7 días siguiendo la premisa “los por si acaso no existen, son los padres” y “todo lo de mi armario pega con todo”: (La última premisa la aprendimos cuando vimos “Como hacer un armario cápsula“):

El montón de bragas ocupa más :O

  • 2 vaqueros (los vaqueros pegan con todo)
  • 5 camisetas (las camisetas pegan con todo)
  • 2 sudaderas (la sudadera viajera porque sólo la utilizo en viajes y.. pega con todo)
  • 1 chubasquero (ñeee nos va a llover)
  • 1 zapatillas (me da igual que peguen o no, son cómodas)
  • 1 pañuelo (que por las noches refresca)

No va a hacer un calor abrasador por lo que no necesito pantalón corto; no voy a tener ninguna cena de gala por lo que no necesito nada arreglado; no vamos a salir de fiesta ninguna noche por lo que no necesito vestidos ni zapatos ni bolso ni ná. Pues todo esto, son los por si acaso que me he llevado a otros viajes y que volvieron tal cual los metí en la maleta. ¿Y he aprendido de un viaje para otro? No. Hasta hoy.

– En cuanto a la bolsa de aseo, si no sigo una rutina estricta ni en mi casa, ¿qué me hace pensar que fuera de ella la voy a seguir? Pues miles de potingues me he llevado siempre. Esta vez también la voy a reducir a lo necesario, y aquí si, incluyo algo de maquillaje que no quiero que me confundan con una vampira, que vamos a Rumanía.

Comienzo de lo más ECO a lo menos. La pasta de dientes la hago yo misma, pero tenía ese botecito en un cajón y voy a gastarlo con la firme intención de cuando vuelva al dentista, decirle que no quiero muestras ya que no las uso. Y un trocito de jabón natural para lavar la ropa, siempre viene bien.

– Y como nueva aportación a mis viajes, me llevo mi “kit zero waste” con el que intentaré no producir más basura de la necesaria.

  • Mi bolsa de tela “No Palm” con: (voy a buscar como es aceite de palma en rumano: el señor Google dice que “ulei de palmier”, pues eso, no al ulei de palmier.
  • botella de agua reutilizable
  • pañuelos de tela (pero también llevo de papel)
  • bolsa de tela y bolsas de papel que tenía por casa para meter fruta, o bocadillos, o galletas.. todo lo que podamos comprar a granel, que por lo que he estado leyendo, es fácil.

Cuando vuelva, os contaré todo sobre el país, que por cierto, fue uno de los primeros países europeos en considerarse “país destino sostenible” y si hemos podido cumplir con nuestros objetivos ECO la mayoría de las veces. Como ya vimos en el post ECO Turismo by me, que el destino sea sostenible, lo haces tú con tus comportamientos y con tu ejemplo, así que, ¡allá vamos! (Os iré contando cositas por IG).

¿Quién me da consejos para viajar zero waste? ¿Alguien ha estado en Transilvania y me puede dar recomendaciones? Alguna recomendación de restaurantes con menú vegetariano… esto he visto que está complicado.. :S

¡Ah si, me llevaré también una ristra de ajos! 🙂

Página 1 de 612345...Última »

Pin It on Pinterest