En mi armario minimalista hay sitio para algo nuevo

En mi armario minimalista hay sitio para algo nuevo

 

Ya casi va a hacer un año que empecé el blog, y aunque surgió a partir de la idea del armario cápsula y luego ha ido derivando en otros temas (más o menos como mi vida), he escrito relativamente poco sobre marcas de moda sostenible. Tiene sentido, pues una de las ideas del armario cápsula, es que no compres tanta ropa y yo, lo he cumplido.

Pero, teniendo conversaciones con amigas, veo que les sigue pareciendo complicado encontrar marcas de moda sostenible, así que he decidido hacer un directorio donde acudir cada vez que tengamos una necesidad (o necesidad de algún capricho).

Directorio Moda Sostenible

Insisto en la idea de que lo más sostenible es reutilizar lo que ya tenemos.. seguro que podemos dar a nuestra ropa mas usos. Podemos comprar ropa de segunda mano (este año tengo 3 bodas, y para una de ellas me he comprado un vestido de segunda mano monísimo que ya os enseñaré). Podemos intercambiar ropa con amigas, quitársela a nuestra madre (o pedírsela prestada que queda mejor..). En fin, que hay multitud de opciones. Y también insisto en que si te vas a comprar ropa, compres moda que de verdad te guste.. Si algo te parece feo, o no te gusta demasiado, no lo compres por muy sostenible que sea, acabará abandonado en el fondo del armario.

En este último año en el que he puesto en práctica el armario cápsula creo que he comprado 5 prendas de ropa y dos de ellas, para este otoño-invierno:

Jersey de rayas: como veis, el armario cápsula sirve entre otras muchas cosas, para descubrir tu estilo, tus gustos más a fondo.. y en ninguna de las estaciones han faltado las rayas, unas más veraniegas, otras más invernales, pero siempre muy marineras. Es uno de los pocos estampados que me gustan, pero me gustan mucho y cuando vi este jersey finito, con botones grandes en las mangas, me quedé prendada. Así que como era algo que necesitaba y quería, lo compré.

Chitón

Detalle del envío

 

Que suerte que Andrea Martínez, haga moda tan femenina y vintage. Además, son prendas elaboradas en Barcelona y de producciones muy pequeñas, por lo que llevas una prenda especial y casi única, algo que por lo menos para mi, es importante.

Por otro lado, la atención que una pequeña empresa te da es incomparable. Tenía algunas dudas sobre la talla y escribí un email para ver si me las podían resolver. En poquísimo tiempo ya tenía respuesta y además, te dan todas las facilidades para poder cambiar la ropa si no te sirve. Esta cercanía no la encuentras en otros establecimientos y también hay que valorarlo, ya que detrás hay personas y no sólo números.

La otra prenda que he comprado han sido unos vaqueros, por necesidad imperiosa, de verdad, pues los que tenía, clareaban ya por ciertas zonas… pero de ellos os hablaré en otro post, pues son taaaan chulos y de una marca tan guay, que se merecen un sitio especial.

¿Te resulta complicado encontrar moda sostenible que se adapte a tu estilo? ¿Conoces alguna marca que te encante y quieras compartir con nosotros? ¡Dímela y la incluiré en el directorio!

Buen fin de semana largo para todos aquellos que tengáis puente.. yo soy de esas afortunadas, yupiiiiiii

Hay muchas formas de hacer un armario cápsula

Hay muchas formas de hacer un armario cápsula

Pues una estación nueva y un armario nuevo. Sigo llevando este método porque me resulta muy cómodo para organizar la ropa, dar más uso a ropa que está completamente nueva y principalmente, no comprar fast fashion y comprar moda sostenible cuando aparece alguna necesidad (o capricho, que haberlos haylos).

Antes de comenzar, vamos a hacer un repaso de lo que se va a llevar esta temporada, pues nunca está de más, conocer las nuevas tendencias de la moda:

Puedes inspirarte también en las muñecas Bratzs o en las Monster High

Si pasas por delante de un escaparate de Bershka, también puedes encontrar algo parecido, algo que te pondrás seguramente una noche para salir de fiesta, algo con mucho brilli brilli o con algún estampado con el que serás lo más este otoño, pero que en tres meses no te volverás poner porque ya no esta de moda. ¿Qué quiero decir con esto? Olvídate de lo que se lleva y lo que no y céntrate en encontrar tu estilo, los colores que te gustan, los tejidos que más utilizas y el tipo de ropa que más te pones. No quiere decir que no pueda haber algo más raro o llamativo, pero tiene que ser la excepción.

Aprovecho para recordar como hice el primer armario cápsula y las razones que me llevaron a ello, lo puedes recordar en este primer post: Mi primer armario cápsula

Y aprovecho también para hacer algunos cambios y demostrar que hay muchas formas de hacer un armario cápsula. En los últimos que he hecho me he centrado bastante en el número de prendas y en bajarlas de estación en estación. Era como un reto para demostrarme que se puede vivir perfectamente con 30 prendas de ropa durante 3 meses. Y demostrado ha quedado, se puede y además he comprobado que dan muuucho de sí.

Pero con el armario de esta temporada, lo que me propongo es otra cosa. Dar mas uso a prendas que tengo, y de las cuales no me quiero deshacer. El armario de otoño e invierno serán parecidísimos en todo lo básico, pantalones y camisetas que serán los mismos. Y habrá algunos cambios en los zapatos y en los abrigos, saldrán los de otoño (los que abriguen menos) y entrarán los que son exclusivamente de invierno. ¿Por qué me he propuesto hacerlo así esta vez? Porque me he dado cuenta que en primavera, utilicé varias prendas únicamente una vez o dos veces ya que hizo frío hasta tarde y el verano intenso llegó muy rápido.

Camisetas muy básicas y sin estampados

Zapatos de otoño

Por ejemplo, los botines marrones me los puse casi nada en primavera, y no porque no me gusten o no vayan con mi estilo. Me encantan pero no los incluí en el armario de invierno, los dejé para primavera, pero como tenía otras botas más abrigadas no me los puse y de repente llegó el verano y pasé directamente a las sandalias. Así que ahora, hasta que llegue el invierno de verdad, los utilizaré y cuando haga frío los cambiaré por unas botas mas calentitas. Con el abrigo verde me pasa lo mismo, al ser corto acabo aprovechándolo dos veces en invierno y en realidad me encanta.. así que añadiré otro cuando llegue el momento.

Abrigos

Vestidos, chaquetas, camisas y pantalones

Conclusiones de este Armario Cápsula de QuitayPon:

  • No te centres en un número, céntrate en quedarte con lo que te gusta y dona lo que no.
  • Una vez tengas tu armario, olvídate de las compras, ya verás que bien se vive.
  • Si un día te levantas y quieres utilizar algo que no está dentro del denominado armario cápsula, porque hace frío, porque vas a algún sitio o porque te apetece, ¡hazlo! Uno de los objetivos de este reto es utilizar la ropa que ya tenemos al máximo y disfrutar de ello, así que no te sientas culpable ni mucho menos y haz trampas.
  • Para mi el principal objetivo es: no comprar “fast fashion”; liberar tu mente de necesidades que te crea la moda y demostrar que se puede vivir con menos siendo muy cool.

¿He comprado algo para esta nueva temporada? Sí, dos cosas:

  1. Un jersey de rayas de Andrea Martínez. Las rayas de estilo marinero me encantan y este jersey de algodón 100% hecho a mano en Barcelona en pequeños talleres y con un diseño casi exclusivo era una necesidad. Sí, sí, lo era.
  2. Vaqueros. Unos vaqueros normales, corrientes y molientes. De color vaquero normal, sin rotos, pitillo y que hagan buen culo. Madredelamorhermoso que difícil. He mirado varias marcas sostenibles y no he encontrado ninguno que me gustara, principalmente porque no eran pitillo, eran ligeramente anchos por abajo y no. Creo firmemente en que es mucho menos sostenible que te acabes comprando ecológico por el hecho de ser ecológico y que no te lo pongas mucho porque no te convence del todo, a que te compres algo menos sostenible pero que le des muchísimo uso. Así que finalmente me he comprado unos Levi´s de toda la vida con una salvedad eco, son “watterless”. Es decir, en estos vaqueros se utiliza un litro de agua para su fabricación cuando lo normal son unos cuarenta litros.

Como sé que el número de prendas sigue siendo algo importante, os cuento que hay 35 (recordad que son para seis meses) y que cuando haga frío de verdad haré algún cambio para adaptarme al clima. ¿Habéis pensado en reducir vuestro armario y vuestras compras?

Gracias por los comentarios 🙂

Armario cápsula de verano

Armario cápsula de verano

¿Sabéis que este blog comenzó con la idea de ser un blog más dedicado a la moda sostenible y con más modelitos del armario cápsula? Luego pensé, ¿a dónde vas mujer? ¿Pretendes ser la Paula Echeverría de lo sostenible? Y me dediqué, sabiamente también a otro temas. Pero con cada cambio de estación o cuando compro algo, me gusta mostrarlo y difundir esta forma de reducir tu armario y hacerlo más sostenible. Siempre lo digo, pero a mi, me ayudó muchísimo.

Con el calor que hace, podía aprovechar esta época para reducir más el armario. Menos ropa encima, menos ropa en el armario. En invierno tuve 40 prendas; en primavera se redujo a 35; y ahora en verano, podría bajar a 30… con esta regla, en uno año estaré en 5 prendas y va a ser qué no. No puedo negar que me gusta la ropa y en verano también se sale más a la calle, con lo que lo he vuelto a establecer en 35 prendas y sólo con una compra: las alpargatas.

  • El mono azul y verde ya los he utilizado en primavera, son comodísimos y muy fresquitos. Novedades: pantalón azul muy finito (es el pantalón que te sirve para temporada BBC), pantalón verde que parece una falda, vaquero fino de verano y pantalón corto. Iría siempre con falda o vestido, pero las oficinas suelen poner el aire acondicionado a -40º y me quedo pajarito.

  • Con el calor que hace, ¡piernas al aire! La falda de flores y la de estrellitas vienen del armario anterior y el resto, excepto el vestido negro, tienen bastantes años. No se que se lleva este año, lo que sé es que esos vestidos me encantan y me gustaría que duraran años y años.

  • Las flores se hacen un hueco en este armario. No soy de estampados (llamativos) pero el verano me anima un poco más a ellos. Normalmente los evito ya que de la ropa básica (como las camisetas de colores neutros o de rayas) no te cansas tanto, así que las mismas camisetas de siempre se quedan en este armario.

  • Tengo un dilema con el calzado. Por lo que estoy viendo, el calzado sostenible no quiere decir que sea calzado vegano, y cuando veo algún modelo que me gusta, ¡zas!, piel. Por un lado, no quiero utilizar calzado que esté hecho con piel animal, pero por otro, el más resistente me da que es el calzado de piel y no quiero comprar algo que el verano que viene ya no me sirva. Las sandalias más cómodas son las de tiras negras, que en mi opinión son las más feas. Me da igual. No quiero que me vuelva a pasar lo del año pasado, que me enamoré/obsesioné con las sandalias de esparto y terciopelo. Las “sandalias del infierno” las acabé llamando, ¡qué dolor, qué incomodidad! y me costaron carísimas.. Quiero darles una oportunidad, a ver si las puedo domar.. Como he dicho antes, si encuentro unas alpargatas bonitas, duraderas y sostenibles, las añadiré, sino, con lo que tengo es suficiente.

Os dejo dos fotos de unas alpargatas y unas sandalias que he visto que me gustan (son de piel), por si sabéis donde encontrar unas parecidas y sostenibles.

Sandalias Huaraches y Alpargatas Naguisa

¿Qué pensáis de mi dilema con los zapatos? ¿Qué material es más aconsejable? ¿Os habéis animado ya con la reducción del armario? ¿Cuántas prendas tenéis más o menos?

Mi abrigo de madre

Mi abrigo de madre

Me parecía que con el calor que estaba haciendo ya no pegaba este post, pero como ha amanecido día lluvioso.. ¡perfecto!

Quería hablaros de esta marca, de Kling. La conozco desde hace bastantes años, desde antes de vivir en Madrid y me encantaba. Diseños sencillos, románticos y diferentes a precios asequibles. Pero como suele ocurrir, les llegó la fama y…

Vestiditos como estos son su insignia y mis ganas de comprar comienzan en 3, 2, 1…

Pero empecemos por el principio. Kling nació hace unos doce años en Argentina, su creador Papo Kling, empezó a vender prendas sin etiqueta y sin nada que hiciera referencia a una marca, a una tiendecita del desaparecido Mercado de Fuencarral. Esas prendas, tenían un diseño especial, diferente (aunque ahora te puedan parecer de lo más normales, pues este estilo “popy” se ha extendido, hace doce años no era tan común y hasta Inditex les copió un diseño de camiseta) y llamaron la atención, por lo que surgió Kling. Por más que he buscado información, no he encontrado donde producían al principio. Pero basándome en mi experiencia de compra, me parece raro que empezaran con producción de países como India o China. La calidad de las telas era buena (conservo varios vestidos y alguna camisa como nuevos y han pasado por miles de lavados y peor aún, por varias fiestas en la uni); sólo existía una talla que no era ni muy grande ni muy pequeña, ni siquiera era igual a otra de la misma talla y tenían un precio adecuado, más caro que inditex pero sin exagerar. Además, la bolsa que te daban era de tela, moníííísima y la podías utilizar de bolso. (Es el que yo llevo en la foto, pero no se ve bien).

Pero, les llega fama y empiezan a vender más y más y a hacer cambios muuuuy notables en la calidad de las telas y en la producción. Confirmo porque lo he buscado, aunque el diseño se hace en Madrid, la fabricación ha sido en Asia por lo menos en los últimos años. Abren diferentes tiendas por España y varias en Madrid, ya hay más tallas diferentes (algo que también tiene su parte positiva, pues tienen tallas más grandes y no me refiero a una 38) y multitud de prendas por talla. Y aumentan los precios, no mucho, pero ya no tienes la sensación de estar comprando algo especial o único, es como estar en Primark pero pagando a precio de unicornio.

A día de hoy, parece que una nueva “mejor” etapa se abre para Kling. Comienzan a fabricar sus prendas en España ya que quieren apostar como marca por la sostenibilidad y una forma de hacerlo es produciendo lo más cerca posible de donde diseñan. Indican, que aunque ahora les cueste más hacerlo, en poco tiempo será lo estándar. Esperemos que así sea.

Os he hablado de Kling, ya que quería sacar aquí el abrigo perfecto (junto con la cazadora vaquera) de mi Armario Cápsula de Primavera: La Gabardina. Me encanta porque te lo puedes poner con pantalón, con falda, con zapatos, con zapatillas… con lo quieras, e irás divina. Me gusta mucho como queda abrochado: sin el cinturón parece una capa como de Caperucita y con cinturón (el mio debe estar en lo más profundo del armario porque no lo encuentro), es más tradicional.

Me en can tan to das

Ahora no necesito nada y me da que para verano tampoco, así me dará tiempo a esperar y ver hacia donde se dirigen. ¿Conocíais Kling? ¿Qué os parece esta nueva etapa? ¿Os gustan las gabardinas?

¡Muchisisimas gracias por vuestros comentarios!

La esclavitud del siglo XXI

La esclavitud del siglo XXI

Es una realidad. Podemos reducir nuestra disonancia cognitiva de muchas formas. Pero de lo que hoy hablo es una realidad.

Según un informe elaborado por el Centro de Investigaciones sobre Empresas Multinacionales, una organización holandesa independiente y sin ánimo de lucro (incido en sin ánimo de lucro), realizó una investigación junto con una ONG india y sacaron a la luz una presunta (jaja) red de trabajo esclavo infantil. ¿Te suena de algo lo que te voy contando? Seguro que si.

Las empresas que salían en el informe, entre otras, las conocemos de sobra, Inditex, Cortefiel, El Corte Inglés, HyM… Se sincero, ¿Cuándo fue la última vez que compraste aquí? Y seguro que ya conocías todo esto… ¿Quién ha hecho tu camiseta? ¿En qué condiciones? ¿Cuánto ha ganado por ella?

Pues niños de unos 15 años aproximadamente (la mayoría entre 14 y 20 años) representan el 60% de los 400000 trabajadores de las fábricas; cobran 1,3 euros al día; en 68 horas de trabajo a la semana; con contratos verbales; jornadas de 12 horas diarias… Nuestras camisetas de 5 euros (las 20 o 30 que hay en un armario) cuestan muchas vidas. Pero como no es la nuestra, no es de nuestros niños, ni son españoles, ni europeos si quiera.. el problema se reduce, nos queda muy lejano y calmamos nuestra conciencia diciendo, “si es que yo no puedo hacer nada”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

No estamos hablando de algo nuevo, es un problema que salió a la luz en los años 90, cuando surgieron los primeros escándalos y yo no digo que no se haya avanzado nada.. pero queda mucho por hacer y es que es complicado controlarlo por muchos motivos, uno de ellos, la falta de transparencia en los procesos de producción. Hay muchas cadenas que subcontratan otras empresas. Por ejemplo, la fábrica que directamente contrata Inditex, quizás no tiene niños trabajando (esa fábrica está en el punto de mira), pero esa fábrica subcontratará a otra y esta a otra.. y es en estas donde hay niños menores de 16 años. Ah, claro, Inditex aquí dice que esto no lo pueden controlar.

Por otro lado, estas empresas (Inditex, HyM, Cortefiel…) conocen perfectamente estos problemas, en múltiples ocasiones han eludido el tema en ruedas de prensa y se justifican mostrando papelajos de las auditorías que realizan para demostrar que no tienen menores trabajando. Muchas de las entidades que realizan esas auditorías están compradas. Son meros trámites, burocracia para poder seguir produciendo allí a ojos de los de aquí, pero la realidad sigue siendo la misma: esclavitud.

bangladesh

Ahora se suben al carro de lo sostenible, utilizan algodón orgánico y nos dan una imagen de empresa preocupada por el medio ambiente. Pero, ¿quién ha cosido esa camiseta? ¿Cuánto cuestan los vaqueros por los que he pagado 20 euros? O, hacen donaciones de millones de euros a la sanidad.. que buena persona, podemos perdonarlo todo. Si verdaderamente nos creemos todo esto y nos sirve para no hacer nada, para seguir consumiendo sin control, a parte de un problema moral, estamos enfermos mentalmente.

Quería hablar hoy de este tema ya que el domingo 16 es el Día Internacional contra la Esclavitud Infantil. En este día se conmemora el asesinato de Iqbal Masih, un niño de 12 años que fue vendido por su padre y utilizado como esclavo hasta que fue asesinado el 16 de abril de 1995 por denunciar la situación de muchos niños que como él, eran explotados. Han pasado más de 20 años y como decía antes, la esclavitud infantil sigue siendo una realidad y lo peor de todo es que conscientemente colaboramos con ella. ¿Permitirías a tu hijo de 14 años realizar una jornada laboral de 12 horas en condiciones insalubres? Si no es asi, ¿Por qué le vistes con ropa qué ha sido realizada en esas condiciones? ¿Te gustaría que yo comprara una camiseta que ha sido cosida por tu hija de 15 años?

La próxima vez que salgas a comprar ropa, para ti o para tus hijos, pregúntate:

quien hizo mi ropa

¿Por qué crees que sabiendo todo esto seguimos comprando en esas empresas?

Página 1 de 41234

Pin It on Pinterest