Un año reduciendo #plástico (cocina)

Un año reduciendo #plástico (cocina)

Al igual que hice con el baño la semana pasada, he hecho este resumen para facilitaros la transición al mundo sin plásticos en la  cocina. Si en el baño una motivación era  comprar algún jabón o cosita olorosa, en la cocina puede ser lo bonito que queda todo con tus botes de legumbres decorados, tus bolsas de tela con algún dibujo y lo poco que hay que sacar el cubo de los plásticos.

– Fácil: Muchas de estas opciones os sonarán raras, pero sólo tienes que preguntar al charcutero, panadero, frutero.. si te dicen que no, por lo menos ya has preguntado y te toca elegir. Y creo que cada una de estas opciones las puedes llevar a cabo incluso sin salir de tu supermercado. Otra cosa esencial es programar qué vas a comprar, donde lo venden de una forma y de otra, y así el plástico no te pilla desprevenido.

  • Reciclar. Bueno, es que si ni siquiera reciclas, todo lo demás te sonará a locura y no, locura es no reciclar. (Como reciclar correctamente).

  • Bolsa de la compra reutilizable. Una bolsita hecha una bola siempre en el bolso o llevarlas siempre que vayas a hacer la compra es esencial. ¡O utiliza un carrito que es muy hipster!

  • Compra de fruta y verdura sin bolsa individual para las piezas. A ver.. dos manzanas, a una bolsa; un plátano, a otra bolsa; dos cebollas.. y no solo eso, a cada bolsa una etiqueta y cada pieza etiquetada tambien. ¿Soy yo la exagerada o lo es el mundo por etiquetarlo todo? Si en el supermercado te obligan a utilizar bolsa, compra en la frutería donde te sirves tu mismo. Mi frutero ya me conoce y le encanta la bolsa que llevo, ¡siempre me lo dice!

  • Latas de conserva. Sin ser muy sibarita, encontramos el atún o los mejillones en tarro de cristal.
  • Yogur. Lo mismo, tarro de cristal e incluso ya hay yogur de medio kilo en tarro de cristal. ¿Y una yogurtera?
  • Legumbres. Es muy fácil encontrar las legumbres para comprar a granel y sino en cristal.

  • Embutido. En vez de comprarlo envasado en plástico, en la charcutería te lo envuelven en papel y si le das tu propio tupper mejor que mejor. Insisto, aunque la primera vez que preguntes te pueda dar vergüenza, en la mayoría de los casos no te van a poner ninguna pega. Este tipo de tuppers pesan muy poco y los utilizo también para congelar. Sí, son de plástico, pero se reutilizan y reutilizan y reutilizan.

  • Pan. En muchos supermercados tienes la opción de coger el pan y meterlo tu mismo en una bolsa de papel, si te dan esta opción, lleva tu propia bolsa de tela. Si tienes horno, otra opción es hacer tu propio pan (Haz tu propio pan).

– Dificultad media:

  • Café, harina, pasta, té… dificultad de encontrar a granel en ciudades pequeñas. Incluso yo que vivo en Madrid tengo que desplazarme bastante lejos para encontrar estos productos en tienda a granel, entiendo que otras ciudades no ofrezcan ni la opción.. ¿oportunidad de negocio? Yo me lo planteo..

  • Productos de limpieza para el baño, el suelo y los muebles (Truquillos para utilizar en casa). En realidad me parece algo super sencillo, económico y ecológico, pero hay que hacerlo, tardando una media de ¿5 minutos?

  • Para congelar: hasta ahora utilizo tuppers (como los de arriba), botes de cristal y papel. Pero Yurena, de Ecoblog Nonoa tiene las mejores soluciones y las compartió con nosotros no hace mucho (Ecoblog Nonoa). De verdad, ¡me dejó anonadada!

– Dificil:

  • Leche. Reutilizo algunos bricks para llevar el aceite usado a reciclar, ya que en Madrid solo se puede llevar en recipiente de plástico.
  • Aceite. Lo puedes comprar en botella de cristal, pero no he encontrado una de 5 litros como la garrafa que suelo comprar para ahorrar.. en ocasiones hay que elegir.
  • Detergente y jabón para platos. Me animaría a hacerlo yo misma si alguien me ofrece una opción sencilla y que de verdad funcione en la lavadora. Y no quiero hacer el jabón que lleva sosa cáustica… si soy un poco exquisita 😀

Estos tres productos, aún no los he probado sin recipiente, ya he investigado donde puedo comprarlos y están lejos y aquí el precio si que se dispara, por lo que por ahora seguiré comprando en plástico.  Yo he tomado conciencia de toda la problemática y hago lo posible por reducir el uso de plásticos, pero hay temas que por economía, en estos momentos no doy para más. Con la conciencia muy tranquila, todo irá llegando 😀

¿Os parece más sencillo ir haciendo pequeños cambios si os los muestro de esta forma? ¿Cuál os parece el más sencillo y cuál es más complicado?

Armario cápsula de primavera

Armario cápsula de primavera

La primavera ya está aquí.. y con ella el calorcito rico, las terracitas, las flores, las alergias.. 😑 y el ¡nuevo armario cápsula!

He intentado que se vea bien la ropa en la foto y hay 33 prendas (falta una parka verde y una gabardina) y dejo hueco por lo que pueda venir.. si viene algo por mi cumple pero mi intención es bajar de las 40 de la última vez.

Cuando comencé este blog ya os comenté que dentro de los obejtivos que me había ido proponiendo, el que siempre me había costado conseguir era el de la ropa. Este tipo de armario ha sido la solución (y seguro que hacerlo público también), durante 3 meses no tengo que pensar en si necesito/quiero algo y de verdad, es una liberación.

Como ya he comentado en otras ocasiones, el cambio de armario no consiste en deshacernos de nuestras 40 prendas (en mi caso) y sustituirlas por otras o ir a comprar de forma compulsiva. Sino en hacernos conscientes de que no es necesario seguir modas, comprar ropa de usar y tirar que solo te pones una vez o tener un armario repleto de trapitos para ir divinos.

Si quieres saber qué tener en cuenta para hacer un armario cápsula pincha aquí: (Como hacer un armario cápsula) y ya os cuento el de primavera:

– Guardado para el invierno que viene: jerseys y chaquetas de lana, vestido de pana, camisas de franela, botas y abrigos. He comprobado que estaban en perfecto estado, mi jersey de lunares está bastante viejito pero me encanta y seguro que aguanta un invierno más.

– Reciclaje de ropa: 1 camiseta blanca, 1 gris y una de rayas. Estas tres camisetas de dudosa calidad si han notado el aumento de su uso este invierno y a las tres les han salido agujeritos supongo que de los lavados y del roce con el botón de los vaqueros.

– Repito en primavera: todos los pantalones, camisa vaquera, varias camisetas basicas y algunos zapatos.

– Nuevo (no comprado) en el armario de primavera: algunas camisetas, zapatos y chaquetas menos abrigadas, faldas y vestidos.

– Compras: 1 camiseta blanca y 1 camiseta de rayas para sustituir las que he tenido que reciclar.

Como veis, lo que añado nuevo, cosas que tenía guardadas, son algunas faldas y vestidos que facilitarán el cambio entre el calor agradable y el calor abrasador que llegará sin avisar y sin el armario de verano preparado. En este sentido, es donde quizás más me ha costado decidir que incluir (he tardado como unos 15 minutos, tampoco ha sido la decisión de Sophie), pensando en que si empieza a hacer mucho calor muy pronto, no me quiero asar. Así que las faldas serán las protagosnistas.

Al ver la foto, incluso me parece mucha ropa.. ¿os pasa lo mismo?

¿Ropa de segunda mano si o no?

¿Ropa de segunda mano si o no?

¡Hola! Como veis, queda poco que mostrar del armario cápsula en cuanto a ropa se refiere y también por tiempo, ya que en nada hacemos el cambio al armario cápsula de primavera. Lo estoy deseando ¡porque empieza a hacer calorcito! Pero si que me he dado cuenta que no había mostrado ningún vestido y también los hay.

Este “pichi” de pana lo compré hace tiempo en una tienda de segunda mano. La tienda es Flamingos Vintage Kilo, ¿la conocéis? Es una tienda donde compras ropa al peso. Creo que yo no fui muy rentable porque sólo encontré esto que me gustara.. bueno, que me gustaran había bastantes cosas pero demasiado atrevidas para mi 😂

¿Qué pensáis de la ropa de segunda mano? Podéis responder con sinceridad, yo también soy un poco prejuiciosa en este sentido.. y no sé porqué ya que todo suele estar en perfecto estado y limpio. Cuando me compré este vestido, me acuerdo perfectamente que pensé: “si yo dono mi ropa, este vestido seguramente habrá sido de alguien parecido a mi”. Aún así, cuando llegues a casa lo lavas y punto.

Hasta ahora me he tomado muy en serio lo de REDUCIR: con el armario cápsula de invierno me he dado cuenta de que no necesito tantas cosas (lo veréis con el de primavera pues poco cambio va a haber, aunque coincide con mi cumple, si paso a la treintena y seguro que cae algo nuevo). Ahora me planteo REUTILIZAR: si necesito algo, ¿podría buscarlo primero en alguna tienda de segunda mano y darle una segunda oportunidad?

Conozco estas tiendas de Madrid, en las que he estado en alguna ocasión y aunque sólo sea por echar un vistazo os recomiendo ir. Están en Malasaña (¿dónde van a estar?) Suelen tener ropa de estilo “vintage”.

  • Pepita is dead
  • La Antigua
  • El Templo de Susu
  • Underground Moda
  • El Tocador Vintage
  • Humana

Si lo de comprar ropa de segunda mano no te convence, otra opción es hacer un mercadillo con la ropa que vas desechando e intercambiarla con gente que conozcas. O buscar directamente en el armario de tu abuela, ¡seguro que encuentras verdaderas joyas!

¡Comentadme que os parece esta opción y si conocéis más tiendas de este tipo!

Un año reduciendo #plástico (Baño)

Un año reduciendo #plástico (Baño)

Coincidiendo con el primer aniversario, más o menos, desde que me plantee reducir para eliminar el plástico de mi vida, he decidido hacer un resumen por áreas y desde lo que considero más sencillo a lo más complicado, todo resumidito y ordenadito para que la transición sea sencilla y no haya excusas.

Voy a empezar por el baño, que aunque no empecé por aquí (hace 15 años por lo menos mi abuela me enseñó a llevar siempre una bolsa, pero el año pasado, cuando tome conciencia de este problema, lo primero que cambie fueron los tuppers) creo que los cambios son sencillos y motivadores ya que conllevan la compra de algún producto molón y que huele bien (y eso siempre gusta, por lo menos a mi siempre que se necesite 😍).

– Fácil (para dummies): 

  • Jabón en pastilla
  • Champú en pastilla o champú no poo. Este último no lo he utilizado pero consiste en lavarse el pelo con bicarbonato y vinagre. Por ahora he bajado el número de lavados por semana, antes me lo lavaba todos los días… y ya me dura limpio más tiempo, ¡logro! No descarto combinar el no poo con otro champú por probar. Todo se andará.

  • Cepillo de dientes de bambú.
  • Peine de madera.
  • Desodorante: efectivo y sin plástico el que os mostré hace unas semanas. Si no te animas, utiliza roll on de cristal y no aerosol que es ¡muy contaminante!

  • Discos desmaquillantes: esta toalla vieja reutilizada desmaquilla que da gusto.

– Dificultad media:

  • Pasta de dientes casera (Cepillo de bambú y pasta casera). Me gusta mucho y es muy sencilla de hacer. Lo más duro es el cambio psicológico a un producto natural por el miedo a una caries que nos ha metido la tele. Como decía en la publicación, el cepillado en si es lo más importante.

  • Compresas de tela y copa menstrual: (Compresas de tela y copa menstrual) es una inversión, no muy grande económicamente y reduces el plástico una barbaridad. Sigo utilizando de los convencionales por comodidad para salir, eso si, sin tóxicos.

  • Maquinilla de afeitar: no es complicado encontrar una que no sea de plástico pero es una inversión económica. Ahora, en el baño te queda de lo más cool.

  • Crema hidratante: puedes encontrar aceites en bote de cristal como el de Weleda y aunque tienes que utilizar poca cantidad, lo pongo en dificultad media ya que si te echas crema hidratante todos los días el bote se gasta volando.

– Ojito que la cosa se complica:

  • Papel higiénico: no he encontrado en ningún sitio uno que no venga envuelto en plástico, y aunque compramos uno reciclado, trae envoltorio de plástico.
  • Maquillaje: me maquillo poquísimo.. (excepto los labios) y tengo maquillaje de hace años que seguro que es de plástico, contaminante y malísimo para el planeta. Tengo un post pendiente con maquillaje ecológico y sin “packing”. Pero si queréis recordar los esmaltes, podéis hacerlo aquí (Pintauñas ECO).
  • Lentillas: las lentillas son irreemplazables, las utilizo muy poco pero el líquido viene en bote de plástico y la cajita también.
  • Toallas: las fibras de plástico que desprenden las prendas al lavarse, también son muy contaminantes. En La Ropa Natural encontramos ropa del hogar de algodón orgánico para cuando necesitemos cambiarlo, además a muy buen precio. Toallas de algodón ecológico

Si conocéis alternativas para esta última parte, os agradecería que me comentárais las opciones para intentar cambiarlo.

Por cierto, me hace mucha ilusión cuando me comentáis por aquí o por redes sociales que habéis cambiado a champú sólido, me pedís la receta de la pasta de dientes u os planteáis el cambio a las compresas de tela… ¡así se empieza y ya estáis aportando vuestro granito de arena y reduciendo la huella ecológica!

La camisa de cuadros

La camisa de cuadros

Básico, básico donde los haya. Dependiendo de los colores, puede ser de cualquier estación; dependiendo de como la lleves más o menos arreglada; dependiendo del material, más o menos elegante… y en color rojo, ¡no puede ser más clásica!

Pues dentro de todo lo básica que me parece a mi, me ha costado mucho encontrar modelos diferentes en el mercado sostenible pero como siempre os digo, si buscas, encuentras y además a precios normalitos (¡algunas están en rebajas!):

  • Andrea Martínez: prendas con un toque muy personal, aire vintage y producidas a pequeña escala en pequeños talleres de Barcelona. ¡Prendas exclusivas!

Camisa de cuadros de Andrea Martínez

  • Ecovibe Apparel: marca que da mucha importancia a quien lo fabrica, donde está hecho y con qué material. Utilizan productos locales, materiales reciclados y donan el 1% de sus ganancias a causas medioambientales.

Camisa de cuadros de Ecovibe Apparel

  • HyM: Como siempre HyM tiene todas las opciones en su marca Conscious pero sin olvidar que por otro lado, son uno de los mayores representante del Fast Fashion. Menuda relación de amor-odio.

Camisa de cuadros de HyM

  • El Ganso: marca española que si bien no es exactamente una marca sostenible en el sentido de que utilice algodón orgánico o materiales ecológicos (el algodón que utilizan se compra en Italia), produce todas sus prendas en Europa (España y Portugal) y en los tiempos que corren, merecen reconocimiento en este sentido. (El estilo British de sus prendas siempre me ha encantado 😍)

Camisa de cuadros de El Ganso

Y tres meses de armario cápsula dan para mucho 😁

¿Qué color sería el mejor para una camisa de cuadros en primavera?🤔

Dientes, dientes que… son muy importantes

Dientes, dientes que… son muy importantes

Hace poquito que ha llegado mi última adquisición ecológica, el último resquicio de plástico de mi cuarto de baño creo.. ¡El cepillo de dientes! Y a parte de que tenía varios nuevos y no los iba a tirar, no me decidía por uno concreto.. Primero he buscado por diferentes tiendas ecologícas de la zona y nada, en una tenían uno de mango de plástico con cabezal sustituíble pero… a mi el que me apetecía probar es el cepillo de dientes de bambú.

El primero es el que yo tengo, y los siguientes son diferentes marcas que podéis probar:

Es un cepillo de dientes con mango de bambú y cerdas de nylon biodegradables. Estos cepillos, duran lo mismo que uno convencial, unos 3 meses (imagina la cantidad de cepillos de dientes de plástico que se tiran al año en España.. o en el mundo..) y su cuidado es igual.

Y claro, estamos tan acostumbrados, que un cepillo de dientes sin pasta de dientes, ¡no es nada! (Aunque deberíamos leer mas porque hay estudios que demuestran que lo mas beneficioso para los dientes es el cepillado y no la pasta ni los colutorios, en fin, la publicidad nos invade). También es importante saber la cantidad de tóxicos que llevan las pastas del súper: triclosán, cloruro de belzalconio, clorohexidina.. químicos que pueden irritar o incluso favorecer bacterias.

Pero, siguiendo nuestro objetivo de eliminar plásticos y productos tóxicos, también me he aventurado en el mundo de la pasta de dientes casera, hay infinidad de recetas y yo me he decidido por esta (receta cedida por mi amiga Irene, que ya lleva varios botes, de cristal claro):

  • dos cucharadas de aceite de coco
  • arcilla blanca de uso interno (hasta que adquiera la consistencia que a ti te guste)
  • una pizca de sal fina
  • gotas de aceite de menta

Con esta pasta de dientes casera, vas a tener protección antiséptica, antiinflamatoria y antibacteriana, vamos, que ni una caries va a aparecer. Al principio la sensación es un poco extraña, aceitosa, pero no es desagradable y tampoco el sabor.

¿Qué me dices? ¿Te atreves a probar esta receta y a cambiar tu cepillo? ¿Conoces otra receta de pasta de dientes casera que quieras compartir?

Página 5 de 7« Primera...34567

Pin It on Pinterest